8 consejos para prevenir la rosácea

Foto: ISTOCK

Que tu rostro inexplicablemente se vuelva rojo es incómodo, más todavía si no hay un tratamiento que cure la condición. Identificar los factores que desencadenan la rosácea puede ser la manera más efectiva de prevenirla y también de sentirte mejor.

La rosácea es una afección crónica de la piel que provoca que la cara se torne de color rojo, especialmente en las mejillas y en la nariz. En algunos casos, puede haber hinchazón y salir úlceras que hacen que parezca acné.

Foto: ISTOCK

En Estados Unidos hay 16 millones de personas con la afección y la mayoría tiene entre 30 y 50 años de edad, piel clara, pelo rubio y ojos azules, según la Sociedad Nacional de la Rosácea; también es más común en las mujeres. No se sabe que causa la enfermedad pero puedes prevenir los brotes identificando factores que influyen.

¿Podrías tener rosácea?

1. Protégete del sol

Si sufres de rosácea, definitivamente, tienes que cuidarte del sol: solo unos minutos de exposición pueden provocar enrojecimiento incontrolable. La Academia Americana de Dermatología (AAD) recomienda usar a diario un protector solar suave, de amplio espectro con un SPF de 30 o más, que no tenga perfume y que contenga óxido de zinc, dióxido de titanio o ambos, para irritar menos la piel.

2. Controla el estrés
Foto: ISTOCK

2. Controla el estrés

Este es un factor desencadenante de la rosácea y también controlable. Busca alguna actividad que te haga sentir relajado y practícala con frecuencia para aliviar tu tensión emocional y prevenir los brotes. Tai chi, meditación y hasta unirse unirse a un grupo de apoyo para la rosácea puede ser útil.

3. Evita las temperaturas calientes

Tome duchas de agua tibia en lugar de calientes, usa ropa que te permite estar fresco, no te acerques a las chimeneas ni calefactores. Y si no logras huir del calor, ponte un paño frío y húmedo alrededor del cuello, toma una bebida fría y ten a mano un ventilador o aire acondicionado. Todo sea por evitar los brotes.

10 anigmas de la piel
4. Reconsidera beber alcohol
Foto: ISTOCK

4. Reconsidera beber alcohol

El vino tinto puede es uno de los grandes culpables de los brotes de rosácea, según la AAD. Podrías disminuir los riesgos si eliges vino blanco, cerveza o alguna bebida con bajo grado de alcohol. Toma solo 1 o 2 vasos e hidrátate después bebiendo agua fría. Una alternativa más extrema y efectiva es evitar el alcohol.

5. Toma café

Un estudio reciente publicado en JAMA Dermatology encontró que la cafeína, específicamente la que se encuentra en el café, podría reducir el riesgo de rosácea. Las personas que bebían cuatro o más tazas de café por día tenían 23% menos probabilidades de tener rosácea, en comparación con las tomaron menos de una taza por mes.

Café: la clave para evitar la rosácea
6. Consume picante con moderación
Foto: ISTOCK

6. Consume picante con moderación

El picante puede enrojecer tu cara, entonces lo mejor es buscar alternativas más suaves para tus platillos favoritos. Por ejemplo, en lugar de comer alitas picantes, busca un aderezo suave. Y si tomando medidas sigues con la piel rosada, lo mejor evites todas las comidas picantes.

7. Revisa tus medicamentos

Fármacos para la presión sanguínea, problemas del corazón, ansiedad, migrañas y glaucoma son algunos de los que pueden desencadenar la rosácea; también la vitamina B3 también. Si crees que un medicamento podría estar causando un brote de rosácea, consulta a tu médico.

8. Usa los cosméticos adecuados
Foto: ISTOCK

8. Usa los cosméticos adecuados

"Existen limpiadores faciales que no contienen jabón y son menos agresivos con la piel. Estos limpiadores tienen un pH más cercano al de la piel. Puedes adquirirlos en farmacias dermatológicas especializadas, en el envase se especifica que no contienen jabón", explica Alejandro Villar, quien es parte del staff de HolaDoctor Consultas.

Cómo disimular la rosácea

El maquillaje también es un desencadenante que puedes controlar. La AAD recomienda aplicar una crema emoliente suave y sin perfume antes de aplicar el maquillaje, usar cosméticos suaves y evitar los que son a prueba de agua. Tu dermatólogo puede guiarte sobre cuáles son las mejores marcas, según tu piel.

Comparte tu opinión