¿Por qué nos duele la espalda?

Es muy común
Crédito:Thinkstock

Es muy común

El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes: afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de sus vidas. Conoce a los causantes del dolor de espalda y aprende a prevenirlos con cambios sencillos y a tu alcance. Y entérate de cuándo es momento de consultar al médico.

¿Cómo es el dolor que padeces?
Crédito:Thinkstock

¿Cómo es el dolor que padeces?

Puede variar desde un dolor sordo y constante, hasta un dolor súbito e intenso. El agudo aparece repentinamente y suele durar algunos días o semanas y es crónico cuando dura más de 3 meses. El reposo puede ayudar, sin embargo, permanecer en cama por más de 1 ó 2 días puede empeorar el cuadro.

¿Debo llamar al médico?
Crédito:Thinkstock

¿Debo llamar al médico?

Si el dolor de espalda es severo o no mejora al cabo de 3 días, debes llamar a un médico. También debes recurrir si aparece después de una lesión, o cuando además se presentan fiebre y problemas digestivos, aconseja el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, su sigla en inglés).

Culpable Nº 1: falta de ejercicio
Crédito:Thinkstock

Culpable Nº 1: falta de ejercicio

Cualquiera puede sufrir de dolor de espalda, pero hay varios factores que aumentan el riesgo de padecerlo, como envejecer, dado que es más común desde los 30 y 40 años de edad. Pero peor aún es tener una pobre condición física. El dolor de espalda es más común entre aquellas personas que no realizan ejercicio con regularidad.

Culpable Nº 2: el sobrepeso
Crédito:Thinkstock

Culpable Nº 2: el sobrepeso

Una dieta alta en calorías y grasas puede hacerte aumentar de peso. Y el sobrepeso puede hacer que la espalda se esfuerce demasiado y esto causa dolor. Además, influyen los factores hereditarios, es el caso de la espondilitis anquilosante, un tipo de artritis que afecta a la columna vertebral y que puede ser genética. Fuente: NIAMS.

Culpable Nº 3: tu trabajo
Crédito:Thinkstock

Culpable Nº 3: tu trabajo

Hacer algunos trabajos como levantar, empujar y jalar al mismo tiempo que se tuerce la columna vertebral, causa dolor de espalda. Si trabajas en un escritorio todo el día y no te sientas derecho, también lo padecerás. Y cuidado si fumas: es posible que tu cuerpo no pueda llevar suficientes nutrientes a los discos de la espalda.

Culpable Nº 4: las lesiones
Crédito:Thinkstock

Culpable Nº 4: las lesiones

Los problemas relacionados con la mecánica de la espalda misma pueden causar dolor. Por ejemplo, discos lesionados, espasmo, tensión muscular y hernia discal. Las lesiones causadas por esguinces, fracturas, accidentes y caídas pueden resultar en dolores de espalda. Aquí se debe consultar al médico.

Culpable Nº 5: las enfermedades
Crédito:Thinkstock

Culpable Nº 5: las enfermedades

El dolor de espalda también puede ocurrir junto con algunas otras condiciones y enfermedades tales como: escoliosis, espondilolistesis, artritis, estenosis lumbar, embarazo, piedras en los riñones, infecciones, endometriosis y fibromialgia. Las infecciones, los tumores y el estrés también los podrían causar, según el NIAMS.

¿Cómo prevenirlo?
Crédito:Thinkstock

¿Cómo prevenirlo?

El Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel aconseja: hacer ejercicio regularmente para fortalecer los músculos de la espalda, mantener un peso saludable, tomar suficiente calcio y vitamina D todos los días, mantener una buena postura y evitar levantar objetos pesados mientras sea posible.

Ciática
Crédito:Thinkstock

Ciática

El tipo de dolor de espalda que surge después de levantar peso o hacer ejercicio demasiado fuerte, es causado por tensión muscular. Pero otras veces puede estar relacionado con un disco que se rompe o se inflama; entonces éste presiona el nervio ciático y se siente dolor en la nalga hacia abajo de una pierna, a esto se llama ciática.

Los mejores tratamientos
Crédito:Thinkstock

Los mejores tratamientos

El tratamiento dependerá del tipo del tipo de dolor que padezcas. Si es intenso, podrías tomar acetaminofeno, aspirina o ibuprofeno por unos pocos días. El médico podrá indicar relajantes musculares, antinflamatorios, aplicarte inyecciones o cremas sobre la zona para aliviar el dolor si es muy intenso.

Compresas calientes o frías
Crédito:Thinkstock

Compresas calientes o frías

Estas pueden aliviar la rigidez y el dolor de espalda. El calor reduce los espasmos musculares y el dolor. El frío ayuda a reducir la hinchazón y adormece el dolor profundo. Si bien las compresas calientes o frías alivian el dolor, no pueden corregir las causas del dolor de espalda crónico. Fuente: NIAMS.

El ejercicio hace bien
Crédito:Thinkstock

El ejercicio hace bien

El ejercicio adecuado puede aliviar el dolor de espalda crónico, pero debes evitarlo en casos de dolor agudo. Tu médico o quiropráctico puede recomendarte ejercicios adecuados para tu caso. El yoga es una disciplina muy utilizada para aliviar estos dolores.

Medicina alternativa
Crédito:Thinkstock

Medicina alternativa

Las opciones más conocidas son: manipulación, cuando un profesional utiliza las manos para ajustar o dar masaje a la columna vertebral. Estimulación eléctrica transcutánea: una caja colocada en el lugar del dolor envía pulsaciones eléctricas a los nervios y acupuntura, se colocan agujas delgadas en puntos clave.

¿Cuándo es para cirugía?
Crédito:Thinkstock

¿Cuándo es para cirugía?

La mayoría de las personas con dolor de espalda crónico no necesita cirugía. El NIAMS informa que sólo se utiliza cirugía cuando otros tratamientos fracasaron o hay lesiones y enfermedades: discos herniados, estenosis espinal, espondilolistesis, fracturas vertebrales o enfermedad degenerativa de los discos.

Cambios sencillos que te ayudan
Crédito:Thinkstock

Cambios sencillos que te ayudan

Debes aprender a levantar, empujar y jalar sin esforzar tanto la espalda. Intenta distribuir el peso que llevas. Hacer cambios en la forma en que haces ejercicios, descansas o duermes, también pueden ayudar a disminuir el dolor. Dejar de fumar y llevar una dieta sana, son otras medidas preventivas muy saludables.

Comparte tu opinión