Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Más cerca del origen del autismo

Más cerca del origen del autismo

Los investigadores de la Universidad de Stanford tomaron células de la piel de pequeños con el “Sindrome de Timothy”, una extraña condición que afecta a distintas partes del cuerpo, especialmente al corazón, y que genera una forma de autismo.

Utilizando una nueva droga experimental, corrigieron parcialmente la actividad anormal de estas células y las transformaron en neuronas, es decir, células cerebrales, explicaron en la revista Nature Medicine.

En este proceso, pudieron observar que un único defecto genético de las células las convertía en “anormales”, a diferencia de otros trastornos que involucran varias mutaciones genéticas.

Las neuronas de los niños con “Sindrome de Timothy” no crecían de manera normal y se agrupaban más en la parte baja del cerebro, a diferencia de las células de pequeños sanos, que se ramifican a lo largo de todas las regiones cerebrales.

Según explicó el doctor Ricardo Dolmetsch, líder del estudio, estos hallazgos indican que el autismo puede deberse, en parte, a una pobre comunicación entre las células de las distintas partes del cerebro.

Los científicos aseguran que este conocimiento ayudará a develar el origen del autismo, a entender qué es lo que comienza a funcionar mal en el desarrollo del cerebro de un niño autista, y a revertir su avance.

Dolmetsch aseguró que, en el futuro, esta desconexión neuronal tal vez se pueda modificar con la medicación adecuada.

La National Autistic Society recibió el hallazgo con cautela, ya que las células utilizadas pertenecen a niños con un síndrome tan extraño que sólo hay 20 casos registrados en todo el mundo.

Más para leer:

Comparte tu opinión