Baja la intensidad de las luces y ayuda a tu hijo a quedarse dormido

Baja la intensidad de las luces y ayuda a tu hijo a quedarse dormido
Los padres pueden ayudar al reducir la intensidad de las luces de la habitación. | Foto: GETTY IMAGES

La exposición a la luz brillante a la hora de acostarse puede hacer que a los niños les cueste dormirse, advierten expertos en la salud familiar.

Cuando anochece, el cuerpo aumenta la producción de una hormona que induce el sueño, la melatonina. Pero la exposición a la luz artificial de las bombillas o los dispositivos electrónicos puede alterar la producción de melatonina, según un comunicado de prensa del Instituto de la Familia de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

La investigación reciente sobre los efectos de la luz en los niños en edad preescolar encontró que los niños pequeños son particularmente sensibles a la exposición a la luz en la hora previa a ir a la cama.

"Según algunos investigadores, la exposición a la luz al anochecer, con su efecto de supresión de la melatonina, podría aumentar las probabilidades de trastornos del sueño en los niños en edad preescolar", explicó el instituto.

Leer historias a la hora de dormir con una habitación muy iluminada puede dificultar que un niño se duerma, indicó la organización. Y los niños que caminan por un área muy iluminada para beber agua o para decirles a sus padres que han oído un ruido extraño podrían tener problemas para volver a dormirse.

Los padres pueden ayudar a inducir el sueño al reducir la intensidad de las luces de la habitación del niño y de cualquier área por la que pudiera andar si se despertase, sugirió el instituto.

Además, los dispositivos electrónicos móviles son una fuente significativa de exposición lumínica. Hasta el 90 por ciento de los niños en edad preescolar usan dichos dispositivos, con frecuencia durante la hora antes de ir a la cama.

La investigación muestra que la melatonina sigue suprimida durante casi una hora después de que se apaguen las luces. Los investigadores sugirieron hacer que la hora previa al momento en que el niño tiene que ir a la cama sea un periodo sin dispositivos, o reducir el nivel de intensidad de la luz de los dispositivos electrónicos de mano al nivel más bajo.

El estudio, realizado por Lameese Akacem y sus colaboradores de la Universidad de Colorado, en Boulder, fue publicado en línea recientemente en la revista Physiological Reports.

Más información

La National Sleep Foundation ofrece más información sobre los niños y el sueño.

Comparte tu opinión