Alerta por un brote de fiebre amarilla en Brasil

Alerta por un brote de fiebre amarilla en Brasil
La fiebre amarilla es una infección viral que se transmite por la picadura de mosquitos | Foto: ISTOCK

La Embajada de Estados Unidos en Brasil y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron un alerta de salud para los viajeros que visiten las ciudades de Río de Janeiro, São Paulo y los estados brasileños de Espírito Santo y Bahía debido al brote de fiebre amarilla que se registra en ese país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que desde el 1 de julio de 2017 hasta el 14 de enero de 2018, se notificaron 35 casos humanos confirmados de fiebre amarilla en Brasil, que incluyen 20 muertes y 145 casos sospechosos que se están investigando. 

En las últimas semanas, el número de casos humanos confirmados de fiebre amarilla se ha triplicado en ese país sudamericano, principalmente en los estados de São Paulo y Minas Gerais. Se notificaron casos confirmados en los estados de São Paulo (20 casos, incluidas 11 muertes); Río de Janeiro (tres casos, un caso de muerte); Minas Gerais (11 casos, incluidas siete muertes) y en el Distrito Federal (un caso fatal).

A principios de 2018, el Sistema de Vigilancia GeoSentinel informó sobre un caso de fiebre amarilla en un viajero holandés que había estado cerca de la región metropolitana de São Paulo. En respuesta al brote, la OMS amplió la lista de áreas donde se recomienda la vacunación contra la fiebre amarilla para viajeros internacionales a Brasil. La ciudad de São Paulo se agregó a esta lista ampliada.

¿Qué es la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla es una infección viral que se transmite por la picadura de mosquitos. Se puede contraer esta enfermedad si lo pica un mosquito infectado con el virus.

Esta enfermedad es común en Sudamérica y en África subsahariana. Cualquier persona puede contraer la fiebre amarilla, pero las personas mayores presentan un riesgo mayor de infección grave.

Si una persona es picada por un mosquito infectado, los síntomas generalmente se manifiestan entre 3 y 6 días más tarde. Al principio pueden ser leves, pero a medida que la enfermedad avanza, cuando ya la piel del infectado adquiere la coloración amarillenta típica (ictericia), el caso se puede agravar con hemorragias, problemas cardíacos, hepáticos o renales, y provocar la muerte.

La fiebre amarilla tiene 3 etapas:

  • Etapa 1 (infección): son comunes el dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, fiebre, sofoco, inapetencia, vómito e ictericia. Después de aproximadamente 3 a 4 días, a menudo los síntomas desaparecen brevemente.
  • Etapa 2 (remisión): la fiebre y otros síntomas desaparecen. La mayoría de las personas se recuperará en esta etapa, pero otras pueden empeorar en cuestión de 24 horas.
  • Etapa 3 (intoxicación): se presentan problemas con muchos órganos, incluyendo el corazón, el hígado y el riñón. También se pueden presentar trastornos hemorrágicos, convulsiones, coma y delirio.

Vacunación

La vacunación solo es efectiva si se recibe al menos diez días antes de la llegada a un área en riesgo. Los CDC recomiendan que cualquier persona de 9 meses o mayor que viaje a Brasil o viva en las áreas de riesgo debe vacunarse contra la fiebre amarilla. Debido a las limitaciones actuales en la disponibilidad de la vacuna contra la fiebre amarilla en Estados Unidos, es posible que los viajeros necesiten ponerse en contacto con un proveedor de vacunas contra la fiebre amarilla antes de viajar.

Otra forma de prevenir la fiebre amarilla es evitar las picaduras de mosquitos al permanecer en áreas protegidas o con aire acondicionado; usar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo y utilizar un repelente de insectos efectivo.

Comparte tu opinión