Una prueba rápida podría detectar a un precursor del cáncer de esófago

Una prueba rápida podría detectar a un precursor del cáncer de esófago

VIERNES, 19 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Un dispositivo del tamaño de una pastilla que se traga podría ayudar a detectar un cambio en el esófago que puede llevar a una forma letal de cáncer, reportan unos investigadores.

El esófago es el conducto que lleva la comida de la boca al estómago. Y el cambio que se produce en el esófago, conocido como esófago de Barrett, normalmente resulta de un reflujo de larga duración. El esófago de Barrett se considera un precursor a un tipo de cáncer llamado adenocarcinoma esofágico.

Más del 80 por ciento de las personas a las que se diagnostica este cáncer fallecen en el plazo de 5 años. Sin embargo, los expertos médicos afirman que muchas de estas muertes podrían prevenirse si se diagnosticara antes el esófago de Barrett a las personas.

Pero eso requiere habitualmente una prueba cara e invasiva, que se conoce como endoscopia, que también requiere de sedación. Según los investigadores, esto hace que muchas personas no se hagan las pruebas de esta afección.

La evaluación con este nuevo dispositivo podría cambiar eso algún día, sugieren los autores del nuevo estudio.

"Nuestro objetivo es una detección temprana", dijo el Dr. Amitabh Chak, profesor de medicina e investigador en la Facultad de Medicina de la Universidad de Case Western Reserve, en Cleveland, en un comunicado de prensa de la universidad.

"Los síntomas del esófago de Barrett, como la acidez estomacal, también pueden observarse comúnmente en los individuos que tienen un enfermedad del reflujo ácido sin tener el esófago de Barrett. Estos síntomas pueden tratarse fácilmente con medicamentos sin receta, así que las personas con frecuencia no se hacen la prueba del esófago de Barrett, particularmente con una prueba invasiva como la endoscopia", explicó Chak.

Esto ha significado que, aproximadamente el 95 por ciento de las veces, las personas no han sabido que tenían el esófago de Barrett hasta que les han diagnosticado el cáncer, lamentó.

Para abordar esta cuestión, los investigadores desarrollaron un dispositivo que se puede tragar. Usarlo para hacer la prueba del esófago de Barrett requiere de 5 minutos y tiene una efectividad de más del 90 por ciento en la detección de la afección, dijo.

El dispositivo tiene aproximadamente el tamaño de una pastilla de vitaminas. Está conectado a un catéter de silicona fino. Una vez se ha tragado, entra en el estómago. Los médicos inyectan luego el aire a través del catéter para inflar un globo pequeño.

Se mueve el globo por la zona para tomar una muestra de la parte inferior del esófago cercana al estómago, el área en la que el esófago de Barrett normalmente se desarrolla. El globo recoge una muestra de células antes de desinflarse, ser devuelto al catéter y extraído por la boca. Las células extraídas por el dispositivo se analizan luego en busca de anomalías.

Un ensayo clínico con 86 personas mostró que la prueba que se puede tragar tuvo una precisión de más del 90 por ciento en la detección del esófago de Barrett.

Además, el 82 por ciento de las personas que se hicieron la prueba reportaron sufrir poca o ninguna ansiedad, dolor o atragantamiento durante el procedimiento. Aproximadamente el 93 por ciento dijeron que lo harían de nuevo.

"Queríamos una prueba más sencilla y menos cara que pudiera proporcionar un modo práctico de evaluación y detección temprana de los individuos con esófago de Barrett, a los que luego se les puede dar seguimiento de cerca para evitar el desarrollo de [cáncer de esófago]", señaló Chak.

Un informe sobre el dispositivo y los resultados del ensayo clínico se publicó el 17 de enero en la revista Science Translational Medicine.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y del Riñón de EE. UU. tiene más información sobre el esófago de Barrett.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión