SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Nefropatía membranosa

Definición

Es un trastorno renal que lleva a cambios e inflamación de las estructuras dentro del riñón que ayudan a filtrar los desechos y los líquidos. La inflamación puede llevar a que se presenten problemas con la función renal.

Nombres alternativos

Glomerulonefritis membranosa; GN membranosa; Glomerulonefritis extramembranosa; Glomerulonefritis - membranosa; GNM

Causas

La nefropatía membranosa es causada por el engrosamiento de una parte de la membrana basal glomerular. Esta membrana es una parte de los riñones que ayuda a filtrar los desechos y líquidos extra de la sangre. La razón exacta de este engrosamiento se desconoce.

La membrana glomerular engrosada no funciona como debe. En consecuencia, se pierden grandes cantidades de proteína en la orina.

Esta afección es una de las causas más comunes del síndrome nefrótico. Este síndrome se refiere a un conjunto de síntomas que incluyen proteína en la orina, bajos niveles de proteína en la sangre, niveles altos de colesterol y triglicéridos e hinchazón. La nefropatía membranosa puede ser una enfermedad renal primaria o puede estar asociada con otros trastornos.

Los siguientes factores incrementan el riesgo de que se presente esta afección:

  • Cánceres, especialmente de colon y de pulmón
  • Exposición a toxinas, entre ellas, oro y mercurio
  • Infecciones como hepatitis B, malaria, sífilis y endocarditis
  • Uso de ciertos medicamentos como penicilamina, trimetadiona y cremas para aclarar la piel
  • Lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoidea, enfermedad de Graves y otros trastornos autoinmunitarios

El trastorno se presenta a cualquier edad, pero es más común después de los 40 años.

Síntomas

Los síntomas a menudo comienzan de manera lenta con el paso del tiempo y pueden incluir:

  • Edema (hinchazón) en cualquier área del cuerpo
  • Fatiga
  • Apariencia espumosa de la orina (debido a las grandes cantidades de proteína)
  • Pérdida del apetito
  • Micción excesiva durante la noche
  • Aumento de peso

Pruebas y exámenes

Un examen físico puede mostrar hinchazón (edema).

Un análisis de orina puede mostrar una gran cantidad de proteína en la orina. También puede presentarse algo de sangre en la orina. La tasa de filtración glomerular (la "velocidad" a la cual los riñones depuran la sangre) a menudo es casi normal.

Se pueden hacer otros exámenes para ver qué tan bien están funcionando los riñones y la manera en la que el cuerpo se está adaptando al problema renal. Estos incluyen:

  • Albúmina en sangre y orina
  • Nitrógeno ureico (BUN, por sus siglas en inglés)
  • Creatinina en la sangre
  • Depuración de la creatinina
  • Panel lipídico
  • Proteína en sangre y orina

Una biopsia del riñón confirma el diagnóstico.

Los siguientes exámenes pueden ayudar a determinar la causa de la nefropatía membranosa:

  • Examen de anticuerpos antinucleares
  • Anti-ADN bicatenario, si el examen de anticuerpos antinucleares es positivo
  • Exámenes de sangre para verificar si hay hepatitis B, hepatitis C y sífilis
  • Niveles del complemento
  • Examen de crioglobulinas

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas y retrasar el progreso de la enfermedad.

Controlar la presión arterial es la manera más importante de demorar el daño renal. La meta es mantener la presión en o por debajo de 130/80 mm/Hg.

Se deben tratar los niveles de colesterol y triglicéridos alto en la sangre para reducir el riesgo de ateroesclerosis. Sin embargo, una dieta baja en grasas y colesterol a menudo no es útil para las personas con nefropatía membranosa.

Los medicamentos utilizados en el tratamiento de la nefropatía membranosa incluyen:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA) para bajar la presión arterial
  • Corticosteroides y otros fármacos que inhiben el sistema inmunitario
  • Medicamentos (con mayor frecuencia las estatinas) para reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos
  • Pídoras de agua (diuréticos) para disminuir la hinchazón
  • Anticoagulantes para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos en los pulmones y en las piernas 

Las dietas bajas en proteínas pueden servir. Se puede recomendar una dieta moderada en proteínas (1 gramo [gm] de proteína diario por kilogramo [kg] de peso corporal).

Es posible que sea necesario reemplazar la vitamina D si el síndrome nefrótico es prolongado (crónico) y no responde a la terapia.

Esta enfermedad incrementa el riesgo de coágulos sanguíneos en los pulmones y las piernas. Se pueden recetar anticoagulantes para prevenir estas complicaciones.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico varía dependiendo de la cantidad de proteína que se pierda. Puede haber períodos libres de síntomas y reagudizaciones ocasionales. En ocasiones, la afección desaparece con o sin terapia.

La mayoría de las personas que tienen está enfermedad presentará daño renal y algunos de ellos progresarán a una enfermedad renal terminal.

Posibles complicaciones

Las complicaciones que pueden surgir a causa de esta enfermedad incluyen:

  • Insuficiencia renal crónica
  • Trombosis venosa profunda
  • Enfermedad renal terminal
  • Síndrome nefrótico
  • Embolia pulmonar
  • Trombosis de la vena renal

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su proveedor de atención médica si:

  • Tiene síntomas de nefropatía membranosa
  • Los síntomas empeoran o no desaparecen
  • Manifiesta síntomas nuevos
  • Presenta disminución del gasto urinario

Prevención

Tratar oportunamente los trastornos asociados y evitar sustancias que puedan ocasionar la nefropatía membranosa pueden reducir el riesgo.

Referencias

Appel GB, Radhakrishnan J. Glomerular disorders and nephrotic syndromes. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 121.

Pendergraft WF, Nachman PH, Jennette JC, Falk RJ. Primary glomerular disease. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector's The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 32.

Salant DJ, Cattran DC. Membranous nephropathy. In: Johnson RJ, Feehally J, Floege J, eds. Comprehensive Clinical Nephrology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 20.

 

Publicidad