Qué es el síndrome del túnel carpiano

Muchas personas suelen pasar por alto hormigueos o entumecimientos en las manos o muñecas, hasta que un dolor agudo y punzante las atraviesa y sube por el brazo.

Lo más probable es que se trate del síndrome del túnel carpiano. Pero ¿qué es esta afección? ¿cuáles son sus causas? ¿se puede tratar? Conoce aquí las respuestas a estas dudas y más.

Qué es el síndrome del túnel carpiano
El síndrome del tunel carpiano puede dificultar tomar objetos pequeños y realizar otras tareas manuales. | Foto: GETTY IMAGES

Puntos clave

  • El síndrome del túnel carpiano se produce cuando el nervio mediano, que va desde el antebrazo hacia la mano, se comprime o se aprieta en la muñeca. 
  • Puede deberse a muchas causas, como predisposición congénita, traumatismo o lesión en la muñeca, esguince o una fractura, obesidad, estrés, artritis o retención de líquidos, entre otras.
  • El uso de medicamentos y ejercicios (complementados por terapias alternativas), siempre bajo recomendación y supervisión de un profesional de la salud, pueden aliviarlo.

¿Qué es el túnel carpiano?

El túnel carpiano es un paso estrecho de ligamentos y huesos en la base de la mano que contiene nervios y tendones. Algunas veces, el engrosamiento de los tendones irritados u otras estructuras hinchadas estrechan el túnel y causan compresión de los nervios.

El síndrome del túnel carpiano se produce cuando el nervio mediano, que va desde el antebrazo hacia la mano, y que controla las sensaciones del lado palmar del pulgar y los dedos, se comprime o se aprieta en la muñeca.

Los síntomas suelen comenzar gradualmente. A medida que empeoran, sostener objetos puede tornarse difícil.

¿Cuáles son las causas?

El síndrome del túnel carpiano suele deberse a una combinación de factores:

  • Predisposición congénita.
  • Traumatismo o lesión en la muñeca.
  • Esguince o una fractura.
  • Obesidad.
  • Sobreactividad de la glándula pituitaria.
  • Hipotiroidismo.
  • Artritis reumatoide.
  • Problemas mecánicos en la articulación de la muñeca.
  • Estrés laboral.
  • Uso repetitivo de herramientas vibradoras de mano.
  • Retención de líquidos durante el embarazo o la menopausia.
  • Desarrollo de un quiste o tumor en el canal.

Sin embargo, en algunos casos no puede identificarse ninguna causa.

Las mujeres tienen una probabilidad tres veces mayor que los hombres de desarrollar el síndrome del túnel carpiano, tal vez debido a que éste puede ser más pequeño en algunas mujeres que en los hombres. La mano dominante generalmente se afecta primero y produce el dolor más intenso.

¿Cuáles son sus síntomas?

Generalmente, el síndrome del túnel carpiano comienza manifestándose con ardor y hormigueo frecuente o entumecimiento con picazón en la palma de la mano y los dedos, especialmente el pulgar, índice y dedo medio. Los dedos se pueden sentir inútiles e hinchados, aun cuando no es aparente la inflamación.

A menudo los síntomas aparecen primero en una o ambas manos durante la noche, ya que es común dormir con las muñecas flexionadas.

La persona puede despertarse con la necesidad de sacudir la mano o la muñeca. También es frecuente:

  • Hormigueo durante el día.
  • Disminución en la fuerza de agarre.
  • Dificultad para tomar objetos pequeños.
  • Problemas para realizar otras tareas manuales. 
  • En casos crónicos y/o no tratados, los músculos en la base del pulgar llegan a atrofiarse, y algunas personas incluso pueden perder la sensación de frío/calor al tacto.

¿Cómo se trata el síndrome del túnel carpiano?

Los tratamientos deben comenzar lo antes posible, según las indicaciones del médico. Las causas subyacentes como la diabetes o la artritis deben tratarse primero.

Generalmente, el tratamiento inicial implica descansar la mano y muñeca afectadas durante al menos 2 semanas, evitando actividades que puedan empeorar los síntomas, e inmovilizando la muñeca con una tablilla para evitar mayor daño al girarla o doblarla. 

Si hay inflamación, aplicar una bolsa de hielo puede ayudar a reducir la hinchazón. También se puede optar por:

Medicamentos

Diversos fármacos pueden aliviar el dolor y la inflamación provocada por el síndrome del túnel carpiano. Los antiinflamatorios no esteroides, como la aspirina, ibuprofeno y otros analgésicos de venta libre, pueden aliviar los síntomas que han estado presentes por poco tiempo o que fueron causados por una actividad agotadora.

Los diuréticos de administración oral pueden disminuir la inflamación. Solo recuerda no tomar o abandonar ningún medicamento sin antes consultarlo con el médico.

Ejercicio

Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ser útiles en las personas cuyos síntomas han disminuido o terminado.

Terapias alternativas

La acupuntura y la quiropráctica han beneficiado a algunas personas con síndrome del túnel carpiano, ayudando a disminuir el dolor y la inflamación, aunque aún son necesarios más estudios que prueben su eficacia.

Cirugía

La liberación del túnel carpiano es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes en Estados Unidos. Generalmente, se recomienda la cirugía si los síntomas se extienden por seis meses o si hay evidencia de daño muscular.

Esta implica cortar la banda de tejido alrededor de la muñeca para reducir la presión sobre el nervio mediano, se realiza bajo anestesia local y no requiere de una estadía nocturna en el hospital.

¿Cómo se puede prevenir?

A pesar de que existen muchas formas de trata el síndrome del túnel carpiano, los expertos coinciden en que lo mejor es trabajar en la prevención.

En el lugar de trabajo, los empleados pueden hacer acondicionamiento de la actividad, realizar ejercicios de estiramiento, hacer descansos frecuentes, usar tablillas para mantener derechas las muñecas, y usar una postura y posición correcta de la muñeca.

Usar guantes sin dedos puede ayudar a mantener las manos tibias y flexibles. Las estaciones de trabajo, herramientas y manijas de herramientas y las tareas pueden ser rediseñadas para permitir que la muñeca y la mano mantengan una posición natural. Además, las actividades pueden ser rotadas.

Los investigadores resaltan que últimamente, el abuso de los dispositivos tecnológicos aumentó la cifra de personas que padecen el síndrome del túnel carpiano, por lo que se aconseja utilizarlos con moderación.

Fuente consultadas: Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel.

Comparte tu opinión