7 consejos para hablar con un niño que tartamudea

Foto: ISTOCK

El tartamudeo es un trastorno de la comunicación en el que el flujo del habla se rompe por repeticiones, prolongaciones, o interrupciones anormales de sonidos y sílabas. También puede haber movimientos faciales y corporales inusuales asociados con el esfuerzo por hablar. En los Estados Unidos, alrededor de 3 millones de personas tartamudean.

Tartamudos: cuando la lengua no responde

¿Cuántos niños tartamudean?

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina aproximadamente el 5% de los niños, es decir, 1 de cada 20 en edades de 2 a 5 años desarrollan algo de tartamudeo en su infancia, sin embargo, en alrededor del 1% el tartamudeo no desaparece y puede empeorar. El tartamudeo afecta cuatro veces más a los varones que a las mujeres.

10 tartamudos que se hicieron famosos
¿Qué causa el tartamudeo?
Foto: ISTOCK

¿Qué causa el tartamudeo?

La Fundación Americana de la Tartamudez señala que hay cuatro factores que pueden contribuir al desarrollo del tartamudeo. 1. La genética: aproximadamente el 60% de quienes tartamudean tienen un familiar que también lo hace. 2. El desarrollo infantil asociado con otros problemas de habla y lenguaje.

Famosos con dislexia
Factores asociados
Foto: ISTOCK

Factores asociados

3. Neurofisiología: investigaciones neurológicas recientes han demostrado que las personas que tartamudeaban procesan el habla y el lenguaje de forma ligeramente diferente que aquellos que no lo hacen. 4. Dinámicas familiares: las altas expectativas y los estilos de vida acelerados pueden contribuir a la tartamudez.

Descubren más pistas sobre la tartamudez

Consejos prácticos

¿Se puede tratar el tartamudeo? Sí, hay una variedad de enfoques exitosos para tratar a niños y adultos. La mejor herramienta de prevención es la intervención temprana. Si tu hijo o un amigo tartamudea es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos de la Fundación Americana de la Tartamudez.

Terapia de 7 días contra la tartamudez
1. Hablar lento y pausado
Foto: ISTOCK

1. Hablar lento y pausado

Háblale de un modo lento y pausado. Cuando el niño se dirija a tí, deja que termine lo que está diciendo y espera unos segundos antes de empezar a hablar nuevamente. Que hables lento y relajado lo ayudará mucho más que decirle “habla más lento” o “inténtalo nuevamente más despacio”.

2. Preguntas mínimas

Reduce la cantidad de preguntas que le haces. En lugar de hacer preguntas, simplemente haz comentarios sobre lo que el niño ha comentado.

 3. Expresiones faciales
Foto: ISTOCK

3. Expresiones faciales

Utiliza expresiones faciales y cualquier tipo de comunicación no verbal para comunicarle a niño que estás está escuchando el contenido del mensaje y no como lo está diciendo.

4. Atención

Debes disponer de un tiempo diario en el que puedas brindar total atención al niño. Este momento de tranquilidad y calma puede ser constructor de confianza para los niños más pequeños, permitiéndole saber a ellos que disfrutas de su compañía.

5. Toda la familia

Ayuda a todos los miembros de la familia a aprender sobre la importancia de escuchar. Deben saber que los niños que tartamudean encuentran que es más fácil hablar cuando hay pocas interrupciones.

6. Observación
Foto: ISTOCK

6. Observación

Observa el modo que interactúas con el niño. Intenta aumentar aquellos momentos que dedicas a escuchar al niño con todo el tiempo necesario para hablar.

7. Aceptación

Sobre todo, es importante que manifiestes que aceptas a tu hijo como es. Lo más valioso será tu apoyo. Además, contar con la asistencia de un especialista puede ayudar a los niños a progresar significativamente hacia la fluidez.

 Fuentes consultadas
Foto: ISTOCK

Fuentes consultadas

Fundación Americana de la Tartamudez; Biblioteca Nacional de Medicina; Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación

Comparte tu opinión