¿Necesito una endoscopía alta?

¿Necesito una endoscopía alta?
La endoscopía alta es un estudio que puede aportar información valiosa en varias condiciones del aparato digestivo. | Foto: GETTY IMAGES

La endoscopía alta (también llamada panendoscopia o gastroscopia) es un procedimiento que permite observar el interior del esófago, estómago y duodeno.

Se avanza por la boca un tubo flexible que tiene una cámara, más o menos del mismo grueso que un dedo, hasta la primera parte del intestino.

La endoscopía alta se realiza en aquellos pacientes que tienen síntomas persistentes como: dolor abdominal, náusea, vómito, problemas para pasar alimentos o acidez.

También se utiliza en casos de sangrado y cuando se requiere evaluar el esófago y el estómago antes de un procedimiento quirúrgico, como la cirugía bariátrica.

En Japón, donde hay altos índices de cáncer de estómago, la endoscopía alta se utiliza para identificar esta enfermedad en etapas tempranas.

El gastroscopio es el instrumento que se utiliza para realizar este procedimiento y cuenta con un espacio para poder tomar muestras de tejido, detener sangrados, extraer objetos extraños o aliviar obstrucciones. Este dispositivo es tan efectivo y seguro que ha evitado que muchos pacientes lleguen al quirófano.

Antes de este procedimiento el estómago debe estar vacío, por lo que en general se le pide al paciente que no consuma alimentos ni bebidas al menos 8 horas antes del estudio.

En ocasiones su médico le pedirá que suspenda algún medicamento, por ejemplo, los anticoagulantes, ya que aumentan el riesgo de sangrado. También debe informar de cualquier medicamento o suplemento que esté utilizando.

La mayoría de las veces el médico administra un aerosol en la garganta para anestesiar y además se aplica sedación (un tipo de anestesia ligera que administra por la vena).

El procedimiento se realiza con el paciente acostado de lado o sobre su espalda y el endoscopio pasa por la boca, esófago, estómago y duodeno. En general dura de 3 a 15 minutos y no causa ningún problema para respirar.

Después del procedimiento el efecto de la sedación tarda 1 a 2 horas en pasar y puede haber algo de molestias en la garganta por 1 o 2 días. Durante la endoscopía se infla el estómago para poder observar en su totalidad, por lo que el paciente puede sentirse distendido.

Casi todos los pacientes pueden comer después del procedimiento, a menos que su médico indique lo contrario.

Las complicaciones son poco frecuentes, pero incluyen sangrado, perforación o reacciones a los medicamentos administrados por la sedación. Es importante que el paciente que luego del estudio tenga problemas para pasar alimentos, dolor, fiebre o sangrado acuda pronto con su médico.

La endoscopía alta es un estudio que puede aportar información valiosa en varias condiciones del aparato digestivo. Es un procedimiento seguro y rápido, siempre y cuando sea realizado en manos de un experto.

Comparte tu opinión