Seria advertencia ante la creciente resistencia a los antimicóticos

Seria advertencia ante la creciente resistencia a los antimicóticos
Los patógenos fúngicos son responsables de una amplia gama de infecciones | Foto: GETTY IMAGES

Los crecientes niveles de resistencia a los antimicóticos podrían provocar un aumento de los brotes de enfermedades y afectar la seguridad alimentaria en todo el mundo.

Un equipo internacional, liderado por investigadores del Imperial College de Londres y la Universidad de Exeter, advirtió en un artículo publicado en Science que se necesitan mejoras en los medicamentos existentes, así como un mayor enfoque en el descubrimiento de nuevos tratamientos, para evitar un "colapso global" en la capacidad para controlar y combatir las infecciones por hongos.

El mundo está en medio de un aumento "sin precedentes" de cepas de hongos que no pueden ser atacadas con drogas comunes, destacaron los científicos. Las personas con sistemas inmunes comprometidos, en particular los pacientes con cáncery los receptores de órganos, son los más vulnerables, ya que el arsenal de medicamentos utilizados para tratar las infecciones relacionadas con hongos y levaduras en humanos y ganado se ha agotado.

"La amenaza de la resistencia a los antimicrobianos está bien establecida en las bacterias, pero en gran parte se ha descuidado en los hongos", dijo el profesor Matthew Fisher, del Imperial College  y primer autor del estudio.

"Hoy nos encontramos en el nexo de una alarmante aceleración de la resistencia a los antibióticos, insecticidas y herbicidas. A través del uso indebido de productos químicos, la resistencia también produce un daño colateral generalizado a los sistemas naturales, sociales y económicos. La resistencia a los agentes antifúngicos plantea una un desafío particular porque se usa un conjunto limitado de productos químicos tanto en entornos agrícolas como clínicos ", señala el artículo.

Infecciones

Los patógenos fúngicos son responsables de una amplia gama de infecciones en humanos, animales y plantas.

Los científicos estimaron que una mayor cantidad de muertes son causadas por hongos a nivel mundial que el cáncer de mama o la malaria. Se cree que las muertes resultantes alcanzaron las mismas cifras que la tuberculosis.

 En cuanto a los alimentos, los hongos ya son responsables del 20 por ciento de las pérdidas anuales de cosechas en todo el mundo. Las prácticas agrícolas industrializadas desempeñan un papel clave en la resistencia a los medicamentos antifúngicos.

La combinación entre una mayor cantidad de personas, animales y cultivos que se mueven alrededor del mundo como nunca antes y el uso excesivo de tratamientos existentes ha impulsado el aumento de la resistencia, dijo el equipo de investigadores. Dichos procesos permiten a los hongos mutar y reproducirse rápidamente.

"El surgimiento de la resistencia está llevando a un deterioro en nuestra capacidad para defender nuestros cultivos contra los hongos patógenos. Las pérdidas anuales para la producción de alimentos tienen serias implicaciones para la seguridad alimentaria a escala mundial".

Según los investigadores, además del uso más selectivo de los antifúngicos existentes, y centrándose en el desarrollo de nuevos fármacos, los tratamientos dirigidos a reducir los genes de los hongos y evitar su propagación podrían ayudar a inclinar la balanza en la lucha contra los patógenos fúngicos.

Más información

Comparte tu opinión