El escándalo de la carne de caballo

En Ikea, albóndigas "equinas"

En más de 14 países, la cadena Ikea retiró de circulación albóndigas que contenían carne de caballo. Nestlé también identificó ADN equino en algunos productos de un proveedor español y decidió retirarlos en forma voluntaria. Este ingrediente no estaba aclarado en ninguna etiqueta.

Una fotógrafa de Brooklyn vive a base de carne de rata
En Ikea, albóndigas "equinas"
Crédito:Thinkstock

¿Qué dice Ikea?

La empresa Ikea comunicó que hallaron ADN de caballo solo en una prueba realizada en la República Checa, con carne proveniente de Suecia. Como medida de seguridad, Anders Lennartsson, de Ikea Food Services anunció que en Europa se retiró de la venta el producto.

¿Qué dice Ikea?
Crédito:<a href="http://www.shutterstock.com/gallery-168415p1.html?cr=00&pl=edit-00">JuliusKielaitis</a> / <a href="http://www.shutterstock.com/?cr=00&pl=edit-00">Shutterstock.com</a>

¿Qué dice Nestlé?

En un comunicado oficial, la empresa Nestle notificó que se suspendió la distribución de productos que contengan carne de la empresa alemana H.J. Schypke, subcontratada por su proveedor JBS Toledo N.V. Para mantener su calidad, agregaron pruebas de laboratorio en Europa, para descartar la presencia de ADN de caballo en la carne que comercializan.

¿Qué dice Nestlé?
Crédito:Shutterstock

Carne sí, pero ¿de qué?

Los europeos están consternados por el fraude con carne de caballo, que se hizo pasar por carne bovina. Retiraron del mercado hamburguesas y lasañas cuyo análisis reveló la presencia de ADN de caballo. El escándalo se atribuye a una cuestión de etiquetado y deslealtad comercial, y porque algunas muestras contienen medicamentos prohibidos.

Carne sí, pero ¿de qué?
Crédito:Shutterstock

¿Llegarán a los Estados Unidos?

La dispersión de esta carne ha sido tan vasta en Europa que es imposible identificar su país de origen. Hay hamburguesas de Polonia, albóndigas en República Checa, salsa boloñesa en España. Y además estos productos se exportan, y la cadena se hace cada vez más larga y compleja de controlar.

¿Llegarán a los Estados Unidos?
Crédito:Shutterstock

Cuestión de precio

La carne de caballo no difiere especialmente de la de vacuno, y se come en muchos países. En Francia se expende en los grandes supermercados y hay carnicerías equinas; la primera de ellas abrió en 1864 y se hizo popular porque el caballo era más económico que el cerdo y la ternera.

Cuestión de precio
Crédito:Thinkstock

¿Es peligroso comer caballo?

Los expertos afirman que no es peligroso para la salud, salvo que los animales hayan recibido inyecciones de fenilbutazona, un antiinflamatorio común para los equinos, que puede causar cáncer en los seres humanos. Está permitido para el tratamiento de animales que no se deriven a la cadena alimenticia humana.

¿Es peligroso comer caballo?
Crédito:Thinkstock

¿Se consume caballo en EEUU?

Un edicto prohibía al Departamento de Agricultura destinar fondos federales para la inspección de plantas de procesamiento de carne de caballo. Y sin inspección de la USDA, no hay autorización para venderla para el consumo interno. Pero el 18 de noviembre 2011, el presidente Obama revocó esta disposición.

Michelle Obama lanza un plan para incentivar el ejercicio en los niños
¿Se consume caballo en EEUU?
Crédito:Getty

A ver esa boquita...

Sue Wallis, de International Equine Business Association asegura que la carne de caballo es tierna, magra y ligeramente dulce. En Italia y Japón se utiliza en comida para bebés y atletas, ya que es perfecta para construir músculos y tendones. En 2011 se faenaron 130,000 caballos para consumo en restaurantes y en el exterior.

Bebés más saludables
A ver esa boquita...
Crédito:Thinkstock

Para todos los gustos

En Estados Unidos hay granjas que se dedican a la cría de animales no tradicionales para el consumo humano. La oferta desafía la imaginación, ya que se pueden adquirir osobuco de alce, hamburguesas de búfalo o pitón en trozos para hacer un suculento guiso. ¿Con qué se podría ampliar el menú?

Proteínas en exceso
Para todos los gustos
Crédito:Shutterstock

Ardillas: 173 calorías en 3,5 oz (100 g)

Su carne es grisácea, densa y de sabor intenso. El cazador William Hovey Smith aconsejó aprovechar sus virtudes culinarias en una entrevista ante la cadena inglesa BBC. Asegura que tienen un sabor dulce, y que su cerebro sabe a nuez. En EEUU se han consumido durante la época colonial.

