Causas posibles de la picazón vaginal

La picazón vaginal, que puede traer molestia y ruboriza a muchas mujeres puede ser consecuencia de una enfermedad de transmisión sexual o de algo tan simple como la falta de higiene o la depilación. Descubre aquí cuáles son las causas posibles, cómo tratarlas y evitarlas.

Todo sobre ETS
¿A qué se llama picazón vaginal?

¿A qué se llama picazón vaginal?

Se trata de una irritación molesta de la piel de la vagina y en el área circundante (vulva) que puede despertar el deseo de rascarse el área afectada. Los nombres científicos serían Prurito en el área vaginal; Prurito vulvar o Picazón en la vulva.

La depilación

La depilación

Si te has depilado recientemente la zona de la ingle y la porción de piel que rodea la vagina, ya sea con maquinita de afeitar o con cera caliente, como son áreas muy sensibles, muchas veces queda una leve irritación de la piel que puede traducirse en picazón y molestia.

Pelos encarnados

Pelos encarnados

Muchas veces los folículos capilares quedan abiertos y pueden infectarse por la depilación, y hace que salgan granitos, forúnculos y enrojecimiento del área. Por otro lado, la depilación muchas veces provoca la encarnación de pelos en la zona, lo cual también es molesto. La mejor manera de prevenirlos es exfoliando la piel previamente.

Irritantes químicos

Irritantes químicos

Puede suceder que ciertos detergentes de ropa y suavizantes de tela pueden traerte ciertas reacciones alérgicas y ocasionar molestias en las zonas íntimas. Así como también debes tener cuidado especial con los aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas y espumas anticonceptivas.

Qué hacer

Qué hacer

Si experimentas molestias y picazón y logras relacionarlos con alguna de estas sustancias, está demás decir que debes evitar el contacto, lavar bien la zona con agua tibia y jabón neutro y contactar a tu médico si la irritación no cede. Puedes comprarte una crema calmante para la irritación de la piel.

Menopausia

Menopausia

¿Sabías que con la menopausia se produce sequedad vaginal por la disminución de los niveles de estrógenos en el cuerpo? Esa sequedad puede traer irritación y provocar picazón y molestias vaginales e incluso dolor al tener relaciones. Consulta con tu médico sobre las distintas opciones que tienes en estos casos.

Estrés

Estrés

El estrés es una reacción física y mental muchas veces desproporcionada ante ciertos estímulos y acontecimientos de la vida que produce una serie de cambios corporales, entre ellos, la baja en las defensas. Por lo tanto, si estás estresada, tienes más chances de contraer infecciones vaginales, advierten los expertos de la Biblioteca General de Salud de Estados Unidos.

Hongos o candidiasis vaginal

Hongos o candidiasis vaginal

Es una afección muy común. Candida albicans es un tipo común de hongo, a menudo presente en pequeñas cantidades en la vagina, la boca, el tubo digestivo y en la piel. Por lo regular, no ocasiona enfermedad ni síntomas. Los síntomas son flujo anormal, dolor al orinar, enrojecimiento y ardor vaginal. Se trata con supositorios de venta libre.

Sexo y más sexo

Sexo y más sexo

Si has tenido una mayor actividad sexual en los últimos días, puedes tener sensibilizada o irritada la zona vaginal. Si tienes picazón, lo primero a descartar es la alergia al látex en el caso de que hayan usado un preservativo. Si no es el caso, utiliza una crema calmante y evita las relaciones por unos días a ver si mejora.

 Tricomoniasis

Tricomoniasis

Si tiene flujo amarillento o verdoso, con olor fuerte y molestias al tener relaciones sexuales, puedes haberte infectado con tricomonas o tricomoniasis, una enfermedad de transmisión sexual. Se trata de unos parásitos que entran en la vagina a través del semen de tu pareja y deben ser tratados con antibióticos. Este parásito no sobrevive en la boca o en el recto.

Herpes genital

Herpes genital

Si tienes bultitos rojos o ampollas pequeñas y dolorosas, llenas de un líquido claro o color paja, es posible que se trate de un brote de herpes genital, una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. El herpes tiende a repetirse pero en general pierde intensidad.

Otras causas posibles

Otras causas posibles

No es muy común pero la picazón vaginal puede tener relación también algunas enfermedades cutáneas precancerosas de la vulva o también la presencia de oxiuros, que son una infección parasitaria que afecta especialmente a los niños pero se puede dar en adultos también.

Cómo prevenir la picazón

Cómo prevenir la picazón

Los expertos recomiendan tomar ciertas precauciones como: evitar usar un papel higiénico perfumado o de color, no tomar baños de inmersión con espuma. Evitar las duchas vaginales y los aerosoles que se venden para la higiene femenina. Si tienes la ropa húmeda, especialmente trajes de baño o ropa para hacer ejercicio, cambiarla lo antes posible.

 Otras precauciones

Otras precauciones

Para lavarte la zona, siempre debes limpiar o lavar el área de adelante hacia atrás, es decir desde la vagina hasta el ano, después de orinar o defecar. Una buena idea es tomar yogur con cultivos vivos o tomar tabletas de lactobacillus acidophilus, sobre todo si estás tomando antibióticos.

La limpieza diario

La limpieza diario

Debes mantener el área genital limpia y seca, y usar jabones naturales sin perfume. Si eres diabética, es importante mantener los niveles de glucemia bajo control. Si eres obesa, controlar tu peso. También se recomienda usar ropa interior de algodón o medias veladas con entrepierna de algodón.

Cuándo contactar a un médico

Cuándo contactar a un médico

Presentas deseos frecuentes de ir a orinar, un notable aumento de la sed o del apetito, pérdida de peso inexplicable, micción frecuente o fatiga, ya que éstos pueden ser signos de diabetes. Si tienes fiebre, dolor abdominal o sangrado o flujo inusuales puedes tener una infección.

Algunos estudios

Algunos estudios

El médico te examinará a la persona, incluyendo el área de la pelvis y después de una serie de preguntas es probable que te mande a hacer alguno de estos estudios: Cultivo y examen microscópico del flujo vaginal, citología vaginal, biopsias de piel del área vulvar, análisis de orina y de sangre (incluyendo niveles hormonales) y puede recetarte algún antibiótico o anti-inflamatorio, ya sea por vía oral o una crema local.

Comparte tu opinión