Cómo detectar y prevenir la mielitis flácida aguda que ataca a los niños

Cómo detectar y prevenir la mielitis flácida aguda que ataca a los niños

 Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) alertaron sobre un posible brote de mielitis flácida aguda (MFA), una enfermedad neurológica similar a la polio, que afecta principalmente a los niños.

La entidad federal dijo que "desde 2014, en los Estados Unidos ha habido cifras altas de casos de esta enfermedad cada dos años, entre agosto y noviembre". 

Los enterovirus, y especialmente el enterovirus-D68 (EV-D68), son probablemente los responsables de estas altas cifras de casos.

Los CDC lanzaron un nuevo informe en su publicación Signos Vitales para alertar a los proveedores de atención médica acerca de un posible brote este año.

La mielitis flácida aguda puede agravarse rápidamente en el transcurso de unas horas o días y causar parálisis permanente o complicaciones de insuficiencia respiratoria potencialmente mortales en pacientes previamente sanos. Es decrir que los retrasos en la atención médica pueden ser graves, resaltan los CDC.

El informe de los CDC reveló que en 2018, el 35% de los casos no fueron hospitalizados hasta días después de comenzar los síntomas.

Qué es la mielitis flácida aguda

La mielitis flácida aguda es una enfermedad neurológica poco común, pero seria. Afecta un área de la médula espinal llamada sustancia gris. Puede causar que los músculos y los reflejos del cuerpo se debiliten. 

Debido a estos síntomas, algunos la consideran una enfermedad parecida a la polio.

Síntomas

La mayoría de las personas con mielitis flácida aguda presenta repentinamente:

  • Debilidad en brazos o piernas
  • Pérdida del tono muscular y los reflejos

Algunas personas también tienen otros síntomas, incluyendo:

  • Flacidez y debilidad facial
  • Dificultad para mover los ojos
  • Párpados caídos
  • Problemas para tragar
  • Dificultad para pronunciar palabras
  • Dolor en brazos o piernas

En ocasiones, la mielitis flácida aguda puede debilitar los músculos necesarios para respirar. Esto puede llevar a sufrir un cuadro de insuficiencia respiratoria, que es una enfermedad muy grave. Para tratarla, puede ser necesario el uso de un ventilador (máquina para asistir con la respiración).

Si tu hijo presenta alguno de estos síntomas, debe buscar atención médica de inmediato. Es una emergencia médica.

¿Cómo se diagnostica la mielitis flácida aguda?

La mielitis flácida aguda causa muchos de los mismos síntomas que otras enfermedades neurológicas, como la mielitis transversa y el síndrome de Guillain-Barré. Esto puede hacer que sea difícil de diagnosticar. Para diagnosticarla, el médico puede:

  • Realizar un examen neurológico, incluyendo examinar dónde hay debilidad, bajo tono muscular y disminución de los reflejos
  • Observar imágenes de la médula espinal y el cerebro. Esto puede incluir imágenes de resonancia magnética
  • Hacer pruebas de laboratorio del líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal)
  • Verificar la rapidez del nervio (velocidad de conducción nerviosa) y la respuesta de los músculos a los mensajes de los nervios (electromiografía)
  • Es importante que las pruebas se realicen en cuanto comienzan los síntomas.

¿Cuál es el tratamiento para la mielitis flácida aguda?

No hay un tratamiento específico para la mielitis flácida aguda. Un neurólogo (especialista en el tratamiento de enfermedades del cerebro y la médula espinal) puede recomendar tratamientos para los síntomas específicos. Por ejemplo, la terapia física u ocupacional puede ayudar con la debilidad de brazos o piernas. Los investigadores no conocen el pronóstico a largo plazo de personas con mielitis flácida aguda.

¿Se puede prevenir la mielitis flácida aguda?

Dado que los investigadores no conocen la causa exacta de la mielitis flácida aguda, no existe una forma específica de prevenirla. De todas formas, los virus pueden tener un rol en la afección, por lo que se pueden tomar las mismas medidas que se toman para prevenir el contagio y la propagación de otras infecciones virales:

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón
  • Evitar tocarse la cara cuando no se ha lavado las manos
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas
  • Limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia, incluyendo juguetes
  • Cubrirse la cara al estornudar y toser con un pañuelo desechable o el brazo
  • Quedarse en la casa si se está enfermo

Más sobre el nuevo informe de los CDC

El nuevo informe de Signos Vitales ofrece una mirada detallada de las características clínicas de la MFA, lo cual puede ayudar a los médicos a identificar mejor los signos y síntomas, a evaluar mejor a los pacientes, y a proveer un manejo y rehabilitación óptimos.

La tercera y mayor cifra de casos de MFA ocurrió en el 2018, con 238 casos en 42 estados. Los CDC revisaron los registros médicos de los pacientes para recolectar más información detallada acerca de sus síntomas, exámenes, pruebas de laboratorio, y de los hallazgos de las imágenes por resonancia magnética, así como dónde y cuándo obtuvieron atención médica.

El análisis de los CDC mostró, entre otras cosas que, en 2018:

  • El 76 % obtuvo atención médica en el plazo de un día; el 64% acudió a salas de emergencias.
  • El 98% de los pacientes con MFA fue hospitalizado.
  • El 54% de los pacientes fue internado en una unidad de terapia intensiva; uno de cada 4 pacientes internados necesitó ventilación mecánica para ayudarlo a respirar.
  • La mayoría de los casos fue en niños (94%) y la mayoría de los pacientes (86%) tuvo el comienzo de la MFA durante los meses de agosto a noviembre. 
  • La mayoría de los pacientes tuvo fiebre o enfermedad respiratoria aproximadamente seis días antes del comienzo de la debilidad en las extremidades. 
  • Otros síntomas tempranos comunes fueron dificultad para caminar, dolor en el cuello o en la espalda, fiebre y dolor en las extremidades.

Los CDC comenzaron la vigilancia de la MFA en los Estados Unidos en 2014, cuando la nación tuvo la primera cifra alta de 120 casos, a la que siguieron la de 2016 (153 casos) y la de 2018 (238 casos).

Es crítico comprender que ante cualquier síntoma de los descriptos antes, hay que consultar con el pediatra inmediatamente.

Fuentes: CDC, Signos Vitales, Medline Plus

Comparte tu opinión