Alimenta tu cerebro
Ardillas: 173 calorías en 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Caimán: 80 calorias cada 3,5 oz (100 g)

Lo más preciado es la tierna carne de la cola, pero también se consume la zona central, más oscura y de sabor fuerte. Tiene gusto a pollo, pero difiere si el animal es criado en granjas o capturado en su hábitat natural. Los ejemplares más tiernos son los que miden menos de 6 pies (2 metros).

Caimán: 80 calorias cada 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Rana: 68,30 calorías cada 3,5 oz (100 g)

De exquisito sabor y con solo 0.3 % de colesterol, menos que el pescado, y con igual cantidad de proteínas y muchos aminoácidos. EEUU es uno de los principales consumidores de ranas junto a Francia. La preferida es la voluminosa rana "toro", originaria de EEUU e introducida con éxito en varios países.

Rana:  68,30 calorías cada 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Vacas sagradas: alimentos tabú

El antropólogo estadounidense Marvin Harris sostiene que un alimento se considera tabú por causas racionales, ya que cada grupo humano arma sus hábitos de alimentación según la disponibilidad de su entorno. Si algo es difícil de obtener o un riesgo para la salud ¡es tabú!

Vacas sagradas: alimentos tabú
Crédito:Shutterstock

Carne, religión y costumbres

Para algunas ramas de la religión judúa, el consumo de carne de caballo está prohibido, pero para el Islam es un alimento regular. En Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia es controvertido, mientras que en España, Francia, Bélgica, Italia, Polonia y los Países Bajos se los comercializa normalmente.

Carne, religión y costumbres
Crédito:Shutterstock

Tortuga mordedora: 82 cal. en 3,5 oz (100 g)

Se prepara en sopa, estofado o milanesas y es un plato tradicional en las costas mexicanas. Estudios del Blue Ocean Institute revelaron que su ingesta es peligrosa, ya que suele contener parásitos y bacterias acumulados en sus tejidos. Por eso es recomendable elegir solo ejemplares criados en cautiverio para el consumo humano .

Tortuga mordedora: 82 cal. en 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Castor: 212 cal.en 3,5 oz (100 g)

Su carne es oscura, grasa, fibrosa y de sabor salvaje, pero con alto valor nutricional y rica en ácidos grasos. En los países donde es plaga se promueve su consumo en platos gourmet, empanadas y guisos. Formó parte de la dieta de los habitantes originarios de EEUU, y para la Iglesia Católica se considera como "pez", y puede ser consumido en Pascua.

Castor:  212 cal.en 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Alce: 111 cal. en 3,5 oz (100 g)

En EEUU se consume el llamado “alce americano”, de la familia de los ciervos. Su carne es tierna y suculenta, de un intenso color rojo y sabor exótico. Con su carne se elaboran salchichas y hamburguesas, y guisos con las costillas, el osobuco y el lomo.

Alce:  111 cal. en 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Emú y avestruz : 114 cal. en 3,5 oz (100 g)

Su carne es muy roja y con textura similar a la de vaca. Por su bajo contenido en grasas saturadas, sodio y colesterol, está recomendada por la American Heart Association. Tiene un alto contenido de hierro, proteínas, calcio y fósforo y es muy rica en grasas "buenas" Omega 3 y 6, lo que la asimila en beneficios a la carne de salmón.

Nuevas fuentes de Omega 3
Emú y avestruz : 114 cal. en 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Búfalo: 98 cal. cada 3,5 oz (100 g)

Su carne tiene un sabor más dulce que la de vaca, y también es más sabrosa y tierna. Tiene un alto contenido de hierro y aceites Omega 3 y 6, y por su baja concentración de grasas saturadas, sodio y colesterol, está recomendada por la American Heart Association. En EEUU se consume en hamburguesas.

Búfalo: 98 cal. cada 3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Jabalí: 162 cal. en 3,5 oz (100 g)

Tiene carne más magra que el cerdo, con sabor sabroso y dulzón. Se consume asado, especialmente el lomo y las costillas y el osobuco en guiso. También se prepara bacon o tocino. Según la American Heart Association, los animales salvajes tienen menos grasa que los criados para comercializar.

Jabalí: 162 cal. en  3,5 oz (100 g)
Crédito:Thinkstock

Hoy, serpientes

Su carne es clara y gomosa, y se suele marinar antes de cocinarla para tiernizar y neutralizar su sabor natural. Las variedades preferidas son el pitón y la de cascabel. Junto con los caracoles y las ranas, son las fuente de proteína que más aprensión producen en el consumidor occidental, pero en EEUU ¡también se comen!

Hoy, serpientes
Crédito:Shutterstock
Comparte tu opinión