5 formas de fortalecer la autoestima en los niños

5 formas de fortalecer la autoestima en los niños
Los niños crecen bajo la presión de tener que ser perfectos en todo.

La presión porque los niños sean buenos alumnos, excelentes deportistas o que desarrollen algún talento, pone sobre ellos demasiadas exigencias. Sumado a esto, las redes sociales exacerban el concepto de éxito, belleza y logros personales, lo que puede generar un fuerte impacto en la salud mental de las personas, sobre todo en los niños.

Por ello, la pregunta de muchos profesionales y padres preocupados es ¿hay formas de salir de este laberinto? Para su tranquilidad la respuesta es sí. Una de ellas se encuentra en el libro Kid Confidence, de la psicóloga Eileen Kennedy-Moore. La experta detalló 5 pasos para ayudar a los niños a tener una autoestima sólida, entendiendo por esto la opinión o juicio de valoración que cada uno tiene de sí mismo.

Los mensajes culturales que los niños absorben sobre tener que ser excelentes en todo y verse bien al hacerlo, aumentan la presión. Cuando inevitablemente no llegan a la perfección, pueden sentirse aplastados por la vergüenza y rendirse o esforzarse tanto que no encuentran alegría en sus vidas.

Tratar de ser "asombroso" puede llevarlos a buscar aplausos u ocultar fallas en lugar de actuar con integridad y autenticidad. Su autoestima es frágil, construida sobre una base inestable de autoenfoque y autopromoción.

"Con frecuencia escucho a los padres decir que sus hijos luchan contra una baja autoestima. Se preocupan cuando los ven llorar por una calificación menos que perfecta, cuando algo que dijeron puede parecer extraño, evitando frenéticamente cualquier situación en la que no puedan sobresalir instantáneamente, o criticándose brutalmente cuando se quedan cortos de desempeño en algo" explicó Kennedy-Moore en el artículo de Greater Good Magazine, de la Universidad de California en Berkeley, EE.UU.

En su libro, la especialista señala que la clave para fomentar una autoestima saludable no es tratar de convencer a los niños de que son geniales. Es necesario ayudarlos a suavizar el juicio al conectarse con algo más grande que ellos mismos. "En lugar de más amor propio, la respuesta para los niños autocríticos es reducir el enfoque propio desarrollando un 'ego tranquilo'", explicó.

Qué es un ego tranquilo

Según la psicóloga Heidi Wayment, es un estado del ser en el que "se rechaza el volumen del ego para poder escuchar a los demás y al yo, en un esfuerzo por abordar la vida de manera más humana y humanitaria". Desactivando el autoenfoque, los niños obtendrán algo de espacio para respirar y crecer.

Esto no implica abatirse. Más bien, es una especie de olvido del yo al reconocer que somos solo una pequeña parte del universo más grande, ¡y definitivamente no somos el centro de éste!

"Piensa en la última vez que viste a tu hijo reírse con un amigo o estar inmerso en un proyecto (¡tal vez tanto que no te escucharon cuando los llamaste a cenar!). Este tipo de experiencias les da a los niños una idea de lo que es ser despreocupados. Como padres, podemos ayudarles a ampliar eso, para que sea más fácil dejar de lado la autoevaluación constante" señaló Kennedy-Moore.

A continuación, hay algunos ejemplos de estados de ego tranquilo que, según la experta, pueden ayudar a tu hijo a aprender a cultivarlo:

1. Atención plena

Es un enfoque en el momento presente sin juicio. El desarrollo de la atención plena, a través de la meditación u otras prácticas, puede ser útil para silenciar el autoenfoque ruidoso. Los niños tan pequeños como en edad preescolar que toman programas de meditación de atención plena en la escuela pueden disminuir su estrés y agresión y mejorar su rendimiento cognitivo.

2. Flujo

Es estar completamente inmerso en un proyecto o experiencia de aprendizaje que nos desafía. Puedes observar a tu hijo sumergido en el flujo mientras construye Legos, dibuja, lee un libro, nada, dispara canastas o estudia insectos. El flujo ocurre cuando los niños están tan involucrados en una actividad que pierden la noción del tiempo y son completamente inconscientes de sí mismos.

3. Compasión

Es una preocupación por los que sufren junto con el deseo de ayudar. Los adultos a menudo sienten compasión cuando ven que otros sufren. Pero ¿sabías que muchos niños, incluso tan pequeños como los de 3 años, también lo saben? Los niños también pueden aprender sobre la compasión cuidando el bienestar de sus amigos o participando en el trabajo voluntario en su escuela o comunidad. La compasión permite que los niños se tranquilicen a sí mismos a través de un genuino cuidado de los demás.

4. Elevación

Es una emoción provocada por la observación de actos de coraje, generosidad extrema o virtud. La elevación nos saca de nosotros mismos y nos hace sentir optimistas sobre la raza humana. También nos motiva a preocuparnos por los demás. Los libros infantiles tratan de centrarse en los héroes inspiradores de nuestra historia. Sin embargo, centrarse en ejemplares menos extremos (como un abuelo que sobrevivió a la adversidad) puede ser aún más efectivo para alentar a los niños a actuar moralmente.

5. Asombro

Se presenta en presencia de algo más grande que nosotros mismos. Puede ser provocado por una vista panorámica de la naturaleza, una exquisita obra de arte o música, o una profunda experiencia espiritual. Dirige nuestra atención lejos de nosotros mismos y hacia nuestro entorno de una manera expansiva que también puede llevarnos a ser más amables y generosos. Los niños pueden experimentar una sensación de asombro al observar la puesta de sol, ver animales en la naturaleza o mirar las estrellas por la noche.

En lugar de aumentarles la autoestima a los niños, hay que alejarlos de la autoevaluación constante. | Foto: IStock

Libertad y empatía

Los padres a menudo responden a sus hijos con las dudas sobre la autoestima al tratar de asegurarles que son maravillosos. "En un pasado no muy lejano - expresó Kennedy-Moore - muchos psicólogos recomendaron aumentar la autoestima de un niño a través de la alabanza.

Pero luego aprendimos que este método puede ser contraproducente. No solo los elogios prodigiosos no hacen que los niños con baja autoestima se sientan mejor con ellos mismos, sino que también pueden llevar a una autoestima aún menor con el tiempo y a una menor disposición a asumir tareas difíciles".

En síntesis, en lugar de tratar de promocionar una alta autoestima en nuestros hijos, podemos ayudarlos a encontrar maneras de superar el autoenfoque.

"Cuando los niños pueden alejarse de la autoevaluación constante, son más libres de empatizar con los demás, participar en el aprendizaje e identificarse con los valores que son importantes para ellos. Ser capaz de dejar de lado la pregunta '¿Soy lo suficientemente bueno?' hace que los niños tengan una vida más plena y rica" concluyó Kennedy Moore.

Comparte tu opinión