Leucomalacia periventricular

Definición

La leucomalacia periventricular (LPV) es un tipo de lesión cerebral que afecta a los bebés prematuros. La afección involucra la muerte de pequeñas zonas de tejido cerebral alrededor de las áreas llenas de líquido, llamadas ventrículos. El daño crea "orificios" en el cerebro. "Leuco" se refiere a la materia blanca del cerebro. "Periventricular" se refiere a la zona alrededor de los ventrículos.

Nombres alternativos

LPV; Lesión cerebral - bebés; Encefalopatía de la prematuridad

Causas

La LPV es mucho más común en bebés prematuros que en recién nacidos a término.

Se cree que una causa importante de esta afección son los cambios en el flujo sanguíneo al área alrededor de los ventrículos del cerebro. Esta zona es frágil y propensa a las lesiones, especialmente antes de las 32 semanas de gestación.

Una infección para el momento del parto también puede jugar un papel como causa de la LPV. El riesgo de LPV es más alto para los bebés que son más prematuros o que están más inestables al nacer.

Los bebés prematuros que presentan hemorragia intraventricular (HIV) también están en mayor riesgo de desarrollar esta afección.

Pruebas y exámenes

Los exámenes empleados para diagnosticar la LPV incluyen un ultrasonido y una resonancia magnética de la cabeza.

Tratamiento

No existe tratamiento para la LPV. Se vigila cuidadosamente la actividad cardíaca, pulmonar, intestinal y renal de los bebés prematuros y se realiza tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). Esto ayuda a reducir el riesgo de desarrollo de LPV.

Expectativas (pronóstico)

La LPV a menudo lleva a que se presenten problemas del desarrollo y del sistema nervioso en los bebés en crecimiento. Estos problemas con mucha frecuencia se presentan durante el primero al segundo año de vida. Esto puede causar parálisis cerebral (PC), especialmente rigidez o aumento del tono muscular (espasticidad) en las piernas.

Los bebés con LPV están en riesgo de presentar problemas mayores del sistema nervioso. Estos probablemente incluirán los que comprometen movimientos como sentarse, gatear, caminar y mover los brazos. Estos bebés necesitarán fisioterapia. Los bebés extremadamente prematuros pueden tener más problemas con el aprendizaje que con el movimiento.

A un bebé a quien se le ha diagnosticado LPV debe ser vigilado por un pediatra del desarrollo o un neurólogo pediátrico. El niño debe visitar a su pediatra habitual para realizar exámenes programados.

Referencias

Greenberg JM, Haberman B, Narendran V, Nathan AT, Schibler K. Neonatal morbidities of prenatal and perinatal origin. In: Resnik R, Lockwood CJ, Moore TR, Greene MF, Copel JA, Silver RM, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 73.

Hüppi PS, Gressens P. White matter damage and encephalopathy of prematurity. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 52.

Merhar SL, Thomas CW. Nervous system disorders. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 120.

Neil JJ, Volpe JJ. Encephalopathy of prematurity: clinical-neurological features, diagnosis, imaging, prognosis, therapy. In: Volpe JJ, Inder TE, Darras BT, et al, eds. Volpe's Neurology of the Newborn. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 16.

Comparte tu opinión