Las etiquetas de alimentos te pueden engañar

"Llévame, llévame"

Al recorrer los pasillos del supermercado, algunos productos parecen querer decir “llévame, llévame”. Los fabricantes buscan atraer nuestra atención poniéndoles palabras que nos hagan creer que estamos comprando productos casi mágicos, que prometen buena salud, silueta envidiable y una vida larga y feliz.

"Llévame, llévame"
Crédito:Thinkstock

Guía para no equivocarse

Quienes diseñan los envases saben que los consumidores se sienten atraídos si los alimentos proclaman ser saludables. Por eso rara vez dejan pasar la oportunidad de mencionar sus cualidades con letras bien visibles en el frente del envoltorio. En ocasiones pueden ser engañosas, por eso esta guía te puede ayudar a distinguir la diferencia entre lo que es y no es verdad.

Guía para no equivocarse
Crédito:Shutterstock

1. Productos “multigrano”

Son los que se elaboran con más de un tipo de grano, pero esos granos podrían ser refinados, es decir que su salvado y germen nutritivo han sido extraídos. Del mismo modo, los alimentos “hechos con granos enteros” podrían ser una mezcla de granos refinados y enteros.

1. Productos  “multigrano”
Crédito:Shutterstock

Tácticas de marketing

Para evitar confusiones, busca etiquetas que digan “grano entero” o “100% grano entero”. Los consumidores suelen ser víctimas de tácticas de marketing, que buscan convencer que un producto es bueno para la salud, según sugiere el estudio “Verdades, mentiras y envases” realizado por académicos de la Universidad de Houston.

Tácticas de marketing
Crédito:Shutterstock

2. “Libre de grasas trans”

En el universo de la nutrición, este tipo de grasas ocupa el lugar del “villano de la película”, ya que aumentan el riesgo de contraer enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Por eso podríamos llegar a sentir que los fabricantes nos están cuidando si nos indican que su producto está libre de grasas trans.

2. “Libre de grasas trans”

Pero no todo es lo que parece

Según dispone la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), si un alimento incluye menos de 0.5 gramos de grasas trans por porción, puede indicar en el envase que tiene “0 gramos”. De todos modos, se está evaluando prohibir totalmente el uso de grasas trans en la industria alimentaria.

Pero no todo es lo que parece
Crédito:Thinkstock

Averigua la verdad

Mientras tanto, si quieres saber la verdad, búscala en la etiqueta de información nutricional. Si dice "aceite parcialmente hidrogenado" (PHO) ¡hay grasas trans! La Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association) aconseja consumir menos del 1% de grasas trans del total de calorías diarias, como ejemplo, 2 gramos en 2,000 calorías.

Averigua la verdad
Crédito:Thinkstock

3. "Libre de nitratos y nitritos"

Estas sales presentes naturalmente en la tierra, el agua y las plantas se utilizan como aditivos para la conservación de pescados y carnes curadas como el tocino, el jamón, las salchichas y las carnes ahumadas. Un proceso químico los puede convertir en nitrosaminas, sustancias cancerígenas peligrosas para embarazadas y niños pequeños.

3. "Libre de nitratos y nitritos"
Crédito:Shutterstock

Unos sí, otros no

Paradójicamente, la FDA permite el uso de jugo o polvo de apio para curar o preservar carnes, y estos ingredientes pueden producir nitratos de manera natural, lo cual implica los mismos riesgos. Por eso lo más sensato es evitar o limitar el consumo de este tipo de carnes.

Unos sí, otros no
Crédito:Thinkstock

4. “Reducido en sodio”

Para que un alimento se promueva como "reducido en sodio" basta con que contenga un 25% menos de sodio que su versión regular. Por ejemplo, el caldo de pollo "regular" Swanson tiene 860 mg por taza y su versión "reducida en sodio" tiene 570 mg, casi un cuarto del límite máximo aconsejado por día. Lo ideal es consumir alimentos “bajos en sodio”, que no excedan los 140 mg por ración.

4. “Reducido en sodio”
Crédito:Shutterstock

Un cambio oportuno

En febrero de 2014, la FDA propuso cambios en la etiqueta de información nutricional, introducida hace 20 años. Pidió que el contenido de calorías y el número de porciones aparezcan en letras grandes. También sería requerido declarar en la etiqueta si tiene azúcar agregada y la cantidad de potasio y vitamina D. Los requerimientos de la porción cambiarían para reflejar cómo las personas comen y beben en la actualidad.

Un cambio oportuno
Crédito:Thinkstock

5. “Hecho con extra fibra”

Esta leyenda no quiere decir lo mismo que “excelente fuente de fibra”. Para que eso ocurra, un alimento debe aportar al menos 5 gr de fibra por ración, que en ocasiones se le agrega. La fibra añadida por lo general es de un solo tipo, como la celulosa, que proviene de la madera, o inulina, que se extrae de la achicoria. La fibra natural en cambio es una mezcla de varios tipos, con múltiples beneficios para la salud.

5. “Hecho con extra fibra”
Crédito:Thinkstock

Lo "natural" y otros términos confusos

Después de varias demandas colectivas por considerar que el término era engañoso, algunas marcas quitaron la palabra “natural” de sus etiquetas. Sin embargo aún queda una gran cantidad de alimentos que 'proclaman ser “naturales” pero que contienen ingredientes artificiales o están excesivamente procesados.

Lo "natural" y otros términos confusos
Crédito:Thinkstock

Real, simple y fresco:

Algunos fabricantes recurrieron a un nuevo truco, y reemplazaron la palabra "natural" con otros términos igual de confusos, como “real”, “simple”, y “fresco”. Esto crea un problema, ya que el diccionario está lleno de adjetivos a los que la industria podría recurrir para disfrazar sus productos de algo único e inmejorable para la salud.

Real, simple y fresco:
Crédito:Shutterstock

6. Real

Que un alimento anuncie en su etiqueta que contiene un ingrediente “real” no evita que contenga químicos o que esté muy procesado. Esto ocurre, por ejemplo, con el producto de Hormel que ofrece trozos de tocino real…¡además de saborizante de humo, conservantes, azúcar y sal!

6. Real
Crédito:Consumer Reports

7. Fresco

Se permite el uso de este término cuando la comida no fue congelada o preservada. Pero como el significado no es muy preciso, se lo puede utilizar para indicar que fue elaborado recientemente. Esa parece ser la idea de los crutones gourmet Marcy elaborados con harina de grano entero.

7. Fresco
Crédito:Thinkstock

8. Simple

Es un recurso que se utiliza para un alimento elaborado con pocos ingredientes. Pero como el término no está regulado, la lista puede ser corta ¡pero también poco saludable! Así sucede con las galletas de mantequilla Simply Made, de Keebler, que además de ser ricas en grasas y azúcar tienen muchas calorías: 70 por unidad.

8. Simple
Crédito:Consumer Reports
Comparte tu opinión