Muchas tiendas de Nueva Jersey venden cigarrillos a menores de 21 años

JUEVES, 6 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Aunque en todo el país es ilegal vender productos de tabaco a personas menores de 21 años, muchas tiendas de Nueva Jersey todavía lo hacen, reveló un estudio encubierto.

Más de un 40 por ciento de las visitas a tiendas de personas de 18 a 20 años en Nueva Jersey resultaron en la compra de cigarrillos, cigarros y otros productos de tabaco, encontró el estudio.

Muchas tiendas de Nueva Jersey venden cigarrillos a menores de 21 años

Aunque se pidió a los clientes en este rango de edad que mostraran la identificación un 66 por ciento de las veces, de cualquier forma pudieron comprar tabaco el 14 por ciento de las ocasiones. Esto fue cierto incluso cuando los compradores usaron unas licencias de conducir válidas que mostraban que tenían menos de 21 años.

"Las condiciones actuales podrían evitar que algunos compradores que se desaniman con facilidad adquieran productos de tabaco, pero los compradores menores de edad que desean productos de tabaco no tendrán problemas para adquirirlos", advirtió la autora principal, Mary Hrywna, profesora asistente del centro de Estudios sobre el Tabaco Rutgers y de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Rutgers en Nueva Brunswick, Nueva Jersey, en un comunicado de prensa de la universidad.

Las tiendas de abarrotes y las gasolineras independientes pidieron identificación a los clientes con menos frecuencia que las tiendas de abarrotes de cadenas, encontró el estudio. Y el predictor más potente de una venta a un menor de edad fue que el dependiente no pidiera identificación al cliente.

En el estudio, los investigadores entrenaron a cinco personas de 18 a 20 años, y las enviaron solas a más de 80 tiendas en un radio de 25 millas (40 kilómetros) de Nueva Brunswick.

Antes de la promulgación de una ley federal de 2019 que prohíbe la venta de tabaco a las personas menores de 21 años, Nueva Jersey estaba entre los varios estados que aumentaron la edad de 18 a 21 años. Según la ley federal, las tiendas deben revisar la identificación de todas las personas que parezcan menores de 27 años.

Se instruyó a los compradores encubiertos que pidieran productos de tabaco, y que no mintieran sobre su edad. También se les instruyó que siempre mostraran sus licencias de conducir reales cuando las tiendas les pidieran la identificación. En Nueva Jersey, las licencias de conducir de las personas menores de 21 años tienen un formato vertical, de forma que un cajero que revise la identificación sabría de inmediato que el comprador es un menor de edad.

Los investigadores señalaron que este es el primer estudio que resalta las disparidades en la ley Tobacco 21 según la densidad, que se define como el número promedio de vendedores minoritas de tabaco por cada 1,000 personas. A medida que la densidad de vendedores minoristas de tabaco aumentaba, lo mismo sucedía con la frecuencia con que no verificaban la identificación.

Cristine Delnevo, la coautora del estudio, es directora del Centro de Estudios sobre el Tabaco Rutgers.

"Este es un hallazgo importante, porque también sabemos que una mayor densidad de vendedores minoristas de tabaco es más común en los vecindarios con unos ingresos bajos, y es más probable que los jóvenes usen tabaco cuando viven en vecindarios con una densidad alta de vendedores minoristas de tabaco", señaló Delnevo, investigadora principal de la subvención del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. que financió el estudio.

"Podríamos hacer más por reducir la disponibilidad de productos de tabaco al detalle al reducir el número de vendedores minoristas de tabaco y las ventas a menores de edad", planteó en el comunicado.

El mismo grupo planifica estudios similares en Carolina del Norte, donde tradicionalmente las restricciones sobre el tabaco han sido menos estrictas, y en la ciudad de Nueva York, donde han sido más estrictas. El objetivo es averiguar cuánto cambia la disposición de vender productos de tabaco en los distintos ambientes de políticas.

"Una mejor comprensión sobre cómo el problema varía de un lugar a otro aumentará las probabilidades de resolverlo o, por lo menos, de minimizarlo", añadió Hrywna. "Los esfuerzos por retrasar el uso del tabaco son importantes, porque mientras más jóvenes son las personas cuando comienzan a experimentar con los productos de tabaco, mayores son sus probabilidades de volverse adictos y de sufrir graves problemas de salud en el futuro".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 5 de octubre de la revista JAMA Network Open.

Más información

El Centro de Investigación y Educación sobre el Control del Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, ofrece más información sobre las leyes sobre el tabaco en EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Rutgers University, news release, Oct. 5, 2022

Comparte tu opinión