8 consejos sabios para ponerle un límite al celular

Foto: ISTOCK

Los médicos y psicólogos están advirtiendo cómo estos dispositivos, las redes y la alta conectividad diaria dañan nuestra salud y alteran (de un modo perjudicial) nuestro cuerpo y nuestra mente, cambian nuestros hábitos y nos manejan literalmente la vida. Para mantenernos saludables necesitamos ponerle un límite.

Aparatos que nos atrapan

“Todo, desde las fuentes de noticias hasta el estilo de notificación de nuestro teléfono celular, sigue algoritmos que apuntan a mantenernos conectados. Al igual que con las máquinas tragamonedas, los teléfonos nos enseñan a anhelar la próxima distracción emocionante y momentánea. Están diseñados para fijar nuestra atención en la pantalla, no para promover un comportamiento saludable” dice el Dr. Mark Bertin, de New York Medical College, EE.UU.

8 evidencias de que el celular enferma
Una vida saludable hoy requiere limitar la tecnología
Foto: ISTOCK

Una vida saludable hoy requiere limitar la tecnología

“Es un ejercicio de autoconciencia. Al vivir con intención, podemos hacer una pausa, observar con claridad el impacto de la tecnología y tomar decisiones que nos guíen hacia una mejor salud y más felicidad. Aquí hay algunas maneras de manejar el lado problemático de los teléfonos celulares y usarlos para promover comportamientos saludables” agrega Bertin, quien es autor de la pautas que siguen.

1. Necesitas dormir más y conectarte menos

Nuestros cuerpos necesitan dormir y hacer ejercicio para funcionar de manera efectiva, pero nuestro uso del teléfono puede estar afectando a ambos. Los teléfonos interrumpen el sueño, no solo por su luz que estimula a nuestros cerebros a permanecer despiertos, sino porque para ver programas o mensajes, permanecemos conectados después de nuestra hora ideal de ir a dormir.

El tiempo frente a la pantalla nos vuelve sedentarios
Foto: ISTOCK

El tiempo frente a la pantalla nos vuelve sedentarios

Reemplazar el celular u otro dispositivo por actividades más físicas y mentalmente interesantes es muy importante para nuestro bienestar. Tanto los niños como los adultos que pasan más tiempo frente a las pantallas tienen un mayor riesgo de obesidad.

No debes dormir cerca del celular

2. Usa un despertador como alarma y no el celular

Planifica tu horario de ir a dormir y luego mantén el teléfono fuera del dormitorio por completo. Un reloj de alarma anticuado es menos molesto porque no te inducirá a quedarte despierto por la noche, ni a consultar las redes sociales antes de que te levantes de la cama a la mañana siguiente. Si necesitas una alarma telefónica, deja de usar tu teléfono a una hora específica todas las noches y habilita la función “No molestar”.

3. Úsalo a tu favor para hacer ejercicio
Foto: ISTOCK

3. Úsalo a tu favor para hacer ejercicio

Intenta usar tu dispositivo con habilidad para mejorar en lugar de reemplazar el ejercicio. Puedes seleccionar las aplicaciones que hacen un seguimiento de tu actividad, programar recordatorios o úsalo como guía para entrenar en casa. De lo contrario, guarda la tecnología cuando vas al gimnasio o sales a caminar. Quienes duermen, hacen más ejercicio y pasan menos tiempo en las pantallas, tienen un mejor funcionamiento cognitivo.

4. Limita el uso de las redes sociales

Éstas pueden disminuir nuestra autoestima, aumentar nuestra ansiedad y depresión y, paradójicamente, hacer que nos sintamos más aislados socialmente. Las constantes notificaciones de todo lo que todos hacen, a menudo en forma de imágenes altamente pulidas de sus vidas aparentemente sorprendentes, nos hacen sentir inferiores en comparación y pueden deteriorar nuestro bienestar y sentido de pertenencia.

Cómo saber si eres adicto a las redes
5. Cierra las notificaciones innecesarias
Foto: ISTOCK

5. Cierra las notificaciones innecesarias

A veces, las redes sociales pueden jugar un papel positivo en nuestra vida social. Pueden permitir que los miembros de la familia y los amigos que están lejos se conecten. Para protegerte, es una buena idea cerrar todas las notificaciones, excepto las que provienen de personas reales. Puedes consultar las redes sociales y el correo electrónico en momentos específicos que decidas con anticipación. Elimina también las aplicaciones innecesarias.

6. No uses tu teléfono si estás con un amigo

Usar el teléfono en medio de una reunión hace que las personas tengan conversaciones más cortas y se sientan menos conectadas emocionalmente. Considera establecer una regla: evita usar tu teléfono cuando haya otras personas cerca. Crear una cultura de tiempo dedicado a los amigos, con la tecnología firmemente en su lugar, puede ayudarte a mantener relaciones más fuertes y seguras.

7. Limita las interrupciones
Foto: ISTOCK

7. Limita las interrupciones

Como descubrió un estudio de la Universidad de Harvard, prestar más atención a lo que estamos haciendo nos hace más felices. Es de sentido común, pero ¿con qué frecuencia nos acordamos de tomar ese tiempo enfocado e ininterrumpido en nuestras vidas ocupadas? Los teléfonos inteligentes pueden interrumpirnos en cualquier momento e interferir con la productividad en el hogar, la escuela y el trabajo.

8. Desconéctate en el horario de trabajo
Foto: ISTOCK

8. Desconéctate en el horario de trabajo

La persona promedio verifica su teléfono docenas de veces al día, también recibe docenas de notificaciones automáticas y debe administrar el correo electrónico y otras comunicaciones en línea. Pero la multitarea es neurológicamente imposible: conduce a una mayor ineficiencia y errores. Es por eso que algunas empresas recomiendan desconectarse periódicamente durante la jornada laboral.

La decisión es tuya
Foto: ISTOCK

La decisión es tuya

Los teléfonos inteligentes y las computadoras son herramientas que pueden usarse bien o mal. La decisión es tuya. Observar tus hábitos y planificar en consecuencia puede permitirte controlarlos para que te brinden una comodidad placentera y apoyen mejor tu salud y felicidad. No confíes en la configuración predeterminada de una industria que gana dinero con tu tiempo y atención, mejor toma decisiones claras para ti y tu familia.

Fuentes consultadas

Este informe fue publicado en Greater Good Magazine, Universidad de California en Berkeley, EE.UU. Autor: Dr. Mark Bertin, pediatra del New York Medical College, en EE.UU.

Comparte tu opinión