Terapia de testosterona: ¿Sí o no?

Crédito:Thinkstock

El 3% de los estadounidenses de más de 40 años eligen tomar testosterona para aumentar su energía sexual y gastan nada menos que 2,000 millones de dólares en esta terapia de reemplazo hormonal. Sin embargo, las autoridades aún dudan sobre este tratamiento ya que hay varios estudios que lo asocian con un incremento de riesgo cardíaco.

¿Qué es la testosterona?
Crédito:Thinkstock

¿Qué es la testosterona?

Es una hormona que ayuda a desarrollar músculos, reducir la grasa corporal y aumentar el deseo sexual. Los hombres que registran niveles de esta hormona más bajo que lo normal para su edad, sufren de una condición llamada hipogonadismo. Sin embargo muchos la consumen sin sufrir esta deficiencia.

Signos de baja hormona
Crédito:Thinkstock

Signos de baja hormona

La testosterona desempeña un rol vital en muchas funciones corporales, y unos niveles bajos de testosterona pueden dejar a los hombres cansados, desinteresados en el sexo, infértiles y con los huesos más frágiles de lo común, según establece la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Aún en debate
Crédito:Thinkstock

Aún en debate

Las autoridades de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aseguran que aún no han podido tomar una decisión en cuanto a si la terapia de reemplazo de testosterona es peligrosa o no. Según sus propias palabras "la necesidad de reemplazar testosterona en estos hombres mayores es discutible".

Las dudas y el crecimiento
Crédito:Thinkstock

Las dudas y el crecimiento

Entre las contraindicaciones que la administración establece, aseguran que la comunidad científica no ha presentado "evidencia convincente" sobre si la terapia de reemplazo hormonal está asociada o no a problemas cardiovasculares. A pesar de esto, el aumento en el consumo es notable ya que en 2010 1.3 millones de personas tomaban testosterona y en el 2013 ese número ascendió a 2.3 millones.

Uno de cada cuatro
Crédito:Thinkstock

Uno de cada cuatro

Si bien cuatro de cada diez hombres mayores de 45 años tienen unos niveles de la hormona más bajos de lo normal, dice la Asociación Urológica Americana (American Urological Association), el reemplazo hormonal no es la panacea que los anuncios intentan vender. Muchos la compran para solucionar problemas de erección, pero si bien mejora el deseo sexual o libido, no es un tratamiento directo para los problemas de erección.

¿Es peligrosa para el corazón?
Crédito:Thinkstock

¿Es peligrosa para el corazón?

Hay estudios que dicen una cosa y otros que dicen otra. Por ejemplo, un estudio reciente de la Universidad de Texas asegura que no existe evidencia científica que conecte a la terapia de reemplazo de testosterona con el aumento de riesgo cardíaco. Sin embargo, investigadores de la Universidad de California aseguran que la terapia con testosterona duplica los riesgos de ataque cardíaco.

 No preserva la fertilidad
Crédito:Thinkstock

No preserva la fertilidad

El reemplazo de testosterona, dicen los expertos, no es una opción para los hombres que desean preservar su fertilidad. Eso se debe a que cuando un hombre toma terapia hormonal, los receptores de testosterona en el organismo informan al cerebro de que hay suficiente de la hormona, con lo cual inhibe la producción propia y por lo tanto, el cerebro envía señales a los testículos para que dejen de producir esperma.

Las investigaciones
Crédito:Thinkstock

Las investigaciones

En el estudio de la Universidad de California se observaron unos 56 mil hombres que usaban terapia de reemplazo de testosterona. Después de 90 días de terapia, las posibilidades de ataque cardíaco se duplicaron, en los hombres que tenían enfermedad cardíaca.

La otra cara
Crédito:Thinkstock

La otra cara

La otra investigación, la de la Universidad de Texas, analizó a unos 6 mil hombres de más de 66 años que fueron tratados con testosterona y los compararon con unos 19 mil que no recibieron el reemplazo hormonal. Como resultado de esta investigación, no se encontraron diferencias en el riesgo cardíaco.

 Una advertencia y una recomendación
Crédito:Thinkstock

Una advertencia y una recomendación

A mediados de año, la FDA había lanzado una advertencia que los productos que contienen testosterona podían causar coágulos en las venas. La FDA aprobó la administración de esta hormona en parches, geles y otras formas y se recomienda para hombres jóvenes con hipogonadismo que haya surgido como resultado de una enfermedad de los testículos, la pituitaria o el hipotálamo. Estos pacientes deberían hablar con su médico sobre un plan de tratamiento.

Comparte tu opinión