Uno de cada 10 niños puede tener trastornos por alcoholismo fetal

Uno de cada 10 niños puede tener trastornos por alcoholismo fetal
Las mujeres embarazadas o que están tratando de quedar en embarazo no deben tomar ninguna cantidad de alcohol | Foto: ISTOCK

Mucho más niños de lo que se pensaba anteriormente pueden tener síndrome del alcoholismo fetal en Estados Unidos. Un nuevo estudio, publicado por el Journal of the American Medical Association, sugiere que uno de cada 10 niños podría verse afectado por este trastorno.

Los expertos habían subestimado el alcance y pensaban que sólo el 1 por ciento de los niños sufría las consecuencias graves y permanentes del síndrome de alcoholismo fetal (SAF), pero los estudios previos involucraron a grupos más pequeños en comunidades individuales o a personas en consultorios médicos, señalaron los autores de la reciente investigación.

Para conocer a cuántos niños realmente afectaba el SAF, los investigadores analizaron a 6,639 niños de primer grado de una población general de 13,146 distribuida en cuatro comunidades diferentes de Estados Unidos (las Montañas Rocosas, Medio Oeste, Sudeste y regiones del Pacífico Sudoeste).

Los científicos establecieron criterios de clasificación estandarizados para el SAF basados en características faciales, crecimiento y pruebas del desarrollo neurológico. Usando esos criterios, luego seleccionaron una muestra aleatoria de estudiantes de primer grado en escuelas públicas y privadas en las cuatro regiones elegidas, y entrevistaron a las madres de los niños y a otros parientes cercanos sobre la exposición prenatal al alcohol.

Esos datos se utilizaron para estimar cuántos niños se ven afectados a nivel nacional. Un enfoque conservador sugirió que del 1 al 5 por ciento de los niños se ven afectados por el SAF; pero un enfoque menos conservador sugirió que del 3 al 10 por ciento  pueden presentar el síndrome.

Diagnóstico insuficiente

Otro dato llamativo del estudio señaló que sólo dos de los  222 niños con SAF  habían sido diagnosticados anteriormente, lo que indica que el diagnóstico insuficiente es un gran problema. Una investigación reciente publicada en Pediatrics estimó que el 80 por ciento de los casos de síndrome de alcoholismo fetal se omite y el 7 por ciento se diagnostica erróneamente como algo más.

"Durante muchos años, hemos sabido que las estimaciones de la prevalencia de SAF eran subestimaciones brutas por una variedad de razones. Para tener una mejor idea de la prevalencia debemos ser capaces de demostrar de manera concreta qué tan común es ", dijo Christina Chambers,  una de las autores del estudio y profesora de pediatría en la Universidad de California, San Diego.

 

Consumo de alcohol en el embarazo

El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar los mismos riesgos del consumo de alcohol en general, pero genera riesgos adicionales para el feto. Cuando una mujer embarazada toma alcohol, éste atraviesa fácilmente la placenta y puede causar daño al desarrollo del bebé.

Un bebé con síndrome de alcoholismo fetal (SAF) puede presentar un crecimiento deficiente mientras está en el útero y después de nacer;  además este trastorno causa dificultades cognitivas, conductuales y físicas, como una disminución del tono muscular y mala coordinación.

Los niños también pueden presentar un soplo cardíaco u otros enfermedades del corazón y problemas en el rostro y en los huesos, como ojos pequeños y rasgados o cabeza y maxilar superior pequeños.

Las mujeres embarazadas o que están tratando de quedar en embarazo no deben tomar ninguna cantidad de alcohol. Las autoridades de salud en los Estados Unidos han agudizado las advertencias sobre el alcohol durante el embarazo.

Un informe de la Academia Americana de Pediatría de 2015 indicó que "ninguna cantidad de ingesta de alcohol debe considerarse segura" durante ningún trimestre. En 2016, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron que las mujeres sexualmente activas que no usan anticonceptivos "no beban alcohol en absoluto".

Comparte tu opinión