Medicamentos comunes para la diabetes podrían aumentar probabilidades de amputación

Medicamentos comunes para la diabetes podrían aumentar probabilidades de amputación
La diabetes tipo 2 es una enfermedad asociada con complicaciones cardiovasculares. | Foto: HOLADOCTOR

Las personas con diabetes tipo 2 que toman unos medicamentos comunes llamados diuréticos podrían tener un riesgo significativamente más alto de perder un pie o una pierna, según un nuevo estudio francés.

Los investigadores encontraron que tomar un diurético aumentaba las probabilidades de sufrir una amputación, o de necesitar una angioplastia o una derivación (bypass), en un 75 por ciento o más, en comparación con no utilizar los medicamentos.

Según los hallazgos, "los diuréticos se deben usar con precaución en los pacientes con diabetes tipo 2 que tienen un riesgo de amputaciones", concluyo un equipo dirigido por el Dr. Louis Potier, especialista en la diabetes del Hospital Bichat, en París.

Pero un experto de EE. UU. dijo que restringir el uso de los diuréticos pone a los pacientes diabéticos "entre la espada y la pared".

Como explicó el Dr. Gerald Bernstein, los diuréticos se usan para ayudar a "eliminar la sal y el agua adicionales" en la sangre, ayudando así a los pacientes a controlar el azúcar en la sangre y la presión arterial.

Eso, a su vez, podría ayudar a evitar a una importante causa de mortalidad: la insuficiencia cardiaca congestiva.

Entonces, la dificultad consiste en "elegir los medicamentos adecuados para evitar que la insuficiencia cardiaca empeore a fin de prevenir el mayor riesgo de amputaciones", planteó Bernstein, coordinador del Programa de la Diabetes Friedman en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Y Bernstein explicó que "la diabetes tipo 2 es una enfermedad muy asociada con complicaciones cardiovasculares, en particular en las grandes arterias que salen del corazón al resto del cuerpo. Cuando esas arterias y el corazón enferman, hay un flujo anómalo a todos los órganos, pero las extremidades inferiores pueden ser las más afectadas debido a la gran longitud de esa arteria".

Cuando los problemas de la circulación a la pierna y el pie se agravan, con frecuencia la amputación es la única opción.

¿Qué tanto podrían los medicamentos particulares para la diabetes afectar a las probabilidades de necesitar una amputación?

Para ayudar a averiguarlo, el equipo de Potier registró los resultados de casi 1,500 personas con diabetes tipo 2. El estudio se enfocó específicamente en las amputaciones, además de los procedimientos como la angioplastia o la derivación de los vasos sanguíneos bloqueados o dañados. Esos procedimientos se utilizan para mejorar la circulación y prevenir las amputaciones de pierna o de pie.

Se siguió a los participantes hasta que se sometieran a un procedimiento en la pierna o fallecieran. Casi 700 de los participantes del estudio tomaban un diurético.

Durante un seguimiento de unos siete años, un 13 por ciento de los que tomaban un diurético sufrieron una amputación u otros procedimientos en la parte inferior de la pierna, en comparación con apenas un 7 por ciento de los que no tomaban un diurético.

Dicho de otra forma, esto significó que tomar un diurético aumentaba el riesgo de sufrir una amputación o someterse a una angioplastia/derivación en un 75 por ciento o más, en comparación con no tomar uno.

La mayor parte de este aumento implicó a las amputaciones, que casi se duplicaron entre los que tomaban un diurético.

Los resultados del estudio se presentaron el lunes en la reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Berlín.

Es importante anotar que el estudio fue observacional, lo que significa que aunque podía señalar a una asociación entre los diuréticos y las tasas de amputación, no pudo probar causalidad, y que otros factores podrían tener algo que ver. Además, las investigaciones presentadas en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Según Bernstein, el mensaje de esto no es descontinuar de inmediato el uso de los diuréticos, sino tener en cuenta que "el paciente y el médico deben tener mucho cuidado de no utilizar un exceso de tratamiento y ser muy selectivos" sobre cuáles fármacos se utilizan para combatir la diabetes.

Un especialista en la diabetes, el Dr. Robert Courgi, se mostró de acuerdo Al revisar los hallazgos, dijo que aunque se necesitan más estudios para confirmar los resultados, "si un paciente tiene un riesgo de amputación, entonces quizá se deban evitar los diuréticos y optar por otras opciones igual de efectivas". Courgi es endocrinólogo en el Hospital de Southside en Bay Shore, Nueva York.

Más información

Para más información sobre la diabetes tipo 2, visite la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).

Comparte tu opinión