"Cultivan" una oreja en el brazo de una mujer

Una mujer de Maryland perdió una de sus orejas a causa del cáncer, sin embargo pudo recuperarla gracias a que un grupo de cirujanos de la Universidad Johns Hopkins hizo crecer una nueva oreja en su brazo.

Sherrie Walter, de 42 años y madre de dos hijos, fue diagnosticada con carcinoma basal en 2008, un tipo de cáncer de piel; el cáncer fue combatido con radioterapia y cirugía, y parecía que la mujer estaba curada, pero en 2010 su enfermedad regresó.

"Cultivan" una oreja en el brazo de una mujer

En esta ocasión, tuvieron que remover su oreja izquierda, así como su canal auditivo y parte del tejido de su cráneo. Este procedimiento se llevó a cabo en una sola cirugía, que duró 16 horas.

Para disimular la pérdida, los cirujanos ofrecieron a Sherrie una prótesis, sin embargo, como ella había perdido parte de su tejido craneal, la prótesis habría tenido que ser colocada con pegamento.

"No me parecía una buena opción: la idea de tener que pegarme algo todos los días a la cabeza no me hacía sentir bien. Además, podía imaginarme a mis hijos corriendo por la casa gritando '¡Tengo la oreja de mamá!', comentó Sherrie en una entrevista.

Dadas estas circunstancias, los cirujanos de Sherrie tuvieron que pensar en otra posibilidad: crear un nuevo órgano.

Para ello, hacia finales del 2011, el Dr. Patrick Byrne, otorrinolaringólogo de la Universidad Johns Hopkins, y su equipo tomaron cartílago de las costillas de Sherrie y le dieron forma. Luego lo implantaron debajo de la piel de su antebrazo.

"Colocamos la oreja cerca de su muñeca, y la dejamos ahí alrededor de cuatro meses, para que pudiera generar piel y vasos sanguíneos propios", explica el Dr. Byrne.

En marzo del 2012, el órgano "cultivado" fue removido del brazo y colocado en la cabeza de la paciente; para ello los cirujanos tuvieron que conectar vasos sanguíneos y piel.

"Se trata de mi propia piel y mi propio cartílago; con esta cirugía, mi nueva oreja es mucho más parecida a la que perdí", comentó Sherrie.

No obstante, Sherrie aún tiene que atravesar por un par de cirugías estéticas, para esculpir el órgano y hacerlo parecer más real. Asimismo, la paciente podrá volver a oír gracias a un aparato de audición.

Todo este procedimiento duró cerca de 20 meses y se considera una de las cirugías reconstructivas más complicadas jamás realizadas.

Más información:

Comparte tu opinión