Más aceptación de las relaciones homosexuales

Más aceptación de las relaciones homosexuales
Educar a las personas para frenar los sesgos inconscientes es clave en cualquier paquete de políticas destinado a la inclusión de personas LGTB | Foto: GETTY IMAGES

Las generaciones más jóvenes encabezan la marcha hacia una mayor tolerancia y aceptación social de gays y lesbianas en EE. UU. y algunos países de América Latina. 

Aunque las sociedades siguen divididas respecto del matrimonio igualitario, la gran mayoría de estadounidenses respalda las libertades civiles básicas y la libertad de expresión para las personas homosexuales.

La divulgación de la condición de LGTB en sondeos representativos en EE.UU y México, por ejemplo, está continuamente en alza. Esta tendencia probablemente continúe en el futuro, ya que la divulgación se hace más frecuente entre la población base más joven. 

Pero no siempre fue así. 

Por ejemplo, en los Estados Unidos, solo el 1,4 % de las personas nacidas antes de 1945 se considera LGTB, frente a un 8,2 % entre los millenials (nacidos entre 1980 y 1999).

En 1973, el 70 por ciento de los estadounidenses pensaban que la homosexualidad "siempre estaba mal", reveló el informe. Para 2010, el porcentaje de los que pensaban que la homosexualidad "siempre estaba mal" se había reducido a 44 por ciento.

Los estudios y sondeos  muestran una clara "tendencia a una mayor tolerancia sobre la homosexualidad". Por ejemplo,  los investigadores hallaron un dramático aumento en el respaldo para el matrimonio homosexual en los últimos 20 años, de apenas 11 por ciento en 1988 a 46 por ciento en 2010. Pero 40 por ciento aún se opone.

También se desprende de los etudios que aún existe una gran brecha generacional sobre el tema del matrimonio  entre personas del mismo sexo.  Aunque 64 por ciento de los menores de 30 respaldan el matrimonio homosexual, apenas 27 por ciento de los mayores de 70 lo respalda.

Largo camino por recorrer

Las personas LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) todavía sufren diversas formas de discriminación moralmente inaceptable, que además acarrean sustanciales costos económicos y sociales. 

"La inclusión de las minorías sexuales y de género debería, por ende, convertirse en una prioridad para los gobiernos", dice el ´ ultimo informe de 2019 de la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD).

En el informe de la OECD de 2019  se muestra que las personas LGTB son penalizadas en cuanto a su condición laboral y sus ingresos:

  •  Tienen un 7 % menos de probabilidad de ser empleadas que las personas no LGTB;  
  • Sus ingresos son un 4 % inferiores. 

La discriminación laboral se mide comparando el índice en el que dos candidatos ficticios son invitados a una entrevista de trabajo: uno percibido por los empleadores como LGTB y el otro no. 

"Los resultados muestran que los candidatos homosexuales tienen 1,5 veces menos de probabilidades de ser llamados a una entrevista de trabajo que sus homólogos heterosexuales, cuando su orientación sexual se manifiesta mediante su compromiso voluntario o experiencia laboral en una organización de gays o lesbianas. Además, los datos experimentales también indican que existe una discriminación significativa hacia los demandantes de empleo transgénero, así como a personas LGTB que están fuera del mercado laboral", dice el reporte de la OECD. 

Las actitudes públicas continúan polarizadas.  Pero, aunque  las opiniones sobre la homosexualidad generen divisiones, las estadísticas muestran un aumento significativo en el respaldo para las libertades civiles de gays y lesbianas en las últimas dos décadas.

En las organizaciones educativas y en las familias queda la enorme tarea de sensibilizar a las personas sobre sus prejuicios y estereotipos inconscientes y enseñarles cómo superarlos. Aún las pequeñas intervenciones pueden tener un alto impacto para eliminar sesgos, muchos de ellos heredados de generaciones anteriores.

Comparte tu opinión