Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

La carrera del árbitro

La carrera del árbitro

Tal es el caso de Mohamed Benouza (Argelia) y sus asistentes Nazzer Abdel Nadi (Egipto) y Maamar Chabane (Argelia), y del árbitro Carlos Amarilla y sus asistentes Emigdio Ruiz y Nicolás Yegros (Paraguay).

El examen, que establece si los jueces están en condiciones físicas para enfrentar los partidos, se realizó en cada una de las seis confederaciones unos días antes de la apertura del campeonato.

Es que el réferi hace mucho más ejercicio que los mismos jugadores. Según un estudio realizado por la Escuela de Ciencias del Deporte y los Ejercicios, de la Universidad de Roma Tor Vergata, en Italia, un réferi debe recorrer entre 9 y 13 km por partido, alcanzando entre el 70 y el 90% de su capacidad cardíaca máxima. De ese total, el 4 – 18% lo corre a alta velocidad.

Estar en el ojo del mundo

Así como lo explica la FIFA (Federation of International Football Associations), el trabajo de “arbitrar es extremadamente demandante, física y mentalmente, y la prevención de lesiones es importante tanto para los réferis como para los jugadores”.

Con una edad mínima de 20 años, el réferi “al tope del estrés físico, requiere fuerza mental para controlar la situación del partido durante 90 minutos ante la mirada permanente del banco y el público”.
Una investigación reciente, publicada por la FIFA, denominada “Lesiones de los réferis de fútbol amateur: un estudio representativo de los réferis suizos que ofician en todos los niveles”, analizó las lesiones de los árbitros de todas las nacionales.

Los resultados del estudio revelaron que los réferis de “elite” sufren alrededor de 2/3 de las lesiones durante el entrenamiento y el 39% durante el juego.
Por el contrario, los réferis amateurs se lesionan el 80% de las veces durante los partidos.

En general, el 44% de los réferis de “elite” sufrieron al menos una lesión durante su carrera, en comparación con el 23% de los árbitros amateurs.

Uno de los problemas, ante semejante exigencia física, es que la mayoría de los árbitros tiene otro empleo, de tiempo completo o parcial, lo que los obliga a entrenarse en el tiempo libre. Ya que, como sucedió este año con los dos equipos que no pasaron el examen, si no están en perfecto estado, la FIFA les puede sacar la tarjeta roja.

Más sobre la salud del Mundial:

Comparte tu opinión