SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Cuidados personales para la preeclampsia

Descripción

Las mujeres embarazadas con preeclampsia tienen presión arterial alta y signos de daño hepático o renal. El daño renal tiene como resultado la presencia de proteína en la orina. La preeclampsia se presenta en las mujeres después de la semana 20 del embarazo. Puede ser leve o grave. Por lo general, la preeclampsia se resuelve después de que el bebé nace y se extrae la placenta. Sin embargo, puede persistir e incluso empezar después del parto, con mucha frecuencia dentro de las siguientes 48 horas. Esto se denomina preeclampsia posparto.

Nombres alternativos

Toxemia - cuidados personales; HIE - cuidados personales; Hipertensión inducida por el embarazo - cuidados personales

Qué se debe esperar

Las decisiones de tratamiento se toman basado en la edad gestacional del embarazo y la gravedad de la preeclampsia.

Si usted ya ha pasado de las 37 semanas y ha sido diagnosticada con preeclampsia, su proveedor de atención médica probablemente le recomendará un parto prematuro. Esto puede implicar el hecho de recibir medicamentos para empezar (inducir) el parto o dar a luz al bebé por medio de una cesárea.

Si usted tiene menos de 37 semanas de embarazo, el objetivo es prolongarlo, siempre y cuando sea seguro. Hacerlo de esta manera, le permite a su bebé desarrollarse por más tiempo dentro de su vientre.

  • La rapidez con la que debería dar a luz depende de cuan alta está su presión arterial, de los signos de problemas hepáticos o renales y de la condición del bebé.
  • Si su preeclampsia es grave, es posible que necesite permanecer en el hospital para realizarle un monitoreo cuidadoso. Si la preeclampsia continúa siendo grave, es probable que necesite dar a luz.
  • Si su preeclampsia es leve, es posible que pueda quedarse en casa con reposo en cama. Usted necesitará hacerse chequeos y exámenes frecuentes. La gravedad de la preeclampsia puede cambiar rápidamente, así que usted necesitará un seguimiento muy cuidadoso.

Ya no se recomienda el reposo total en cama. Su proveedor recomendará un nivel de actividad para usted.

Reposo en cama y cuidados personales en el hogar

Cuando esté en casa, el proveedor le dirá qué cambios es posible que tenga que hacer en su dieta.

Es probable que deba tomar medicamentos para bajar su presión arterial. Tome estos medicamentos de la manera que su proveedor se lo indique.

NO tome vitaminas adicionales, calcio, ácido acetilsalicílico (aspirin) ni otros medicamentos sin consultar con su proveedor primero.

A menudo, las mujeres que tienen preeclampsia no se sienten enfermas ni tienen síntomas. Sin embargo, tanto usted como su bebé pueden estar en peligro. Para protegerse a sí misma y a su bebé, es importante asistir a todas sus consultas prenatales. Si nota algún síntoma de preeclampsia (enumerados a continuación), coménteselo de inmediato al proveedor.

Los riesgos de la preeclampsia

Existen riesgos tanto para usted como para su bebé si usted presenta preeclampsia:

  • La madre puede tener daño renal, convulsiones, accidente cerebrovascular o sangrado en el hígado.
  • Existe un riesgo alto para que la placenta se separe del útero (desprendimiento) y para tener un bebé mortinato.
  • Es posible que el bebé no crezca adecuadamente (restricción de crecimiento).

Vigilarla a usted y a su bebé

Mientras usted esté en casa, su proveedor podría pedirle que:

  • Mida su presión arterial
  • Revise su orina en busca de proteína
  • Vigile la cantidad de líquido que toma
  • Revise su peso
  • Observe qué tan seguido se mueve y patea su bebé

Su proveedor le enseñará a hacer estas tareas.

Usted necesitará visitar frecuentemente a su proveedor para asegurar que usted y su bebé estén bien. Probablemente tendrá:

  • Consultas con su proveedor una vez a la semana o más
  • Ultrasonidos para vigilar el tamaño y movimiento de su bebé, y la cantidad de líquido a su alrededor
  • Una prueba sin estrés para ver cómo va el bebé
  • Pruebas de sangre y orina

Los signos y síntomas de preeclampsia casi siempre desaparecen dentro de las 6 semanas siguientes al parto. Sin embargo, la presión arterial alta algunas veces empeora en los primeros días después de dar a luz. Usted todavía está en riesgo para preeclampsia hasta 6 semanas después del parto. Esta preeclampsia posparto implica un riesgo mayor de muerte. Es importante que continúe monitoréandose durante este tiempo. Si nota algún síntoma de preeclampsia, antes o después del parto, comuníquese de inmediato con su proveedor. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor de inmediato si:

  • Tiene hinchazón de las manos, la cara o los ojos (edema).
  • De repente, aumenta de peso en 1 o 2 días, o aumenta más de 2 libras (1 kilogramo) en una semana.
  • Tiene un dolor de cabeza que no desaparece o empeora.
  • No orina con mucha frecuencia.
  • Tiene náuseas y vómitos.
  • Tiene cambios en la visión, como que no puede ver por un corto tiempo, ve luces o manchas intermitentes, es sensible a la luz, o tiene visión borrosa.
  • Siente mareos o se desmaya.
  • Tiene dolor en el abdomen debajo de las costillas, casi siempre en el lado derecho.
  • Tiene dolor en el hombro derecho.
  • Tiene dificultad para respirar.
  • Presenta moretones con facilidad.

Referencias

American College of Obstetricians and Gynecologists; Task Force on Hypertension in Pregnancy. Hypertension in pregnancy. Report of the American College of Obstetricians and Gynecologists' Task Force on hypertension in pregnancy. Obstet Gynecol. 2013;122(5):1122-1131. PMID: 24150027 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24150027.

Markham KB, Funai EF. Pregnancy-related hypertension. In: Creasy RK, Resnik R, Iams JD, Lockwood CJ, Moore TR, Greene MF, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 48.

Sibai BM. Preeclampsia and hypertensive disorders. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 31.

 

Publicidad