Tiran a la basura un riñón que iba a ser trasplantado

Tiran a la basura un riñón que iba a ser trasplantado
| Foto: THINKSTOCK

En un hospital de Ohio, una enfermera arrojó a la basura un riñón que había sido donado para una mujer. Durante horas, los médicos intentaron "resucitar" el órgano, pero éste había quedado inutilizable.

Debido a este problema, el Centro Médico de la Universidad de Toledo (UTMC), en Ohio, donde sucedió el incidente, ha suspendido su programa de donación de riñones.

El problema sucedió cuando un hombre se sometió a la cirugía para donarle un riñón a su hermana; sin embargo, una vez que el cirujano removió el órgano, una enfermera, por accidente, lo arrojó a la basura junto con los desechos médicos.

Una vez que se supo que el riñón había sido desechado, el personal del hospital tardó cerca de una hora en hallarlo.

De acuerdo con el Dr. Jeffrey Gold, presidente de Biociencias y Asuntos de Salud del UTMC, un riñón debería llegar al paciente en menos de una hora, luego de haber sido retirado del cuerpo del donador, para evitar problemas.

No obstante, el tiempo que el órgano pasó en la basura, sin oxígeno ni sangre, habría dañado el tejido hasta dejarlo inservible.

"Durante dos horas intentamos lograr que el riñón alcanzara de nuevo un estado utilizable, sin embargo, no éramos conscientes del daño que había sufrido", comenta el Dr. Gold.

Asimismo, la familia de la paciente decidió que no era necesario utilizar ese riñón, ya que buscarían algún otro donador entre los parientes.

Las autoridades del UTMC están investigando el caso, para conocer la causa del error. Hasta ahora se sospecha de dos enfermeras, las cuales han sido suspendidas con paga: Melanie Lemay, quien trabaja de tiempo completo, y Judith Moore, quien sólo trabajaba en el hospital medio tiempo.

"El trasplante es un procedimiento llevado a cabo en cadena por el equipo, lo que pretendemos investigar es en qué parte de la cadena se cometió el error", explica el Dr. Lloyd Jacobs, presidente del UTMC.

No obstante, aunque las enfermeras han sido halladas sospechosas, el médico que realizó la operación no ha enfrentado ninguna acusación ni ha recibido ninguna sanción.

Este accidente sucedió el 10 de agosto, pero fue dado a conocer recientemente por las autoridades del hospital.

Por ahora, debido a este problema, el servicio de trasplante de riñón con donantes vivos está suspendido en el Centro Médico de la Universidad de Toledo, aunque se espera que se abra de nuevo en unas semanas, cuando terminen las investigaciones.

De acuerdo con cifras de la United Network for Organ Sharing, los riñones son los órganos más trasplantados: tan sólo durante 2011, en Estados Unidos, se llevaron a cabo 16,816 trasplantes de riñón, y se estima que 92,841 pacientes aún están en lista de espera para recibir uno de estos órganos.

Más información:

Comparte tu opinión