SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Por qué son importantes los espacios verdes para niños con asma?

Los niños con asma que viven en ciudades tienden a experimentar menos síntomas si están cerca de un parque, reveló un estudio de la Escuela de Enfermería y Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

En los Estados Unidos, el asma es la enfermedad crónica más común durante la niñez y cerca de 5 millones de niños padecen esta afección inflamatoria de los bronquios o vías aéreas, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El estudio examinó a un grupo de de 196 niños con asma persistente, entre los tres y los 12 años, que habitaba la zona centro de Baltimore, Maryland. Todos habían tenido síntomas o habían sido  hospitalizados por su asma durante el último año.

Los niveles de contaminación ambiental en Baltimore son similares  a los Nueva York y Los Ángeles, pero ligeramente inferiores a los de Londres y Milán.

"Vivir en un entorno urbano aumenta el riesgo de asma infantil y factores asociados con la vida en la ciudad -como la contaminación del aire- también contribuyen a altas tasas de asma mal controlada", señaló Kelli DePriest, enfermera de salud pública e investigadora principal del estudio.

Más cerca de los parques

Los investigadores compararon lo lejos que vivían los niños de un parque o un espacio verde con el número de días que sufrieron síntomas de la afección durante un período de dos semanas.

Los resultados sugieren que vivir cerca de un parque puede beneficiar a los niños con asma, especialmente a los niños mayores que tienen más probabilidades de ir al parque por su cuenta.

Por cada 1,000 pies (305 metros) de distancia entre su hogar y un parque, los niños mostraron un día adicional de síntomas por asma. Así, un niño que vivía al lado de un parque tuvo un promedio de cinco días sintomáticos de asma y un niño que vivía a 305 metros del parque tuvo seis días sintomáticos.

Los niños mayores que vivían cerca del parque tuvieron un promedio de cinco días sintomáticos, mientras que un niño que vivía a 152 metros del parque tuvo seis días sintomáticos.

"Estos resultados son importantes porque proporcionan un mayor apoyo para los beneficios de los parques de la ciudad y sugieren que las políticas de construcción adecuadas pueden mejorar la salud de los niños. También ayudarán a los proveedores de atención médica a tener una visión más holística de sus pacientes mediante la comprensión de cómo el acceso al espacio verde puede afectar a la salud", destacó DePriest.

La investigación se presentó en el marco Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Respiración, en  Milán (Italia).

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad