¿Por qué algunas personas son tartamudas?

¿Por qué algunas personas son tartamudas?
La tartamudez es un problema del lenguaje que puede dificultar las relaciones sociales. | Foto: ISTOCK

En Estados Unidos alrededor de 3 millones de personas tartamudean. El tartamudeo afecta a personas de todas las edades. Se presenta más en los niños de 2 a 6 años de edad mientras están desarrollando sus habilidades de lenguaje.

Alrededor del 5 al 10% de todos los niños tartamudearán durante alguna etapa de su vida. Esto puede durar desde algunas semanas hasta varios años. Los varones tienen de 2 a 3 veces más de posibilidades de tartamudear que las niñas. 

La mayoría de los niños superan el tartamudeo al crecer. Alrededor del 75% de los niños se recuperan de tartamudear. Para el 25% restante, esto puede convertirse en un trastorno de la comunicación que les durará toda la vida, informa el Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés). 

¿Cómo se manifiesta?

El tartamudeo es un trastorno del habla en el que se repiten los sonidos, las sílabas o las palabras; se prolongan los sonidos; y se tienen interrupciones del habla conocidas como “bloqueos”. Una persona que tartamudea sabe exactamente lo que quisiera decir, pero tiene problemas para producir un flujo normal del habla. 

Estos trastornos del habla pueden estar acompañados de comportamientos que muestran esfuerzos, tales como parpadeo rápido de los ojos o temblor de los labios. 

El tartamudeo puede dificultar comunicarse con los demás. Esto puede influir en la calidad de vida y las relaciones interpersonales de la persona. Y también puede influir negativamente en el rendimiento en el trabajo y las oportunidades laborales, y el tratamiento médico puede ser caro. 

¿Cómo se trata?

Aunque actualmente no existe una cura para el tartamudeo, hay una variedad de tratamientos existentes. Si tú o tu hijo tartamudean, es importante que consulten a un especialista del habla y lenguaje para decidir los mejores tratamientos.

  • Tratamiento para los niños

Si los niños son muy pequeños, empezar el tratamiento pronto puede evitar que el tartamudeo del desarrollo se convierta en un problema que les dure toda la vida.
Hay estrategias que pueden ayudar a los niños a mejorar la fluidez al hablar, al mismo tiempo que les ayudan a desarrollar actitudes positivas con respecto a la comunicación. 

  • La terapia para el tartamudeo

Se concentra en tratar de ayudarles a las personas cómo minimizar el tartamudeo al hablar. Por ejemplo, tratar de hablar de forma más lenta, ajustar cómo se respira o avanzar poco a poco de responder con palabras de una sola sílaba a palabras más grandes y frases más complejas.
La mayoría de estas terapias también tratan la ansiedad que una persona que tartamudea pueda sentir cuando tiene que hablar.

  • El tratamiento con medicamentos

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha autorizado ningún medicamento para el tratamiento del tartamudeo. Sin embargo, se han usado algunos fármacos para tratar el tartamudeo que fueron aprobados para tratar otros problemas de salud, como la epilepsia, la ansiedad o la depresión. Estos medicamentos a menudo tienen efectos secundarios y puede resultar difícil usarlos durante mucho tiempo.

Cómo reaccionar cuando hablas con alguien que tartamudea

Consejos de la Fundación Americana de la tartamudez:

  • Evita hacer comentarios como: "Más despacio", "Ponte tranquilo", "Respira hondo", "Relájate", "No te pongas nervioso"... sólo consiguen acentuar la situación.

  • Te sentirás "tentado" a acabar las palabras o frases. Procura no hacerlo.
  • Mantén un contacto visual y no te avergüences o sonrojes delante de la situación.
  • Utiliza tú mismo un ritmo pausado a la hora de hablar con una persona con disfluencias, sin llegar a parecer poco natural o exageradamente lento. El hablar pausado crea buena comunicación con cualquier persona con quién hablas.
  • Intenta transmitir a la persona que lo importante es lo que está diciendo y no cómo lo dice.
  • Ten en cuenta que normalmente una persona con dificultades en su habla tendrá más dificultad en controlarse hablando por teléfono. Sé extremadamente paciente. Si respondes el teléfono y no oyes nada, asegúrate que no sea alguien con problemas de tartamudez.

Comparte tu opinión