Qué es la fisioterapia

Qué es la fisioterapia
Su objetivo es mejorar la movilidad, restablecer la función, disminuir el dolor y prevenir la les | Foto: ISTOCK

Qué es la fisioterapia

El objetivo de la terapia física o fisioterapia es mejorar la movilidad, restablecer la función, disminuir el dolor y prevenir la lesión. Para eso, utiliza métodos como ejercicios, elongación, tracción, estimulación eléctrica y masajes.

También pueden usarse herramientas especiales como compresas calientes y frías, muletas o aparatos ortopédicos, cintas caminadoras, prótesis, cinturones de compresión, estimulación de respuesta por computadoras, láser y ultrasonido. Los fisioterapeutas obtienen el título tras completar un programa de estudios.

Según reporta Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, la terapia física ha sido usada para tratar la artritis, trastornos del equilibrio, distrofia muscular de Duchenne (DMD), alargamiento de extremidades, dolor muscular, debilidad muscular, compresión nerviosa, trastornos nervioso y muscular (trastornos neuromusculares), parálisis, disfunción del suelo pélvico, tensión muscular, pie plano, enfermedad de Peyronie, irritación del músculo piriforme, síndrome de la cabeza plana (plagiocefalia), y un trastorno hereditarios llamado enfermedad de Pompe, dolor nervioso por herpes (neuralgia posherpética), malestar después de dar a luz, dolor después de una infección de poliomielitis, dolor por traumatismo para mejorar la postura, deformaciones de las articulaciones, síndrome catatónico, lesión cerebral causante de pérdida del equilibrio (síndrome de Pusher, dolor del tendón de Alquiles o de otro tendón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), trastornos respiratorios (encefalomiopatías mitocondriales), problemas con el flujo de oxígeno, trastorno en los jóvenes que consiste en afecciones de la piel y los músculos (dermatomiositis), escoliosis, disfunción sexual, periostitis tibial, trastorno del sueño, trastorno relacionado con daño en la columna vertebral (síndrome de Brown-Sequard), lesiones por deportes, estrés y problemas relacionados, síndrome de dolor llamado distrofia de Sudeck, dentición, cuello torcido llamado tortícolis (distrofia muscular congénita), traumatismo, venas varicosas, trombosis, dolor vulvar, pérdida de peso y estimular el flujo de leche materna o la función respiratoria después de eliminar cálculos biliares.

La terapia física también se ha usado para tratar la falta de control de la vejiga, cáncer en la sangre llamado leucemia linfoblástica aguda, un tipo de artritis llamada espondilitis anquilosante, asma, ciática, nacimientos prematuros, daño nervioso y traumatismo, bronquitis crónica, enfermedad cardíaca llamada síndrome cardíaco X, síndrome del túnel carpiano, parálisis cerebral, insuficiencia venosa crónica (IVC), síndrome del dolor regional complejo, fibrosis quística, demencia, síndrome de Down, parálisis facial, prevención de las caídas, fatiga, fibromialgia, fracturas, fractura de hombro, congelamiento de hombro, trastornos nerviosos llamado síndrome de Guillain-Barre, cefalea, insuficiencia cardíaca, hipertensión, fracturas, dolor de la cadera, problemas articulares, una enfermedad ósea llamada enfermedad de Kashin-Beck, lumbalgia, función pulmonar, inflamación de los vasos linfáticos (linfedema), esclerosis múltiple (EM), pérdida muscula) contracciones musculares graves (espasticidad muscular), dolor de los músculos faciales (dolor miofascial), dolor de cuello, dolor de hombro, presión arterial baja al ponerse de pie (hipotensión ortostática), artrosis, enfermedad de Parkinson, enfermedad arterial periférica, fascitis plantar, neumonía, complicaciones en el embarazo, úlceras de la piel, esguinces, pie caído, ACV, recuperación de una cirugía, acúfenos, mareos, (vértigo) y bajo peso al nacer.

Efectividad

La investigación muestra que la terapia física ayuda a disminuir las caídas en ancianos. Como resultados, los lineamientos de la práctica clínica se recomiendan realizar terapia física y ejercicios en adultos de aproximadamente 65 años o mayores que viven en una comunidad y que tiene un alto riesgo de sufrir caídas. Pero aún se desconoce si los programas de terapia física en el hogar o las clases grupales son más convenientes.

Además, no es clara cuál debería ser la frecuencia y la intensidad de los ejercicios que brindan mayores beneficios. Es demasiado pronto para saber si la terapia física previene las caídas en pacientes que estuvieron recientemente hospitalizados o en aquellos en viven en geriátricos.

Cómo funciona

La terapia física está diseñada para mejorar la función diaria en las personas. Existen varios tipos de terapia física, como la que se concentra en los músculos y huesos (fisioterapia musculoesquelética), donde se utilizan masajes y movimientos en las articulaciones para mejorar la fuerza, equilibrio y flexibilidad, o la destinada al corazón y los pulmones, donde se busca eliminar la mucosidad de los pulmones para que el paciente pueda respirar mejor.

La terapia física para el cerebro y el sistema nervioso incluye ejercicios repetidos y ayuda en el equilibrio, coordinación y función muscular. Otro tipo de terapia física (terapia física tegumentaria) consiste en la limpieza de las heridas, prevención de la escaras, y disminución de las escaras para ayudar al paciente a curar heridas quemaduras y otras afecciones de la piel.

Seguridad sobre su uso

No existe suficiente información para saber si la terapia física es segura durante el embarazo y lactancia. Si está embarazada, consulte con su proveedor de salud antes de hacer terapia física u otro programa de ejercicios.

Se desconoce se este tratamiento puede interactuar con medicamentos, suplementos, hierbas o alimentos. El uso apropiado o seguro de la terapia física depende de varios factores, como la condición a tratar o la persona que va a administrar el tratamiento. Asegúrate de buscar y seguir las instrucciones correctas de tu proveedor de salud o de otro profesional de la salud antes de comenzar con el tratamiento.

Fuentes consultadas:

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Clínica Mayo.

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

Comparte tu opinión