¿Qué son y cómo se tratan las várices?

¿Qué son y cómo se tratan las várices?
Con una serie de medidas puedes disminuir los síntomas de várices o mediante el uso de medias de compresión o la safenectomía, usando tecnología láser o radiofrecuencia. | Foto: GETTY IMAGES

Las venas se encargan de llevar la sangre sin oxígeno de regreso al corazón. Las venas de las piernas cuentan con válvulas que evitan que la sangre se quede estancada.

Cuando estas válvulas se dañan o no funcionan bien se forman las várices, que son venas muy llenas de sangre.

Las várices pueden formarse por coágulos, heridas en la pierna, por el embarazo o el sobrepeso.

Algunos pacientes tienen un riesgo familiar a presentarlas. Los síntomas más comunes son el dolor, sobre todo al final del día, cambios en el color de la piel, úlceras e hinchazón.

Diagnóstico

El diagnóstico puede realizarlo un médico mediante una exploración física y en ocasiones es necesario un ultrasonido para saber qué tan dañadas están las válvulas de las venas de las piernas. 

Este estudio también puede identificar si alguna de las venas está bloqueada por un coágulo, por ejemplo.

Si usted tiene várices hay varias cosas que puede hacer para disminuir las molestias:

  • Caminar permite que los músculos facilite el flujo de la sangre hacia el corazón.
  • Elevar las piernas 3 o 4 veces al día por 30 minutos facilita la circulación.
  • Utilizar un jabón suave para asear las piernas y evitar que la piel se seque.
  • Usar crema humectante sin aroma para proteger la piel.

Esta enfermedad se puede tratar con medias de compresión, que son unas medias especiales que causan presión sobre la pierna y eviten que la sangre se acumule en las piernas.

Algunos medicamentos pueden mejorar la circulación también.

Si la enfermedad avanza demasiado la piel se daña y pueden formarse heridas, las cuales son difíciles de tratar pues tardan en cicatrizar y pueden infectarse. 

En estos casos su médico puede recomendarle antibióticos y vendajes especiales que favorecen el cierre de las heridas.

Cuando estas medidas no son suficientes pueden hacerse varios procedimientos quirúrgicos, como la safenectomía.

 Este procedimiento se realiza bajo anestesia regional (se administra la anestesia a través de una inyección en la espalda) y consiste en quitar las venas enfermas.

En la actualidad el procedimiento puede realizarse con tecnología láser o de radiofrecuencia, haciendo la recuperación más rápida.

Comparte tu opinión