Qué es el fósforo y por qué lo necesitamos en la dieta

Foto: ISTOCK

El fósforo es junto al calcio el mineral más abundante del organismo, muchos especialistas estiman que constituye el 1% de nuestro peso. Esta disponibilidad se debe a que es necesario para cumplir muchas de las funciones más importantes del cuerpo. Aquí puedes aprender más sobre su rol y de que manera obtenerlo.

Dónde se encuentra
Foto: ISTOCK

Dónde se encuentra

También podríamos preguntarnos donde no encontrarlo, ya que la mayoría de los alimentos poseen este mineral. Muchos expertos afirman que una dieta que sea rica en proteínas y calcio, también lo será en fósforo. Las mejores fuentes son cualquier tipo de carne, pescado, huevos, leche, nueces, frijoles, granos integrales y papas.

Cuál es el consumo adecuado
Foto: ISTOCK

Cuál es el consumo adecuado

La Academia Nacional de Medicina de EE. UU. recomienda diferentes dosis diarias de fósforo dependiendo la edad: 0 a 6 meses 100 mg., 7 a 12 meses 275 mg., 1 a 3 años 460 mg., 4 a 8 años 500 mg., 9 a 18 años 1,250 mg., adultos y embarazadas 700 mg. Generalmente este consumo se cubre fácilmente a partir de una dieta equilibrada, aunque existen excepciones en las que son necesarias suplementos.

Por qué lo necesitamos

No solo es importante por su notable presencia en nuestro cuerpo. El fósforo interviene en muchas funciones esenciales, a saber, en la formación de ADN y ARN, el desarrollo de proteínas, el balance hormonal y en el correcto funcionamiento de las reacciones metabólicas. Los siguientes son sus principales beneficios:

1. Fortalece los huesos

Los huesos son órganos rígidos que proporcionan sostén a nuestro cuerpo, mientras que las articulaciones son las encargadas de mantenerlos unidos. El fósforo es necesario para que estos se desarrollen correctamente y se mantengan fuertes y saludables. Algunos estudios encontraron que el consumo de este mineral ayudaría a prevenir enfermedades como artrosis, osteoporosis o fracturas.

5 pasos para fortalecer tus huesos

2. ¿Mejora la función cognitiva?

Ciertos estudios encontraron un vínculo entre el déficit de fósforo y problemas en el sistema nervioso central. Pero, no existe evidencia que garantice que un mayor consumo mejore su funcionamiento. Por ello, muchos expertos resaltan que este no es un mineral mágico y que los beneficios para la memoria o la concentración solo pueden verse si su consumo se acompaña con el de otros minerales.

Trucos para mantener el cerebro joven
3. Gran energizante
Foto: ISTOCK

3. Gran energizante

Normalmente se los recomienda a los deportistas, debido a que permite reducir el cansancio tanto mental como físico. Esto se debe a que forma parte de las moléculas que almacenan y utilizan energía. Además, otra forma en que fomenta el ejercicio es a partir de sus efectos positivos sobre el estado de ánimo.

4. Acción digestiva

Este mineral también cumple una función importante en los procesos digestivo. Junto a dos compuestos, riboflavina y niacina, estimula los movimientos intestinales y la correcta absorción de los nutrientes esenciales. En algunos casos, también se encontró que aliviaría la diarrea y el estreñimiento.

Boldo, un digestivo y sedante ancestral
5. Una opción para la menopausia
Foto: ISTOCK

5. Una opción para la menopausia

La menopausia es un momento de la vida de las mujeres en que dejan de tener menstruaciones. Normalmente ocurre después de los 45 años y se ve acompañada por cambios de humor, problemas para dormir y sofocos. Diferentes investigaciones señalan que el rol que cumple el fósforo en los equilibrios hormonales podría ayudar a contrarrestar estos síntomas.

Sexo y menopausia, ¿es posible?
Efectos adversos
Foto: ISTOCK

Efectos adversos

Es raro tener niveles elevados de fósforo en la sangre y esta situación solo suele presentarse en personas con problemas renales o diabetes. Un exceso de este mineral puede causar endurecimiento de los órganos y tejidos, diarrea e interferencias en la absorción de otros minerales, como calcio, hierro o zinc.

Cuando no es suficiente

Otra situación inusual son los niveles bajos de fósforo. Los expertos señalan que esto podría deberse al uso de ciertos medicamentos, como insulina o antiácidos. Sus síntomas incluyen dolor óseo o articular, pérdida de apetito, fatiga e irritabilidad. Frente a esta situación o a un exceso del mineral se recomiendan consultar a un profesional.

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Institutos Nacionales de la Salud, Natural Medicines.

Comparte tu opinión