Los 10 platos prohibidos de Thanksgiving

Festejos y calorías
Crédito:Shutterstock

Festejos y calorías

Thanksgiving es una época para descansar, comer y dar gracias por las bendiciones del año. Pero los días que transcurren entre esta celebración y Año Nuevo ¡es cuando más se come! Sin darte cuenta, terminas ingiriendo todas las calorías del día en una sola comida y aumentando de peso en una sola noche.

1. Gravy (jugo o salsa de pavo)

Este aderezo está compuesto en su mayor parte por la grasa que cae del pavo durante la cocción. Es muy alto en colesterol y pésimo para el corazón ya que cada taza de este producto (envasado) ronda las 120 calorías y tiene 1,5 gr de grasas saturadas, 5 mg de coleterol y 1,373 mg de sodio.

Reemplazo: salsa a base de vegetales
Crédito:Thinkstock

Reemplazo: salsa a base de vegetales

Para un aderezo más saludable, hierve tus vegetales favoritos y mézclalos en la licuadora con caldo de pollo y especias. Prueba con tomates, frijoles, apio o cebollas y agrégale cáscara de naranja, perejil o limón. Es un delicioso reemplazo sin colesterol, con solo 19 calorías y apenas 1 gramo de grasa.

2. Pan de maíz (corn bread)

Este plato dulce se come antes o durante la cena acompañado con un poco de mantequilla. Pero cada porción aporta 180 calorías, 5 gramos de grasa y 12 de azúcar. Por eso aunque se vea delicioso, lo más sensato sería pasarlo por alto.

Reemplazo: elote cocido
Crédito:Shutterstock

Reemplazo: elote cocido

Con muchas menos calorías que el pan de maíz, te quita el antojo sin dañar la figura. Si evitas bañarlo en mantequilla, tu abdomen te lo agradecerá los días siguientes. Una unidad mediana aporta 70 calorías, 0,6 gr de grasa y 2,10 gr de fibra, que representa el 8% de los requisitos diarios.

3. Relleno (stuffing)
Crédito:F.CUEVAS/Univision.com

3. Relleno (stuffing)

Aunque cada receta es distinta, suele estar repleto de sodio y grasa. Se elabora con pan tostado, mucha mantequilla, tocino y apio, entre otros ingredientes. Si se cocina dentro del pavo, también absorbe toda la grasa del ave. Cada porción aporta 200 calorías, 6 gramos de grasa y 750 mg de sodio.

Reemplazo: ensalada de otoño
Crédito:Thinkstock

Reemplazo: ensalada de otoño

Nada acompaña mejor al pavo de Acción de Gracias que una buena ensalada con los sabores del otoño. La puedes preparar con arúgula, espinaca, peras, almendras y queso feta bajo en grasa, aderezado con vinagre balsámico. Aporta 130 calorías, 5 gr de grasa y 94 gr de sodio.

4. Puré de camote (sweet potato)

Es como comer el postre durante la cena, ya que aún las versiones más sanas poseen gran cantidad de azúcar morena o miel de maple. La Asociación Americana del Corazón recomienda un máximo de 25 gramos de azúcar al día para mujeres y 37 para hombres. Pero este plato aporta 210 calorías por porción y 38 gramos de azúcar ¡sin contar los malvaviscos o marshmallows!

Reemplazo: camote al horno

El camote tiene muchas propiedades saludables cuando se prepara de manera correcta. Es una buena fuente de vitaminas A y C, es alto en fibra y hasta puede ayudar a combatir ciertos tipos de cáncer. Si lo preparas al horno con un poco de mantequilla, miel y canela, solo tendrá 140 calorías y 9 gramos de azúcar por porción.

5. Pellejo y carne oscura del pavo
Crédito:Thinkstock

5. Pellejo y carne oscura del pavo

El pavo puede ser de las carnes más magras si sabes elegir bien. Aunque ambas son altas en proteína, la carne oscura con pellejo tiene más calorías que la blanca y casi tres veces la cantidad de grasa. Cada porción aporta 270 calorías, 12 gramos de grasa, 150 mg de colesterol y 40 gr de proteína.

