La factura de hospital promedio por la COVID de un adulto mayor de EE. UU. es de casi 22,000 dólares

JUEVES, 3 de junio de 2021 (HealthDay News) -- El costo de las hospitalizaciones por la COVID-19 alcanzó un promedio de casi 22,000 dólares para los estadounidenses mayores en 2020, y de mucho más para los que estuvieron gravemente enfermos, encuentra un nuevo estudio del gobierno.

Los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. observaron el costo de la atención para la COVID-19 para el programa de Medicare, que cubre a los estadounidenses de a partir de 65 años.

La factura de hospital promedio por la COVID de un adulto mayor de EE. UU. es de casi 22,000 dólares

En promedio, encontraron los investigadores, el programa gastó casi 22,000 dólares por cada paciente hospitalizado entre abril y diciembre de 2020.

Pero esas cifras fueron mucho más grandes para algunos pacientes, incluyendo a los que enfermaron de forma tan grave que necesitaron un ventilador. Sus costos se acercaron, en promedio, a los 50,000 dólares.

Y, en consonancia con lo que se ha observado a lo largo de la pandemia, la carga fue mayor para los pacientes estadounidenses negros, hispanos y de origen asiático. Fueron más propensos a ser hospitalizados, a necesitar un ventilador o a fallecer de la COVID-19 que los pacientes blancos con Medicare.

Lamentablemente, esto no resulta sorprendente, señaló el Dr. David Blumenthal, presidente de Commonwealth Fund, una organización sin fines de lucro, en la ciudad de Nueva York.

"Esto confirma, si es que era necesario, que las personas de color se han visto afectadas de forma desproporcionada por esta pandemia", enfatizó.

Blumenthal es autor de un editorial que se publicó junto con el estudio, en la edición del 1 de junio de la revista Annals of Internal Medicine.

El estudio ofrece un panorama más claro de una de las consecuencias financieras de la pandemia: los costos de la atención médica aguda de los estadounidenses mayores.

Bajo la dirección de Yuping Tsai, economista de la salud, los CDC observaron los expedientes de más de 28 millones de personas en el programa de Medicare "tradicional". (Ninguna estaba en Medicare Advantage, en que los estadounidenses mayores reciben beneficios de Medicare a través de aseguradoras de salud privadas).

En total, un 4 por ciento recibieron atención médica por la COVID-19, y de ellos un 23 por ciento fueron hospitalizados.

El estudio encontró que los costos de los que se recuperaron en casa fueron modestos, de 164 dólares por consulta ambulatoria.

En general, apuntó Blumenthal, las hospitalizaciones y visitas al médico por la COVID-19 tuvieron un impacto sorprendentemente pequeño en el Medicare tradicional, y costaron al programa unos 6 mil millones de dólares en 2020.

Para un programa que desembolsa cientos de miles de millones al año, se trata de un porcentaje pequeño, anotó.

"Me pareció sorprendente, y no creo que podamos explicarlo basándonos en este estudio", dijo Blumenthal.

Por supuesto, enfatizó, esto es un "triste consuelo" para los pacientes que sufrieron o las familias que perdieron a seres queridos. (De hecho, anotó Blumenthal, los costos de hospital relativamente bajos podrían reflejar en parte las rápidas muertes entre los estadounidenses mayores que enfermaron de gravedad).

Hasta ahora, casi 600,000 estadounidenses han fallecido de COVID-19, de los cuales alrededor de un 80 por ciento tenían a partir de 65 años, según los CDC.

"Los costos de la atención médica no capturan los costos para la sociedad", apuntó Blumenthal.

Pero incluso cuando se trata de los costos de la atención de la salud, los hallazgos actuales están enfocados de forma limitada, planteó el Dr. Kao-Ping Chua, investigador en políticas de la salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

Por una parte, dijo, los costos a largo plazo de la COVID-19 (desde la atención en centros de enfermería especializada hasta los programas de rehabilitación y la atención para las afecciones crónicas que empeoran, como la enfermedad cardiaca y pulmonar) son sustanciales.

Y los estadounidenses también tienen costos de bolsillo.

Según la Kaiser Family Foundation, los pacientes de Medicare tradicional que fueron hospitalizados por la COVID-19 se vieron sujetos a un deducible estándar de 1,408 dólares. (Esta es la cantidad que los beneficiarios deben pagar por su atención médica antes de que sus beneficios se activen).

Las cosas fueron distintas para los estadounidenses que tenían Medicare Advantage o un seguro privado. El año pasado, señaló Chua, muchos planes renunciaron voluntariamente a los "costos compartidos" de las personas hospitalizadas por la COVID-19.

Pero los particulares variaron según el plan, y parece que con frecuencia los pacientes al final recibieron facturas.

Chua observó el tema en un estudio que publicó el 30 de mayo en un servidor preimpresión, pero todavía no en una revista revisada por profesionales.

De los casi 2,700 pacientes con Medicare Advantage que fueron hospitalizados por la COVID-19, la mitad recibieron una factura, por ejemplo, por los cargos de proveedores o de ambulancia. Con frecuencia, estas facturas fueron bastante pequeñas, de un promedio de poco menos de 300 dólares.

Más preocupantes fueron los costos de los pocos pacientes cuyos planes no ofrecieron dispensas. Tuvieron, en promedio, 1,500 dólares de costos de bolsillo. Los pacientes más jóvenes con un seguro privado tuvieron un promedio de más de 3,800 dólares, encontró el estudio.

Esto es crítico, dijo Chua, porque a partir de este año, las aseguradoras han comenzado a revertir las dispensas. De ahora en adelante, muchos más estadounidenses hospitalizados por la COVID-19 podrían enfrentarse a facturas de miles de dólares.

"Seguimos en una pandemia", dijo Chua, y anotó que más de 20,000 estadounidenses están hospitalizados por la COVID-19 ahora mismo. "Creo que es prematuro que las aseguradoras abandonen estas protecciones".

El gobierno federal podría pensar en obligar a las aseguradoras a renunciar a estos costos compartidos durante el resto de la pandemia, igual que hace con las pruebas y las vacunas contra la COVID-19, planteó.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: David Blumenthal, MD, MPP, president, The Commonwealth Fund, New York City; Kao-Ping Chua, MD, PhD, assistant professor, pediatrics, and health services researcher, Susan B. Meister Child Health Evaluation and Research Center, University of Michigan Medical School, Ann Arbor; Annals of Internal Medicine, June 1, 2021, online

Comparte tu opinión