Algas marinas: beneficios y efectos secundarios

Algas marinas: beneficios y efectos secundarios
| Foto: ISTOCK

 Las algas se han promocionado como superalimentos debido a sus altas concentraciones de proteínas, vitaminas, ácidos grasos poliinsaturados y nutrientes. 

Si bien la composición de nutrientes varía debido a las condiciones ambientales, las algas también contienen cantidades considerables de aminoácidos, carotenoides y minerales como zinc, magnesio y selenio. 

En las poblaciones asiáticas las algas marinas se consumen como alimento que preparan de distintas formas: crudas en ensaladas y como vegetal, encurtidas en salsa o vinagre, como aderezos, o en la confección de jaleas dulces, y también cocinadas en sopa de vegetales. 

Como hierba medicinal, las algas marinas se han usado en la elaboración de cosméticos tradicionales, en tratamientos para la tos, asma, hemorroides, diviesos, bocio, malestares estomacales, enfermedades urinarias y para reducir la aparición de tumores, úlceras y dolores de cabeza. 

Vietnam posee gran abundancia de algas florales, con un total estimado en mil especies, de las que se han identificado unas 638, según Natural Medicines.

Algas verdeazuladas o espirulina

Entre las varias especies, se reconocen las algas verdeazuladas conocidas como cianobacterias, incluidas Aphanizomenon flos-aquae, Arthrospira platensis, conocida como Spirulina platensis, Arthrospira maxima o Spirulina maxima,  Arthrospira fusiformis o Spirulina fusiformis, y Nostoc commune var. sphaeroides.

Esta antigua forma de vida vegetal, el alga verde azul se considera uno de los alimentos más ricos en nutrientes, que contiene hasta un 70% de proteína vegetal.

Las algas verde azuladas pueden ser una buena fuente de vitamina B12 para quienes no consumen carne.  El consumo de algas también puede reducir los riesgos de cataratas y degeneración macular relacionada con la edad.

 Se ha demostrado que la espirulina mejora la resistencia a la insulina en el VIH. Una revisión de 2013 de las algas verdes azules descubrió que pueden tener efectos inhibitorios sobre el estrés oxidativo y la inflamación y, por lo tanto, pueden ayudar en la prevención de enfermedades cardiovasculares y enfermedad del hígado graso no alcohólico.

 Otros supuestos beneficios de las algas verdes azules incluyen el de ser un potenciador inmunitario; efectos antivirales, antibióticos y anticancerígenos; efectos metabólicos que conducen a la reducción de peso y efectos reductores del colesterol.

Evidencia sobre su efectividad

Natural Medicines, la base de datos exhaustiva sobre  suplementos dietéticos, medicinas naturales y terapias alternativa,  aclara que la seguridad en el consumo y la eficacia de estos vegetales no están demostrados completamente. Acerca de la evidencia científica de algunas de los beneficios populares de las algas indica: 

Antibacteriano/antifúngico

  • Estudios de laboratorio sugieren actividad antifúngica y antibacteriana del fuco negro. Sin embargo, no se han realizado estudios confiables en humanos que apoyen su uso como agente antibacteriano o antifungicida.

Anticoagulante (adelgazador de la sangre)

  • Estudios de laboratorio han descubierto propiedades anticoagulantes en el fucoidán o fucano, que son componentes de las algas pardas como el fuco negro. Sin embargo, no existen estudios disponibles y de buena calidad en humanos que apoyen este uso.

Antioxidante

  • Estudios de laboratorio sugieren que el fucoidán, componente de algunas algas pardas, promueve la actividad antioxidante. Sin embargo, no se han realizado estudios en humanos de buena calidad que apoyen el uso como antioxidante.

Cáncer

  • Según estudios en animales y de laboratorio, muchas de las algas pardas, incluido el fuco negro (Fucus vesiculosus), parecen suprimir el crecimiento de varios tipos de células cancerígenas. Sin embargo, no existen en la actualidad estudios confiables disponibles realizados en humanos para ofrecer una recomendación de su uso para tratar el cáncer.

Diabetes

  • Según estudios realizados en animales, se cree que el extracto de fuco negro pudiera bajar los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, no existen estudios disponibles ni confiables, realizados en humanos en que apoyar una recomendación en el tratamiento de la diabetes.

