Absceso: causas, síntomas, diagnóstico y tratamientos

Definición

Es una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo. En la mayoría de los casos, el área alrededor del absceso está hinchada e inflamada.

Causas

Los abscesos ocurren cuando se infecta un área de tejido y el sistema inmunitario del cuerpo trata de contenerla y combatirla. Los glóbulos blancos se mueven a través de las paredes de los vasos sanguíneos hasta el área de la infección y se acumulan dentro del tejido dañado. Durante este proceso, se forma el pus. La pus es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto, al igual que bacterias u otras sustancias extrañas.

Los abscesos pueden formarse en casi cualquier parte del cuerpo. La piel, el área subcutánea y los dientes son los sitios más comunes. Los abscesos pueden ser causados por bacterias, parásitos y sustancias extrañas.

Los abscesos en la piel son fáciles de ver. Son de color rojo, elevados y dolorosos. Los abscesos que se forman en otras áreas del cuerpo puede que no se vean, pero pueden causar daño a órganos.

Algunos tipos de abscesos y sus ubicaciones son:

  • Absceso abdominal
  • Absceso hepático amebiano
  • Absceso anorrectal
  • Absceso de Bartolino
  • Absceso cerebral
  • Absceso epidural
  • Absceso periamigdalino
  • Absceso hepático piógeno
  • Absceso de la médula espinal
  • Absceso subcutáneo (piel)
  • Absceso dental

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico, enfocándose en los síntomas del absceso. 

Los exámenes para localizar el absceso incluyen:

  • Ultrasonido
  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

Con frecuencia, se toma una muestra de líquido del absceso y se examina para ver qué tipo de microorganismo está causando el problema.

Tratamiento

El tratamiento varía, pero a menudo se requiere cirugía para drenar el absceso. También se pueden usar antibióticos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si cree que tiene algún tipo de absceso.

Prevención

La prevención de los abscesos depende del sitio donde aparecen. Por ejemplo, una buena higiene puede ayudar a prevenir abscesos cutáneos. Con la higiene dental y los cuidados de rutina se previenen los abscesos dentales.

Referencias

Ambrose G, Berlin D. Incision and drainage. In: Roberts JR, Custalow CB, Thomsen TW, eds. Roberts & Hedges' Clinical Procedures in Emergency Medicine and Acute Care. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 37.

De Prisco G, Celinski S, Spak CW. Abdominal abscesses and gastrointestinal fistulas. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 29.

Gea-Banacloche JC, Tunkel AR. Brain abscess. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 90.

Comparte tu opinión