Cómo manejar la diabetes en la escuela

Consejos para llevar en la mochila
Crédito:Thinkstock

Consejos para llevar en la mochila

Un buen plan de control y manejo de la diabetes cuando los chicos van a clases, nos ayudará a mantener a raya no solo el azúcar alta, sino también la ansiedad, tanto de los padres como de los chicos. Conoce los consejos de profesionales relacionados con la diabetes.

Diabetes bajo control en la escuela también

Si bien la diabetes no causa problemas de aprendizaje, “el azúcar baja o alta, de manera recurrente puede interferir con el aprendizaje. Pero esto puede ser prevenido”, afirma Jordan Pinsker, médico endocrinólogo de Sansum Diabetes Research Institute en Santa Bárbara, California. Por ello es sumamente importante trasladar el manejo de la diabetes que hacemos a diario en casa, a la escuela. La idea es lograr crear un buen equipo de soporte.

1- Crea un plan de manejo de la diabetes

“Reúnete con los directivos de la escuela antes del comienzo de las clases”, recomienda René Ficek, experta en nutrición de Seattle Sutton’s Healthy Eating, una compañía de Illinois enfocada en la alimentación saludable y menúes para bajar de peso.”Es importante cubrir una variedad de temas tales como quién controlorá el azúcar del niño, las responsabilidades del personal escolar, cómo reconocer las altas y bajas y teléfonos de emergencia".

Adaptándose a las reglas de la escuela
Crédito:Thinkstock

Adaptándose a las reglas de la escuela

Es posible que en la escuela quieran que el niño chequee su azúcar en la clínica y no en la clase. “Según recomienda la American Diabetes Association la escuela debiera permitir que el estudiante monitoree su glucosa en la clase o en cualquier lugar relacionado con la actividad escolar que esté realizando el niño. Pero si el niño necesita ir a otro lugar debe hacerlo acompañado", advierte el Dr Jordan Pinsker.

2- Entrena a la enfermera escolar

Las escuelas suelen tener al menos una enfermera, pero en el caso de no tenerla, puedes pedirla a través de un Plan 504, “un plan médico de manejo de diabetes específico para el estudiante -explica Manuel Guajardo, educador de diabetes del Programa de Educación de Diabetes del Texas A&M Health Science Center , en Corpus Christi-. que detalla la lista de contactos, la habilidad del niño para controlarse, los insumos, horarios de comidas y snacks"

Tu aliada más importante

También puede suceder que la enfermera tenga poco entrenamiento en el manejo de diabetes o que sepa solamente de diabetes tipo 2, pero no sepa de diabetes tipo 1. Habla con la enfermera y entrénala en las necesidades específicas de tu hijo. Ella es parte esencial en el equipo de personas que cuidarán del niño en la escuela.

El grupo de amigos como soporte

Otra parte importante de este grupo de soporte son los amigos y los papás de los amigos del niño. Es bueno que al menos estén advertidos y que sepan si el niño tiene una dieta especial en el caso de tener diabetes tipo 2 o, si tiene diabetes tipo 1, que sepan cómo actuar durante una baja de azúcar y que debe controlar los niveles de glucosa antes de comer.

Ayúdale a aceptar la diabetes

“Algunos niños con diabetes que reciben insulina suelen avergonzarse o no quieren decirle a sus amigos sobre su enfermedad. Como resultado pueden omitir darse sus dosis de insulina o gradualmente ir aislándose. Por eso es tan importante trabajar con las familias para aceptar el diagnóstico e involucrar a familiares, amigos y maestros tan pronto como sea posible”, dice el doctor Jordan Pinsker del Sansum Diabetes Institute.

En el ‘after school care’
Crédito:Thinkstock

En el ‘after school care’

Las enfermeras escolares solo cubren el horario estrictamente escolar. Es decir que cuando el niño pasa al ‘after school care’ el estudiante se queda sin esa asistencia a menos que los padres paguen una enfermera particular. De todos modos, siempre existe la posibilidad de hablar con el personal de la institución donde asista el niño. Es importante mantener una buena relación con los maestros y asistentes a cargo del niño.

Siempre al alcance

Pásales un teléfono para que puedan recurrir a ti en todo momento y en especial cuando haya una duda o una emergencia. Lo importante es quitarles la ansiedad y el temor ante una emergencia. Muchas personas temen que los episodios de hipoglucemia sean frecuentes e impredecibles en el niño, déjales saber que la prevención es vital para evitar esos bajones peligrosos.

2- Establece rutinas en general

“Aunque esto suele ser más fácil de decir que hacer -dice Rene Ficek- el ser consistente con 3 comidas al día, y monitorear la glucosa antes y después de las comidas puede ayudar a fijar conductas”. También es importante establecer rutinas a la hora de ir a la cama: sin celulares u otros electrónicos que no los dejen dormir. “Los estudios demuestran que la falta de sueño afecta a las hormonas y descontrola la diabetes”, sostiene Ficek.

3- Fomenta la actividad física
Crédito:Thinkstock

3- Fomenta la actividad física

A la hora del ejercicio hace falta un pequeño plan: chequear el nivel de azúcar y comer un snack que tenga algo de proteína ayudará a mantener un adecuado nivel de azúcar mientras se hace la actividad física. “Asistir a una clase y mostrarle al ‘coach’ cómo el niño se chequea el azúcar es mejor que darle la instrucción de hacerlo”, aconseja Ficek. También recomienda darle al niño bebidas deportivas, jugos y snacks con mantequilla de maní o queso.

4- Alienta la alimentación saludable

Antes de partir al colegio, dale un buen desayuno que incluya proteínas y frutas. “El desayuno ayudará a que el niño se mantenga alerta y también ayudará a mantener los niveles de glucosa más estables y predecibles -dice la nutricionista René Ficek- quien también sugiere reemplazar los alimentos altos en grasas por las opciones bajas en grasas como pavo, quesos bajos en grasas y leche descremada (skim milk), también frutas frescas y frutos secos.

5- Snacks a mano
Crédito:Thinkstock

5- Snacks a mano

Ethan Lewis tiene diabetes tipo 1. Su experiencia de vida lo llevó a fundar Level Life, una compañía de productos dietéticos diseñados para las personas con diabetes. A partir de sus propias vivencias recomienda enseñarle a los niños que no teman chequearse el azúcar abiertamente y que siempre tengan glucosa a mano, en caso de una baja durante el receso o mientras hacen deportes.

 5- Prevén los días de enfermedad
Crédito:Thinkstock

5- Prevén los días de enfermedad

Es bueno evitar que los chicos se enfermen, porque es posible que a un niño con diabetes le cueste más recuperarse de las enfermedades que a otros niños. Asegúrate de vacunarlo como corresponde y enséñale a lavarse las manos antes de las comidas. También es bueno consultar con el médico un plan especial para actuar cuando hay infecciones y fiebre, momentos en que el azúcar suele ser difícil de controlar.

Comparte tu opinión