Qué propiedades tienen las almendras

Qué propiedades tienen las almendras
Desde hace milenios, las almendras han sido acompañantes nutricionales muy importantes para las personas.

¿Qué es la almendra dulce?

Desde hace milenios, la almendra dulce (Prunus amygdalus dulcis) ha sido un acompañante nutricional importante para las personas, ya que solo 100 gramos (g.) aportan un valor energético de 580 Kcal, y posee un importante contenido de vitamina E (un antioxidante natural).

El almendro es un árbol que suele medir entre 3 y 7 metros (m.) o entre 9 y 22 pies, pero en ocasiones alcanza los 30 m. Produce flores rosadas o blancas a principios de la primavera y su fruto consiste en una cáscara flácida que se abre cuando se madura, lo que les permite ser fácilmente separadas. Esta encierra un núcleo duro oblongo, que puede medir 2,5 centímetros de largo (o una pulgada) y la mitad de ancho, dentro se encuentra la semilla (parte comestible del fruto), popularmente conocida como almendra.

Se han desenterrado restos del fruto en sitios arqueológicos que datan del 8 000 a. C., pero las referencias históricas más precisas son del año 3 000 a. C. en la cuenca del mediterráneo. También en China se cultivo al rededor del año 1 000 a. C. y en Gracia por el 500 a. C. En la actualidad, el principal productor mundial de almendras es Estados Unidos, y la variedad más cultivada es Nonpareil.

Las almendras se comercializan tanto con la cáscara dura como en granos y se la puede encontrar en el mercado en diversas maneras: peladas (blancas), sin pelar (marrones), cortada, partidas, molidas, en harina, condimentadas, recubiertas de dulce o chocolate (alrededor del 40% de las almendras del mundo), ahumadas, y como pasta o mantequilla.

Otros nombres:

  • Brazil: Amêndoa-Amarga, Amêndoa-Doce.
  • Francés: Amandier, Amandier Amer, Amandier Commun.
  • Italiano: Mandorlo.
  • Portugués: Amêndoa (Fruto), Amendoeira, Amendoeira-Amarga, Amendoeira-Doce.
  • Español: Almendra, Almendro, Migdalujo.

Para qué se usa

Las almendras son un alimento muy completo de alto contenido calórico, bajo en sodio (0.001 g. / 100 g.), que se destaca por ser una rica fuente de: vitamina E (0.026 g. / 100 g), proteínas (21 g. / 100 g.), magnesio (0.27 g. / 100 g.), y grasas monoinsaturadas (32 g. /100 g.), especialmente ácido palmitoleico y ácido oleico (responsables de reducir el colesterol "malo").

También poseen aminoácidos esenciales, fibra dietética, tiamina (vitamina B1), riboflavina (vitamina B2), niacina (vitamina B3), ácido pantoténico (vitamina B5), vitamina B6, ácido fólico (vitamina B9), trimetilglicina, fitoesteroles y minerales como calcio, cobre, fósforo, hierro, manganeso, potasio, selenio y zinc.

La vitamina E o α-tocofero es una vitamina liposoluble que actúa como antioxidante y se encuentra comúnmente en los aceites. El de almendra es uno de los que mayor cantidad posee, incluso por encima del aceite de girasol.

Algunos estudios (Wanget et al. 2004), mostraron que la almendra tendría propiedades antioxidantes y retrasaría el proceso de envejecimiento. En un estudio previo (Jenkins et al. 2002) se encontró que al ser consumidas por personas hiperlipidémicos, eran capaces de reducir significativamente los factores de riesgo de enfermedad coronaria, probablemente debido a las proteína, fibra y grasas monoinsaturadas que poseen.

La almendra también tiene acción prebiótica, incluso en un estudio se comprobó que las bacterias crecían con un mayor índice, en comparación a otros productos prebióticos comerciales.

También hay variedades de almendras amargas, no comestibles, con las que se produce aceite, usados habitualmente con fines cosméticos y farmacéuticos.

Se cree que la Amigdalina, también llamada Laetrile (un compuesto químico que tienen el albaricoque, algunas nueces y las almendras), es capaz de combatir ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, diferentes estudios confirmaron que es tóxico (se pronuncia como cianuro en el organismo) y no sería eficaz como tratamiento contra el cáncer. Además, no ha sido aprobado para este uso por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

En la medicina tradicional a la almendra se la consumió sola o en aceite para tratar cálculos renales y biliares, callos, llagas, erupciones, asma, tos, disnea, espasmos, y prurigo, entre otras. Las hojas se han utilizado en el tratamiento de la diabetes, aunque ninguna de estas afecciones ha sido contrastada científicamente.

De la planta se pueden obtener tinturas o colorantes, de las hojas y frutas tonos verdes, y de las raíces tonos amarillos.
En ocasiones la proteína de la almendra puede causar reacciones anafilácticas graves en individuos susceptibles.

Preocupación sobre su uso

Natural Standard explica que no se conoce interacciones que la almendra pueda provocar con otros alimentos, sin embargo, se aconseja precaución a mujeres embarazadas o en período de lactancia, y personas con problemas respiratorios.

Se recomienda no complementarla con anestesia y otros medicamentos que se utilizan durante la cirugía, ya que podría retardar el sistema nervioso. Por eso, se aconseja dejar de usarla al menos dos semanas antes de una cirugía. También puede causar somnolencia, por eso, consumirla junto con medicamentos sedantes como (Klonopin), lorazepam (Ativan), fenobarbital (Donnatal), y zolpidem (Ambien), entre otros, podría ser peligroso.

Determinar una dosis apropiada depende de muchos factores, como la edad o el estado de salud. Hasta el momento no existe suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el uso de la almendra.

Fuentes consultadas:

Edible Medicinal and Non-Medicinal Plants, T.K. Lim, ISBN 978-94-007-1763-3.

Medicinal and poisonous plants. ISBN: 978-1-4822-5064-0.

The International Plant Names Index (IPNI).

The plant list.

Top 100 food plants / Ernest Small. ISBN: 978-0-660-19858-3.

Westcott’s Plant Disease Handbook, ISBN: 978-1-4020-4585-1.

Comparte tu opinión