Los 10 mitos sobre el acné

Una enfermedad de muchos

Una enfermedad de muchos

El acné es una enfermedad que sufren nada menos que 17 millones de personas en Estados Unidos. Chocolates, fritos, hamburguesas fueron declarados sus enemigos durante años. Aquí te presentamos todo lo que necesitas saber sobre el acné y qué hay de cierto en cada uno de sus mitos.

Mito #1; Prohibido el chocolate y los fritos

Mito #1; Prohibido el chocolate y los fritos

Según datos suministrados por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, no hay evidencia médica que asocie una dieta rica en grasas con la aparición de acné. De todos modos, es aconsejable adoptar una dieta sana rica en frutas, verduras, cereales y mucha agua para depurar el organismo y que la piel luzca radiante.

¿Qué produce esos indeseados granitos?

¿Qué produce esos indeseados granitos?

Los folículos de la piel, según explica la Universidad de Medicina de New Jersey, producen una sustancia aceitosa llamada sebo, que entra en contacto con la superficie de la piel a través de la apertura de estos folículos. Si alguno se obstruye, el sebo no puede salir y favorece el desarrollo de bacterias que producen inflamación y el llamado acné.

Mito #2: El estrés te llena de granitos

Mito #2: El estrés te llena de granitos

Ni el peor de los picos de estrés te puede provocar la aparición de acné si hasta el momento no lo has tenido. Según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, los malos hábitos que se adoptan en épocas de estrés agravan el acné, como hacer desarreglos con la alimentación, tocarse la cara con frecuencia y descuidar la limpieza de la piel.

En el acné preexistente pasan otras cosas

En el acné preexistente pasan otras cosas

Un informe publicado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos asegura que las personas sufren de acné recurrente porque tendrían acelerado el proceso químico que induce la producción de sebo. Si existe una predisposición al acné entonces el estrés podría ser disparador de un brote en la cara.

Mito #3: El acné desaparece solo

Mito #3: El acné desaparece solo

Si bien es cierto que el acné mejora con el tiempo, hay varios tratamientos que te ayudan a mejorar la piel mucho antes y previenen secuelas y cicatrices. Puedes realizar topicaciones locales, ingerir medicación específica o aprovechar los tratamientos con láser, el peeling químico y la dermoabrasión que se realizan en el consultorio.

Mito #4: El sol y las camas solares mejoran la piel

Mito #4: El sol y las camas solares mejoran la piel

No hay relación probada entre el bronceado y la reducción del acné, y si bien parece disimularlo, puede causar sequedad e irritación en la piel y brotes de granitos en el futuro. Respecto de las camas solares, la Organización Mundial de la Salud advierte que son un factor de riesgo para el cáncer de piel.

Mito #5:  Algunos productos comerciales te borran el acné

Mito #5: Algunos productos comerciales te borran el acné

No existen los productos mágicos para el acné, por eso de nada sirve comprar cremas o lociones que prometen dejar tu piel como seda. Según un informe de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, hay medicamentos que ayudan a reducir la producción de sebo, disminuir la cantidad de bacterias o aliviar la inflamación. Se pueden aplicar topicaciones locales o ingerir comprimidos bactericidas recetados por el especialista. En algunos casos se prescriben anticonceptivos orales, ya que en algunos casos las hormonas que contienen pueden ayudar a controlarlo.

Soluciones de venta libre

Soluciones de venta libre

Charles Crutchfield, profesor de Dermatología de la Universidad Médica de Minnesota explica que el acné leve se puede tratar con productos de venta libre, la mayoría de los cuales contienen peróxido de benzoilo o ácido salicílico. El primero es un antiinflamatorio que frena el desarrollo de bacterias, pero las personas de color deben moderar su uso ya que puede decolorar la piel. El ácido salicílico actúa destapando los poros, y es importante no abusar de ellos y no combinarlos ya que se puede secar la piel en exceso.

Mito #6: Lavarse la cara con frecuencia reduce el acné

Mito #6: Lavarse la cara con frecuencia reduce el acné

Si bien ayuda a remover las impurezas como el polvo y la gratitud, el exceso de higiene puede producir sequedad e irritación. La dermatóloga neoyorquina Amy Wechsler aconseja no toquetear la piel con frecuencia y advierte que no se deben apretar o reventar los granitos porque puede empeorar el acné, provocar infecciones y dejar marcas.

Mito #7: Los granitos desaparecen al explotarlos

Mito #7: Los granitos desaparecen al explotarlos

Por ningún motivo hay que apretarse los granitos. Si bien puede dar la apariencia de que ha desaparecido, se suelen empujar más profundamente las bacterias dentro de la piel, ocasionando hinchazón y hasta infección. Lo mejor es seguir los tres pasos básicos: limpiar, exfoliar y tonificar y utilizar algún producto que disimule y seque paulatinamente los granitos.

MIto#8: Frotar la cara reduce el acné

MIto#8: Frotar la cara reduce el acné

La doctora Claire A. Pipkin, dermatóloga de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke explica que el a la inversa: si se frota la piel en exceso, puede provocar la aparición de acné. La higiene regular ayuda a retirar células muertas y exceso de grasa, pero al frotar en exceso la piel se puede irritar y resecar. Esta agresión al manto hidrolipídico va a producir un exceso de grasa para contrarrestar el daño, lo que va a traer nuevo brotes de acné.

Mito#9: Las marcas de acné son definitivas

Mito#9: Las marcas de acné son definitivas

Para los casos más serios de acné, uno de los tratamientos más modernos es la regeneración superficial con láser. Ésta elimina la capa superior de la piel dañada y tensa la capa media haciendo lucir más suave. La aplicación puede tomar entre 10 minutos o una hora y se utiliza con anestésico local. La recuperación completa de la piel toma entre 3 y 10 días.

Mito #10: El maquillaje produce acné

Mito #10: El maquillaje produce acné

Mientras elijas productos no alergénicos que no bloqueen los poros, no te afectará. Y más aún: algunas bases de maquillaje contienen un secante activo con ácido salicílico, glicólico o peróxido de benzoilo que ayudan a prevenir el acné. Se presentan en diferentes texturas (líquido, compacto y cremoso) que no tapan los poros y permiten que tu piel respire. Importante: no olvides utilizar siempre un buen demaquillante de base acuosa.

Comparte tu opinión