Bocio (inflamación de la tiroides)

  • El fuco negro contiene diferentes concentraciones de yodo, por lo que se ha utilizado para tratar trastornos de la tiroides tales como el bocio. Aunque la evidencia sugiere actividad tiroidea, no existe suficiente investigación que apoye el uso de fuco negro en tratamientos de la tiroides.

Pérdida de peso

  • El fuco negro y otros productos de algas marinas son frecuentemente publicitados en el mercado para perder peso. Sin embargo, su eficacia y seguridad no han sido estudiadas en humanos.

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Fucus vesiculosus o bladderwrack

El Fucus vesiculosus o fuco negro (sargazo vejigoso, o sargazo vesiculoso) también conocido en inglés como bladder wrack es otro tipo de algas marinas, llamadas pardas. Crece en las costas del norte del Atlántico y el Pacífico de los Estados Unidos y en la costa del Atlántico norte y la costa báltica de Europa. 

El tallo principal  se usa con fines medicinales. Tiene vainas o vejigas resistentes y llenas de aire para ayudar a las algas a flotar, de ahí el nombre de "vejiga", en inglés (bladder wrack)

El tallo del fuco negro o bladderwrack se ha utilizado durante mucho tiempo para calmar los tejidos irritados e inflamados del cuerpo. También se usó históricamente como un laxante. 

 Las personas que viven cerca de los océanos o los mares tienen una tasa históricamente baja de hipotiroidismo, debido, en parte, a la ingestión de alimentos ricos en yodo, como los mariscos y las algas marinas como el focu negro. También se ha utilizado para contrarrestar la obesidad, posiblemente debido a su reputación de estimular la glándula tiroides. 

La investigación clínica en esta área no ha podido confirmar que las algas marinas como el fuco negro ayuden a perder peso, aunque se justifica una investigación más específica. 

Debe evitarse en individuos con alergias/hipersensibilidad al yodo ya que se puede presentar sensibilidad. La mayoría de las reacciones negativas estarían relacionados con altos contenidos de yodo, de metales pesados, u otros tipos de contaminación, que con el alga. Debido a la posible contaminación de éste con metales pesados, su consumo debe siempre ser considerado como potencialmente peligroso.

 En teoría, podría elevar o disminuir los niveles de la hormona tiroidea en la sangre.  El yodo, por otra parte, puede causar sabor metálico en la boca, aumentar la salivación y causar irritación en el estómago.

Los extractos de fuco negro pueden disminuir el nivel de azúcar en la sangre; se recomienda precaución en pacientes diabéticos o con hipoglucemia y para aquellos que estén tomando medicinas, hierbas o suplementos que afecten el nivel de azúcar en la sangre. 

A la ingesta constante del fuco negro y de otras algas marinas pardas tradicionalmente se le atribuyen propiedades laxantes, que pueden deberse a un componente, ácido algínico, que se encuentra en muchos agentes laxantes.

No se recomienda el uso del fuco negro durante el embarazo ni durante el periodo de lactancia debido a la falta de información científica confiable, por la presencia de altas concentraciones de yodo y por la posible contaminación con metales pesados.

Interacción con drogas y suplementos

Natural Medicines advierte que el alto contenido de yodo del fuco negro puede interferir con la función de drogas que actúan sobre la tiroides, tales como la levotiroxina (Synthroid®, Levoxil®). 

El fuco negro podría aumentar el riesgo de sangrado si se combina con hierbas y suplementos. Se tiene evidencia de numerosos casos de sangrado asociados al uso de Ginkgo biloba, y en menor número, de casos de sangrado asociados al ajo y palma enana americana. Muchos otros agentes pueden, en principio, aumentar el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

El fuco negro puede, en teoría, disminuir la absorción de hierro, especialmente si se toma por periodos prolongados de tiempo. Sus preparaciones contienen diferentes niveles de calcio, magnesio, potasio, sodio, vitaminas y minerales y por lo tanto podría aumentar los niveles sanguíneos correspondientes. El fuco negro puede interactuar con los diuréticos.

No existe suficiente evidencia científica como para recomendar el uso seguro del fuco negro en niños. Debido a su contenido de yodo y potencial contaminación con metales pesados no se recomienda su uso en niños.

Fuentes Consultadas:

Natural Medicines; American Botanical Council; US National Library of Medicine and National Institutes of Health. 

Comparte tu opinión