Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

14 famosos adictos al sexo

Tiger Woods, el coleccionista

Tiger Woods, el coleccionista

El adicto sexual se define por tener conductas sexuales compulsivas. El último de estos grandes escándalos fue el de Tiger Woods. Desde que se desató en noviembre de 2009 se le conocieron más de una docena de romances. Dicen que es una compulsión típica de los hombres poderosos.

Lindsay Lohan, la ninfómana

Lindsay Lohan, la ninfómana

Lo dijo un ex novio, Riley Giles, quien aseguró que la actriz había reemplazado las drogas por el sexo. La adicción al sexo es un tema que se suele tratar con frivolidad. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud planea incluirla como una enfermedad en su lista de trastornos mentales.

Michael Douglas, el insaciable

Michael Douglas, el insaciable

Antes de que estuviera luchando contra un cáncer, Michael Douglas tuvo que enfrentar la adicción al sexo, por la que estuvo internado en rehabilitación en 1993. El actor reconoció padecer uno de los típicos síntomas de este trastorno: sufrir de impulsos sexuales incontrolables.

Definición científica: hipersexualidad

Definición científica: hipersexualidad

La definición de hipersexualidad ha reemplazado a los términos ninfómana para la mujer, y satiriasis para el hombre (en referencia a los sátiros mitológicos). Se trata en ambos casos de una búsqueda insaciable del placer sexual, seguida de un sentimiento de malestar y culpa.

Charlie Sheen, el hombre de los moteles

Charlie Sheen, el hombre de los moteles

Este año, luego de un llamado al 911, la policía encontró al actor en la habitación de un motel drogándose con una prostituta. Prostíbulos, pornografía, hot lines, sexo ocasional, son palabras habituales en el diccionario de los adictos al sexo.

Sharon Stone, la femme fatal

Sharon Stone, la femme fatal

Nunca lo dijo abiertamente, pero Sharon Stone sugirió en decenas de entrevistas que era fogosa hasta la enfermedad. Según el libro "Adicción sexual y compulsividad: el Manual de tratamiento y prevención" el 6 por ciento de la población padece esta adicción. Y el 2 por ciento son mujeres.

Una adicción solitaria

Una adicción solitaria

Los psicólogos aseguran que se trata de una de las adicciones menos conocidas. La razón es simple: los que la padecen mantienen su trastorno oculto. Al menos las personas comunes pueden hacerlo, porque los famosos están más expuestos al escándalo.

David Duchovny, el ciberadicto

David Duchovny, el ciberadicto

La compulsión a mirar pornografía por internet es una forma moderna de adicción sexual. Es lo que le ocurrió al protagonista de "Californication", quien estuvo en rehabilitación en 2008. Se estima que unas 70 millones de personas visitan sitios web XXX cada año. Y el 5 por ciento son adictas.

Hugh Grant, sexo callejero

Hugh Grant, sexo callejero

En 1995, el actor inglés fue arrestado en Los Angeles por solicitar sexo a una prostituta en la calle, en medio de un operativo policial encubierto. La trabajadora del sexo Divine Brown hasta dio detalles de las cosas que Grant le pidió.

Un trastorno que destruye vidas

Un trastorno que destruye vidas

Luego del escándalo, Grant terminó su relación de 13 años con la modelo Elizabeth Hurley. La adicción al sexo puede destruir familias y carreras. Expertos señalan que es muy difícil para la pareja del enfermo comprender que se trata de una enfermedad.

George Michael, sexo en el parque

George Michael, sexo en el parque

En 2006, el cantante George Michael protagonizó un escándalo sexual cuando fue captado saliendo de un parque de Londres en donde había tenido sexo ocasional con otro hombre. La adicción al sexo conduce a participar de situaciones altamente riesgosas.

Bill Clinton, sexo en la Casa Blanca

Bill Clinton, sexo en la Casa Blanca

Para muchos, la única explicación para que un presidente esté inmerso en un escándalo sexual es la adicción. El romance con la becaria Monica Lewinsky, del cual se conocieron bizarros detalles, explotó en 1998.

Las otras caras de los escándalos

Las otras caras de los escándalos

Habitualmente, el adicto al sexo suele ser víctima de su adicción... y también de alguna persona ocasional con el que la practica. Tal fue el caso de Monica Lewinsky (caso Clinton), Divine Brown (caso Grant) o Capri Anderson (caso Sheen) quienes lucraron con el escándalo.

Rob Lowe, sexo después del bar

Rob Lowe, sexo después del bar

El actor Rob Lowe vió fuertemente lesionada su carrera luego que se hiciera público un video en el que cual estaba teniendo sexo con dos mujeres, una de las cuales resultó ser menor. En su "mea culpa", el actor nombró la palabra adicción.

Pedro Almodóvar, sexo oral

Pedro Almodóvar, sexo oral

A veces no hace falta que el famoso sea protagonista de un escándalo para que se lo catalogue de adicto. El director Pedro Almodóvar confesó durante una conferencia de prensa en Cannes que había practicado sexo oral a una actriz para estimularla en una escena...

Kanye West, cuatro veces por noche

Kanye West, cuatro veces por noche

El cantante confesó que debe tener por lo menos cuatro relaciones sexuales por noche... no importa con quién. Una de las características del adicto al sexo es que debe sumar relaciones sexuales como quien suma trofeos. El problema es que la satisfacción nunca llega.

David Carradine, sexo extremo

David Carradine, sexo extremo

El famoso protagonista de "Kung Fu" fue hallado en la habitación de un hotel de Bangkok, muerto de lo que se denomina "asfixia auto erótica", una forma de sexo extremo que se considera una versión grave de adicción sexual.

Kim Cattrall, la come hombres

Kim Cattrall, la come hombres

Sin dudas su personaje de Samantha Jones en "Sex and the City", quien no puede dejar de tener sexo, reflejó en parte los deseos adictivos de la actriz. Cattrall confesó que sus dos matrimonios fracasaron porque no había suficiente sexo.

Una adicción tratable, y prevenible

Una adicción tratable, y prevenible

El deseo sexual cambia de persona a persona. Lo que para algunos es poco para otros es un exceso. Pero la línea que cruzan los adictos, de la conducta saludable a la patológica, vuelve al deseo una adicción, un trastorno que debe tratarse.

Comparte tu opinión