Pechuga de pavo
Crédito:Thinkstock

Pechuga de pavo

La pechuga de pavo está entre las carnes más saludables y es una gran opción para quienes buscan guardar la dieta en esta celebración. Procura llenar tu plato con pechuga y vegetales hervidos y podrás resistir las tentaciones gastronómicas de la noche, con solo 150 calorías por porción, 2.4 gr de grasa, 52 mg de colesterol y 25 gr de proteína.

6. Ejotes al gratín
Crédito:Thinkstock

6. Ejotes al gratín

Este platillo de vegetales es engañoso. Los ejotes van bañados en mantequilla, queso y sal con cebolla frita encima. Cada porción representa 130 calorías, 9 gr de grasa y 460 mg de sodio.

Reemplazo: ejotes hervidos

Los ejotes están llenos de vitaminas y fibra. Cada porción aporta 40 calorías, 5 gr de fibra y 90 mg de sodio.Hiérvelos con un poco de sal y combínalos con almendras y aceite de oliva para aprovechar sus aceites beneficiosos para tu corazón.

7. Puré de papas con mantequilla

El problema no es la papa, sino lo que se le agrega para lograr la consistencia cremosa que tanto nos gusta. La leche entera, la mantequilla y la sal hacen que este platillo sea de los prohibidos para la dieta, ya que aporta 237 calorías por porción, más 9 gr de grasa y 666 mg de sodio.

Reemplazo: papa al horno

Hay versiones dietéticas del puré que se prepara con leche descremada y poca mantequilla. Pero la mejor forma de comer una papa es al horno y con cáscara. Contiene mucho potasio que ayuda a mantener el corazón saludable, 145 calorías por porción, 3 gr de fibra y 50 mg de sodio.

8. Jalea de arándano agrio en lata (cranberry)
Crédito:Thinkstock

8. Jalea de arándano agrio en lata (cranberry)

Una lata de 'cranberry' tiene casi cuatro veces la cantidad diaria recomendada de azúcar. Si quieres dejar espacio (y gramos de azúcar) para el postre, ten cuidado con la cantidad de jalea que le pones a tu plato. Una lata contiene 420 calorías y 84 gr de azúcar.

Reemplazo: salsa de arándano agrio hecha en casa
Crédito:Thinkstock

Reemplazo: salsa de arándano agrio hecha en casa

Los arándanos agrios son una buena fuente de vitaminas y fibra. También son de las frutas que más antioxidantes contienen y ayudan a prevenir ciertos tipos de cáncer. Cómpralos frescos o congelados y prepáralos con edulcorante, cáscara de naranja y un poco de canela. Solo aportan 45 calorías y 4 gr de fibra por taza.

9. Pastel de nueces pecan (pecan pie)
Crédito:Shutterstock

9. Pastel de nueces pecan (pecan pie)

Es de muerte lenta por ser a la vez delicioso y malo para la salud. Todo el esfuerzo que hiciste durante la cena se puede echar a perder con un solo bocado de este postre. Una porción, sin contar el helado de vainilla que muchos le agregan, aporta 500 calorías, 37 gr de grasa y 26 gr de azúcar.

Reemplazo: manzana asada
Crédito:Thinkstock

Reemplazo: manzana asada

Si te quedaste con el antojo de algo dulce después de la cena, prepara una manzana al horno con un poco de azúcar morena y canela. Aporta 100 calorías por porción, nada de grasa y 23 gr de azúcar.

10. Bebidas alcohólicas

Escoge tu pecado. Si te vas a dar gusto en la cena, no hace falta abusar del alcohol ya que dos copas le pueden añadir hasta 300 calorías a tu suma total de la noche. Además pierdes la fuerza de voluntad y terminas comiendo más de lo que tenías planeado. Un Martini aporta 225 calorías y una copa de vino tinto, 120 calorías.

Agua con limón
Crédito:Thinkstock

Agua con limón

Tomar agua antes y durante la cena te ayuda a sentirte satisfecho más rápido. Procura tomarte un vaso antes de sentarte y otro mientras comes para poder controlar cuánta comida consumes. Esta bebida tiene cero en calorías, grasa y azúcar ¡pero 100 en salud!

Comparte tu opinión