Adiós al Freshman 15, el sobrepeso estudiantil

Una nueva etapa
Crédito:Thinkstock

Una nueva etapa

Con el otoño, unos 3 millones de estudiantes latinos comienzan la universidad. Allí suelen tener muchas tentaciones, a las que pueden sucumbir al estar lejos de la vigilancia paterna. Al manejarse por sí solos muchos no logran establecer un estilo de vida saludable, y si bien esta independencia es emocionante, tiene el fantasma de la suba de peso, conocida como "Freshman 15".

¿Qué es el Freshman 15?

Es una expresión usada en EE.UU. para referirse a las libras (6,8 kg) que se suben durante el primer año en la universidad. Se atribuye esta suba de peso al consumo excesivo de alcohol, la falta de descanso y ejercicio y la dieta poco saludable de los estudiantes, con postres y comidas llenas de azúcar, grasas y calorías. ¿Cómo evitarla?

1. Empezar el día con un buen desayuno

La dietista registrada Sylvia Meléndez-Klinger recuerda que es la comida más importante del día, por eso conviene levantarse unos minutos más temprano para poder llegar a desayunar en el comedor. Un buen consejo es servirse en un plato pequeño en vez de elegir una bandeja; así se evita comer más de lo que se necesita para empezar el día. Si van de prisa a clase, se pueden comer una fruta o un puñado de nueces.

2. Elegir la ruta más larga
Crédito:Thinkstock

2. Elegir la ruta más larga

Puede ocurrir que en esta etapa haya poco tiempo para hacer ejercicio, que es uno de los pilares fundamentales para tener una vida saludable y en forma. Pero se puede solucionar tomando la ruta más larga para llegar y volver de clase. Se puede intentar ir a pie en lugar de tomar un autobús y sustituir las escaleras por el uso del ascensor.

Los universitarios ¿son sedentarios?
3. Porciones pequeñas para el mini refrigerador
Crédito:Thinkstock

3. Porciones pequeñas para el mini refrigerador

Es importante controlar las porciones ya que una dieta saludable se basa en comer de todo y con moderación. Se puede elegir alimentos en envases pequeños, como paquetes mini o pequeñas latas de refrescos, yogures con fruta bajos en grasa o queso en porciones individuales, en palitos o bolitas. Además, es la mejor forma de hacerlos entrar en el pequeño refrigerador

Universitarios come poca fruta y verdura

Ahora y para siempre

Para evitar la suba de peso en esta etapa, Connie Diekman, médica y directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washigton, recomienda a estos jóvenes hacer colaciones o comidas pequeñas cada 3 o 4 horas. Esto puede ayudar a evitar los picoteos. También es necesario comer sano y hacer ejercicio.

4. Control de antojos

Los antojitos suelen ser irresistibles pero se pueden elegir comidas y bebidas con edulcorantes o poco contenido calórico, que son una buena opción para evitar el aumento de peso. Además, ayudan a controlar los ataques de ansiedad y evitar los atracones. Dormir poco es una de las principales causas de estos ataques de hambre.

5. No quedarse de más en el comedor
Crédito:Thinkstock

5. No quedarse de más en el comedor

La vida universitaria viene acompañada de las meriendas de medianoche, por eso es mejor tener opciones saludables a mano. Deben evitar estudiar o pasar tiempo demás en el comedor ya que siempre está lleno de tentaciones. Si tienen clases tarde en la noche o planean salir, mejor es cenar antes para no comer cualquier cosa durante el paseo.

6. Evitar la alimentación emocional

Los hijos de familias latinas están acostumbrados a comer platillos típicos hechos en casa. Los universitarios suelen comer de más y caer en la alimentación emocional, tratando de recuperar sabores que les recuerdan a su hogar. Los padres le pueden enviar un paquete con algún ingrediente latino o su merienda favorita en porciones pequeñas.

Para algunos, un mito

Para Jay Zagorsky co-autor de un estudio científico de la Universidad de Ohio, el Fresman 15 es un mito, ya que la mayoría de los estudiantes no suben mucho de peso. Para él, la causa no es la universidad sino ingresar en la vida adulta: no es el estudio sino el paso de los años lo que causa estos cambios físicos.

Solo unos pocos suben mucho
Crédito:Thinkstock

Solo unos pocos suben mucho

El estudio se hizo con datos de 7,418 jóvenes de todo el país de entre 13 y 17 años que participaron en la Encuesta Nacional de la Juventud en 1997. Se observó que las mujeres ganan unas 2,4 libras (1,08 kg) y los varones 3.4 libras (1,5 kg) en el primer año de universidad. Menos de un 10% de los estudiantes ganó 15 libras o más en este etapa.

Factores que suman
Crédito:Thinkstock

Factores que suman

Según Zagorsky, los elementos que incidieron en cierto modo en en la suba de peso fueron: ir a la universidad medio día o jornada completa, seguir una carrera de 2 o 4 años y concurrir a una institución pública o privada. Y el factor que más influyó fue el alto consumo de alcohol, con 6 o más bebidas alcohólicas, al menos 4 veces al mes.

La voz de los expertos

Según Zagorsky, los jóvenes deben intentar llevar una vida saludable con buenos hábitos a la hora de comer, y hacer ejercicio en forma regular. También son de utilidad las ideas de Sylvia Meléndez-Klinger, dietista registrada con hijos universitarios, y consultora de Coca-Cola, Kellogg’s, The National Fisheries Institute y otras compañías.

Comparte tu opinión