9 escalofriantes aditivos que consumes sin saberlo

Cuidado con lo que compras
Crédito:Shutterstock

Cuidado con lo que compras

Los consumes todo el tiempo, aunque representan un alto riesgo para tu salud. Muchos de los alimentos que se encuentran en el supermercado esconden una gran cantidad de aditivos capaces de causar enfermedades y otros problemas al organismo. ¿Sabes de cuáles hablamos?

Riesgos de la comida enlatada

1. Aceite parcialmente hidrogenado

Se trata de la fuente principal de las grasas trans. Es uno de los ingredientes más usados en margarinas, galletas, productos horneados y papas fritas debido a que incrementa la vida útil de los productos. Sin embargo, el aceite hidrogenado puede aumentar los niveles de colesterol LDL “malo” en el organismo. Las dietas y tratamientos para bajar el colesterol lo excluyen.

2. Jarabe de maíz
Foto: ISTOCK

2. Jarabe de maíz

Es químicamente similar al azúcar. El jarabe de maíz o corn syrup es una alternativa más barata de conseguir un aditivo dulce, con la diferencia que puede dañar los procesos corporales en varias maneras, incluyendo un aumento del riesgo para la diabetes, obesidad y trastornos metabólicos.

Químicos en comida rápida

3. MSG o monosodio glutamato

El MSG, o Monosodio Glutamato es un resaltador de sabores comúnmente agregado a las sopas chinas, a las carnes procesadas, como la salchicha y embutidos, y en sopas instantáneas. Aunque se considera un aditivo "seguro" el MSG puede ocasionar dolor de cabeza, náuseas, taquicardia, dolor en el pecho, entumecimiento y ardor en la cara, entre otros síntomas. Si bien no hay evidencia de que la causa sea el aditivo, recomiendan evitarlo.

4. BHA y BHT

Se trata del butilhidroxianisol (BHA) y hidroxitolueno burilado (BHT). Son comúnmente utilizados en papas fritas, cereales y gomas de mascar. Se les asocia con impacto negativo en el sueño, pérdida de cabello, problemas de conducta y cáncer.

Comidas que amenazan la silueta
5. Nitrato de sodio
Crédito:Shutterstock

5. Nitrato de sodio

El nitrato de sodio es una sal natural que se usa como para preservar los alimentos como salchichas y el tocino o bacon, y evitar la contaminación con bacterias. Sin embargo, una dieta que incluye una gran cantidad de nitrato de sodio puede aumentar las probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como de estómago y tumores cerebrales, según pruebas con animales en laboratorio. También aumenta en un 19% el riesgo de diabetes tipo 2.

6. Galato de propilo

Este aditivo se emplea mayormente para evitar que las grasas y aceites se oxiden o se echen a perder. Sin embargo, los daños al organismo pueden incluir cáncer, aunque no hay suficiente evidencia científica. Si se mezcla con el BHA y BHT los resultados también pueden ser nocivos. Se encuentra en comida para mascotas, dulces y embutidos.

7. Benzoato de sodio
Crédito:Shutterstock

7. Benzoato de sodio

El benzoato de sodio se usa en algunos zumos de fruta, bebidas carbonatadas y para bloquear el crecimiento de ciertos microorganismos en los alimentos ácidos. Cuando se mezcla con el ácido ascórbico de algunas bebidas puede formar benceno, sustancia encargada de causar leucemia y otros tipos de cáncer.

Crean naranjas con más antioxidantes
8. Bromato de potasio
Crédito:Shutterstock

8. Bromato de potasio

Este aditivo, usado en panes y bollos para aumentar el volumen ha sido prohibido en varios países con excepción de Estados Unidos y Japón. Algunas investigaciones asocian este compuesto con el desarrollo de cáncer, según pruebas en animales de laboratorio.

9. Colorantes alimentarios

Aunque algunos alimentos se colorean con sustancias naturales como beta carotenos y carmín, existen otros colorantes con efectos dañinos como el rojo #3 que se usa en dulces (se asocia con daño cromosómico) y el rojo #40 que se emplea en bebidas y postres (con efectos a nivel linfático en pruebas de laboratorio). El amarillo #5 y el #6 también son dañinos.

Amarillo de los macarrones, ¿malo?
Fuentes consultadas:
Crédito:Shutterstock

Fuentes consultadas:

Departamento de Salud y Servicios Humanos; Biblioteca Nacional de Medicina; y Administración de Drogas y Alimentos (FDA), Harvard School of Public Health, y Hajime Ohigashi, autor de "Food Factors".

Comparte tu opinión