Las mejores y peores ideas para combatir el frío

Se pierde la cabeza

Se pierde la cabeza

Cuando el frío azota todos nos volvemos locos y en nuestro afán de recuperar algo de calor corporal, somos capaces de intentar cualquier idea por muy descabellada que parezca. Desde tomar algo caliente hasta consumir helado buscamos a cualquier precio el sentirnos “calentitos”. Pero, ¿qué es lo mejor?

Otros usos

Además de quitarte el frío, esta planta puede ayudarte en los momentos en los que tu salud se encuentre vulnerable ya que, según la Biblioteca Nacional de Medicina, ayudaría a aliviar los resfriados, mareos, problemas estomacales, y dolor menstrual, así como la artritis.

Cómo prevenir la indigestión

2. ¿Beber alcohol produce calor?

Si cuidarte del frío quieres, beber alcohol no debes. Y es que se ha comprobado que el consumo de este tipo de bebidas podría producirte una leve sensación de calor; sin embargo, lo que realmente sucede es que disminuye tu temperatura corporal y por si fuera poco aumenta el riesgo de que presentes hipotermia.

20 alimentos que queman grasa
¿Por qué no siento frío?

¿Por qué no siento frío?

La razón por la que te sientes “calentito” mientras bebes una copa de alcohol es por que los vasos sanguíneos se dilatan y envían sangre caliente hacia la piel. No obstante, este efecto es temporal ya que al final lo único que se logra es que se reduzca la capacidad de tu cuerpo para combatir el frío.

10 alimentos que causan adicción
3. Chiles milagrosos

3. Chiles milagrosos

Según la experta Stephanie Watson, la capsaicina, un químico presente en el chile, actúa como un estimulante de los receptores nerviosos de la boca y hace que se envíen señales al sistema nervioso como si el cuerpo estuviera caliente, lo que deriva en que comiences a sudar. Esta técnica podría ayudarte con el frío.

4. El frío es mental

Según los monjes tibetanos, controlar tu “energía interior” puede hacer que se eleve tu temperatura corporal. Y para comprobar esto, investigadores de la Universidad Nacional de Singapur analizaron a unos monjes que fueron capaces de aumentar su temperatura corporal central y secar sábanas mojadas que estaban encima de ellos.

Meditación para algunos

En el estudio, que fue publicado en la revista científica Plos One, se encontró que pese a la temperatura que se llega a registrar en la cordillera del Himalaya, en Asia (-25 grados Celsius), el grupo de monjes pudo incrementar su temperatura corporal a 38,3 grados a través de la meditación.

5. Caliente para el frío

5. Caliente para el frío

Quién de nosotros no se ha preparado una bebida caliente para soportar las bajas temperaturas. En teoría se piensa que al tomar algo así nuestro cuerpo se sentiría con menos frío. Sin embargo, la ciencia no ha estado del todo de acuerdo.

Sólo refresca

Algunos creen que el consumo de bebidas calientes aumenta la temperatura corporal central, lo que provoca la producción del sudor. Debido a que el agua se evapora rápidamente en la piel el cuerpo tiende a enfriarse de inmediato.

6. ¿Mejor el helado?

Aunque se trata de un producto frío, su contenido de grasa hará que tu cuerpo esté más caliente, asegura Barry Swanson, profesor de la Universidad Estatal de Washington. “La grasa se mueve lentamente por el sistema digestivo por lo que se necesita más energía para digerir”, y calienta más el cuerpo.

7. Come arroz integral

7. Come arroz integral

Porque son más difíciles de digerir, los complejos como el arroz y otros granos son perfectos para producir calor en tu cuerpo. Cualquier cosa que tenga carbohidratos complejos y alimentos procesados como el arroz integral ayudan más al calentamiento que al enfriamiento.

8. No te sientas solo

La soledad es un estado que literalmente podría dejarte congelado. Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Toronto determinó que la falta de un contacto social puede conducir a consecuencias que se manifiestan en tu físico, como por ejemplo, disminuir tu temperatura corporal.

9. Mayor frío = más resfriados

9. Mayor frío = más resfriados

Es uno de los pensamientos más recurrentes entre la sociedad. No obstante, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos señala que no hay evidencia de que la exposición a las bajas temperaturas aumenta las posibilidades de tener un resfriado.

Entonces, ¿por qué me enfermo?

Debido a las inclemencias del invierno, muchas personas llegan a permanecer en lugares cerrados, secos y con muy poca ventilación. En esos casos, la proximidad con amigos infectados y algunos familiares son determinantes para contraer una enfermedad como el resfriado.

10. Todo el calor se va por la cabeza

10. Todo el calor se va por la cabeza

Aunque muchos usan gorros para evitar esto, en realidad se trata de las ideas más erróneas de la historia moderna, según el Dr. Daniel I. Sessler, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lousville, quien considera que únicamente alrededor de un 10% de la pérdida de calor vendría de la cabeza.

11. Con temperaturas diferentes

Así como las mujeres son de Venus y los hombres de Marte, muchos piensan que ambos sexos sienten el frío a temperaturas diferentes. Y es verdad. Un estudio publicado en The Lancet reveló que el sexo femenino tiene menos capacidad de conservar el calor en el cuerpo, pero la diferencia es muy mínima.

A qué se debería

Según el análisis, factores como el tamaño y la grasa corporal podrían jugar un papel al momento de conservar el calor. En el experimento se sumergieron a hombres y mujeres en agua fría y se determinó que si ambos sexos tuvieran misma estatura y tamaño de grasa no experimentarían diferencias en los cambios de temperatura.

12. Antepasados salvadores

12. Antepasados salvadores

Hay quienes aseguran que si tus antepasados vivieron en climas sumamente fríos entonces serás más propenso a aguantar las heladas. Algo que es muy cierto, pues genetistas de California encontraron que estas mutaciones genéticas aún aparecen en europeos del norte, asiáticos y americanos.

Comparte tu opinión