¿Debería tomar un analgésico antes de su vacuna contra la COVID?

JUEVES, 18 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Por fin logró obtener una cita para vacunarse contra el nuevo coronavirus, pero se siente un poco nervioso sobre los efectos secundarios, de forma que tomar un analgésico justo antes de vacunarse le parece una buena idea.

No tan rápido, aconsejan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Al contrario, la agencia les dice a las personas que no tomen analgésicos como Motrin, Advil y Tylenol antes de recibir las vacunas contra la COVID-19.

¿Debería tomar un analgésico antes de su vacuna contra la COVID?

¿Por qué?

Es posible que tomar un analgésico antes de vacunarse resulte en una "reducción en la respuesta de anticuerpos", explicó el Dr. Gregory Poland, director del Grupo de Investigación en Vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Aunque las probabilidades de una disminución en la respuesta inmunitaria en realidad no se conocen, Poland planteó que es mejor sufrir los efectos secundarios que arriesgarse a hacer que la vacuna sea menos efectiva.

"Tras recibir la vacuna, si uno desarrolla síntomas que siente que desea tratar, está bien, pero idealmente, antes no", observó. "Ahora, es una recomendación de los CDC, por mayor precaución".

Pero hay excepciones. Las personas que toman analgésicos de forma regular, por ejemplo las que sufren de migrañas, deben por supuesto tomar sus medicamentos, añadió.

"Es mejor tomarlo que acabar con una tremenda migraña y en emergencias, y al final recibir una terapia mucho más intensiva o costosa", aclaró Poland.

También anotó que los efectos de las vacunas pueden diferir entre las dos dosis, y que los efectos tras la segunda dosis son en general peores.

"Tras mi primera dosis, el brazo me dolía un poco. Tras la segunda dosis, el brazo me dolía más, y sufrí cuatro horas de temblores, escalofríos con una fiebre de 101 ºF (38 ºC) junto con fatiga, dolor de cabeza y zumbidos en los oídos. Tomé una dosis de Tylenol, me fui a la cama, me levanté a la mañana siguiente y estaba entre un 80 y un 90 por ciento mejor, y en medio día volví a la normalidad", aseguró Poland.

Esos efectos secundarios son provocados a medida que la repuesta inmunitaria del cuerpo se acelera para combatir al invasor, que es justo lo que se necesita para producir los anticuerpos para frenar al virus.

Antes de vacunarse, las personas deben tener unas expectativas adecuadas, dijo Poland. "Los síntomas son pasajeros, se resuelven solos, no son una indicación de que esté sucediendo algo malo", enfatizó. "Si es necesario, trátelos".

Los CDC también desaconsejan tomar antihistamínicos como Zyrtec o Claritin antes de vacunarse contra la COVID-19, "porque podrían enmascarar el inicio o el desarrollo de una reacción alérgica o de hipersensibilidad", añadió Poland.

El Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación en Vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia, y miembro del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., se mostró de acuerdo en que no es buena idea tomar analgésicos antes de recibir una vacuna.

"Mi creencia general es que nunca es buena idea mitigar una fiebre, porque la fiebre es una parte adaptativa de la respuesta inmunitaria", aseguró.

"Deje que su sistema inmunitario haga su trabajo", planteó Offit. "La segunda dosis es bastante dura. Tuve fatiga y fiebre, pero me las arreglé quejándome. Quejarme fue mi forma de gestionarlo".

Más información

Aprenda más sobre las vacunas contra la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Gregory Poland, MD, director, Vaccine Research Group, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Paul Offit, MD, director, Vaccine Education Center, Children's Hospital of Philadelphia, member, U.S. Food and Drug Administration Vaccines and Related Biological Products Advisory Committee

Comparte tu opinión