Famosos que han sido víctimas de secuestro

El secuestro de Alan
Crédito:Getty Images

El secuestro de Alan

Luego de asistir a una fiesta con su novia la noche del sábado 28 de mayo de 2016, en Ciudad Victoria, estado de Tamaulipas, el futbolista mexicano de 25 años Alan Pulido fue privado de su libertad tras ser interceptado por un vehículo con cuatro secuestradores.

Angustia para su familia

Los momentos posteriores a su captura fueron angustiantes para su familia. Se sabía poco del actual jugador del Olympiacos de Grecia hasta que las autoridades del estado recibieron una llamada de él la noche del día siguiente.

Un descuido lo liberó

Según declaraciones del delantero, aprovechó un descuido de sus captores para escapar, hacer una llamada a la línea de emergencias y solicitar auxilio. Pulido fue rescatado sano y salvo, sin embargo, el episodio que vivió probablemente quedará muy grabado en su memoria. Al igual que él, otros famosos tuvieron una historia similar.

El padre de Tévez
Crédito:Getty Images

El padre de Tévez

Segundo Tévez, el padre del futbolista Carlos Tévez, fue secuestrado la madrugada del 29 de julio de 2014 en la provincia de Buenos Aires, Argentina, por un grupo de tres delincuentes que exigían el pago de un rescate millonario, según dieron a conocer varios medios locales. Fueron las horas más angustiantes para la familia del atacante.

Reacción inmediata

Luego de recibir dos llamadas extorsivas de parte de los criminales, la familia se comunicó con el delantero del Juventus, quien viajó de inmediato a su país. Por fortuna, Segundo fue liberado. Se pagaron 400,000 pesos argentinos (48,000 dólares aproximadamente) por el rescate.

Trastorno de estrés postraumático

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina, es una alteración común en la cual una persona, después de sufrir un acontecimiento traumático, experimenta un estado de ansiedad que la deja incapacitada. Las personas que sufren este trastorno no pueden dejar de pensar en el acontecimiento que los marcó y en muchos casos, vuelven a revivirlo constantemente.

Las 10 peores secuelas de una violación

Laura Zapata y Ernestina Sodi

La actriz junto con la escritora fueron raptadas el 22 de septiembre de 2002, momentos después de haber asistido a un ensayo de una función teatral. Tras pagar el rescate, Zapata fue liberada el 11 de octubre de ese año, mientras que su hermana tuvo que esperar unos días más.

Liberó su angustia escribiendo
Crédito:Mezcalent

Liberó su angustia escribiendo

Ernestina Sodi sorprendió al publicó con su libro titulado “Líbranos del mal” en donde narró los duros momentos que vivió durante su rapto y admitió haber sufrido abuso sexual. “Mi llanto sale de una manera increíble… gritando con todos mis sentimientos que no me haga eso, ¡que no me haga eso!”, reveló la escritora en su obra.

La hermana de Thalia sufrió mucho
Crédito:Mezcalent

La hermana de Thalia sufrió mucho

La polémica generada tras el suceso también afectó a Laura Zapata, quien según relató uno de sus amigos “empezó a tener molestias en el cuerpo, las piernas no le respondían, sentía hormigueo en la cara y le dio una parálisis facial”.

Síntomas tras un secuestro

Cuando una persona comienza a sentir este tipo de alteraciones se suele sentir culpable, padece insomnio, nerviosismo, dolores de cabeza, trastornos gastrointestinales, problemas del sistema inmunológico, dolor en el cuerpo, estado de alerta constante, dificultad para confiar en otras personas, tendencia a evadir personas, lugares o cosas que puedan recordarle el incidente.

Trabajar por turnos aumenta el estrés
Álvaro Campos vivió lo peor
Crédito:Getty Images

Álvaro Campos vivió lo peor

El 17 de febrero de 1999, el padre del ex futbolista mexicano Jorge Campos fue privado de su libertad por 10 hombres armados mientras hacía una visita a un campo de fútbol situado en la ciudad de Acapulco, en el estado de Guerrero. Una semana después se confirmó su liberación tras pagarse la cantidad de 200 mil dólares.

Vicente Fernández Jr.
Crédito:Mezcalent

Vicente Fernández Jr.

El 18 de mayo de 1998, el hijo del cantante Vicente Fernández fue levantado por un grupo de plagiarios ligados al cártel de Sinaloa, quienes en su afán de presionar a los familiares a pagar el rescate le amputaron varios dedos al artista.

Se preocupan
Crédito:Mezcalent

Se preocupan

También los familiares viven un ambiente de mucha tensión y estrés ante la incertidumbre de la situación. Tal fue el caso de Vicente Fernández, quien reveló haber vivido momentos de angustia al no saber el paradero de su hijo. “Es horrible, no sabes si lo vas a volver a ver o donde quedó para ir a rezarle o dejarle una lágrima”, expresó consternado en una entrevista.

10 formas de ganarle al estrés

¿Cómo repercute un secuestro?

Vivir una experiencia traumática se puede reflejar en problemas tales como la depresión y el alcoholismo, mismos que pueden interferir con el trabajo, las actividades diarias y las relaciones sentimentales. Además, una persona puede convertirse en un ser irritable, agresivo y violento, sin interés en las actividades que solía disfrutar.

Uno de cada 10 americanos sufre depresión
Adal Ramones
Crédito:Mezcalent

Adal Ramones

En 1998, a un mes de haber contraído matrimonio, el famoso conductor mexicano vivió un evento que quedará marcado por el resto de su vida. “Fue muy fuerte porque en ese entonces yo creía que sólo a los empresarios y gente de mucho dinero secuestraban. Creí que iban por mi camioneta, pero ya luego me hablaron por mi nombre y me dijeron venimos por ti”, reveló a un programa de televisión.

Lo marcó de por vida

Para Adal, recordar esa dura experiencia es volver a vivir todo lo que lo que le sucedió. “Yo rogaba a Dios que si me mataban mi madre no viera mi cadáver”, confesó y dijo que gracias a varias terapias a las que asiste, poco a poco está logrando superar este trauma.

Tratamiento

El tratamiento para una persona que vivió un evento fuerte como un secuestro puede incluir medicamentos y psicoterapia. Según estudios, los antidepresivos pueden ayudar a calmar los síntomas mientras que las terapias con un médico especializado o con un consejero lo ayudarán a canalizar sus emociones.

Uno de cada 10 americanos sufre depresión
Comparte tu opinión