¿Manejas por largas distancias? Necesitas un seguro de accidentes

¿Manejas por largas distancias? Necesitas un seguro de accidentes
| Foto: GETTY IMAGES

Los conductores profesionales son uno de los colectivos más expuesto a los accidentes de tráfico. Sea al timón de sus camiones o autobuses, o manejando ambulancias, taxis o vehículos de alquiler con conductor, como los de Uber, estos trabajadores se arriesgan sufrir más percances que la mayoría.

Para protegerse mejor, es conveniente que cuenten con un seguro de accidente que cubra los gastos derivados de tratamientos, pruebas, traslados y otras necesidades médicas. En este artículo te explicamos por qué necesitas un seguro de accidente si trabajas manejando un vehículo.

Qué vas a encontrar en este artículo

El transporte, un sector castigado por los accidentes

El sector del transporte es uno de los grandes pilares de la economía de Estados Unidos. Básico para mantener articulado un país tan grande y tan industrializado, el transporte, especialmente el transporte por carretera, absorbe una enorme cantidad de mano de obra y genera un porcentaje elevado de la riqueza nacional.

Estados Unidos tiene un formidable sector del transporte que cubre desde el traslado de mercancías pesadas en grandes camiones, al transporte de pasajeros en autobuses o en vehículos de alquiler con conductor, un sector que no para de crecer con la llegada de empresas como Uber.

Esto supone por un lado millones de personas dedicadas al transporte en todo el país, y, por otro, una gran exposición a los accidentes. En 2018, último año con estadísticas completas, las carreteras estadounidenses se cobraron la vida de 39.404 personas. Según el Sindicato del Transporte, solo los accidentes de camiones ligeros y pesados supusieron alrededor de 10.800 de esas muertes. En total, eses año se registraron en las vías americanas más de 6,7 millones de accidentes de todo tipo, de los que alrededor de 6 millones involucraron a vehículos de transporte (camiones, furgones, pick-ups…) y 65.000, a autobuses de todo tipo.

Los datos dejan claro que el transporte por carretera es fundamental, pero que sufre grandes peligros y es golpeado continuamente por los accidentes.

Además, es un sector laboral muy duro. A menudo, los conductores deben hacer jornadas de muchas horas, manejar noches enteras y pasar días lejos del hogar. Las rutas son muy largas, a menudo peligrosas, gélidas en invierno y tórridas en verano. Muchas de ellas trascurren por zonas desérticas en las que es fácil aburrirse al volante y sufrir ataques de sueño.

Esa vida tan complicada hace que muchas personas no quieran dedicarse al transporte, lo que ha producido una escasez de conductores, especialmente para camiones. Esta situación, que se prolonga desde hace años, ha hecho que muchos inmigrantes asuman la tarea y ha obligado a las autoridades a tomar medidas: se han implantado medidores del tiempo de conducción en los camiones para garantizar jornadas de trabajo más seguras.

Así las cosas, los accidentes son frecuentes en un sector en el que los trabajadores están tan expuestos y son tan vulnerables.

Ventajas de un seguro de accidentes para conductores

Para protegerse mejor contra tantas amenazas, los conductores de camiones, furgones de reparto, autobuses, ambulancias o taxis de todo tipo necesitan contar con seguros de accidentes que ofrezcan buenas coberturas.

Un seguro de accidentes no entra en conflicto con otra protección de salud. Al contrario, amplía cualquier otra cobertura y ofrece prestaciones específicas pensadas para hacer frente a los gastos médicos que tienen que ver con el tratamiento de lesiones y daños sufridos en accidentes.

Así, muchos seguros de accidente se hacen cargo de costes como operaciones, rehabilitaciones, hospitalización y confinamiento hospitalario. También cubrirán medicamentos y otras terapias.

Con una póliza de seguro de accidente, un profesional de la carretera tendrá la seguridad de que, pase lo que pase, podrá contar con la debida atención médica sin recurrir a sus ahorros o a endeudarse, lo que protegerá la situación financiera y el nivel de vida de su familia.

Otro complemento puede ser un seguro de vida. En un sector con tanta siniestralidad, nunca está de más contar con la máxima protección para los seres queridos. Sin embargo, quien no quiera invertir en una póliza de vida deberá contar al menos con la tranquilidad que ofrece el seguro de accidentes.

Comparte tu opinión