10 mitos sobre enfermedades cardíacas

¿Cuánto sabes del corazón?

¿Cuánto sabes del corazón?

Tal vez piensas que sólo corren peligro las personas mayores, pero la verdad es que el riesgo cardíaco afecta a personas de cualquier edad. La enfermedad cardiovascular mata a más americanos cada año, que cualquier otra. En el Mes del Corazón, conoce los mitos más comunes, según los define la Asociación Americana del Corazón.

Enfermedades cardíacas
1:  “Soy demasiado joven para tener problemas cardíacos”

1: “Soy demasiado joven para tener problemas cardíacos”

Falso. La forma en que vives ahora afecta tu riesgo de enfermedades cardiovasculares en el futuro. En la niñez y la adolescencia, la placa acumulada en las arterias las obstruye. 1 de cada 3 americanos tiene enfermedad cardiovascular, pero no todos son personas mayores.

Enfermedad de las arterias coronarias
Cuanto antes te cuides, mejor

Cuanto antes te cuides, mejor

La gente joven y de mediana edad también puede desarrollar problemas de corazón, sobre todo ahora que la obesidad, la diabetes tipo 2 y otros factores de riesgo se hacen más comunes en los jóvenes, según la Asociación Americana del Corazón.

Examinar el corazón de los adolescentes
2: “Sabré si tengo hipertensión por los síntomas”

2: “Sabré si tengo hipertensión por los síntomas”

Falso. Llaman el asesino silencioso a la hipertensión porque no presenta síntomas. El modo de saber si tienes la presión arterial alta es chequearla con un aparato. La hipertensión no tratada puede causar un infarto, paro, daño del riñón y otros problemas serios de salud.

Hipertensión
Versos saludables (del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre)

Versos saludables (del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre)

La diabetes y la presión arterial alta son cosas que no nos hacen falta. El sobrepeso y un alto nivel de colesterol, la vida sedentaria y beber demasiado alcohol, ¿y qué decir de la mala alimentación? son cosas que atentan ¡contra nuestro corazón!

Colesterol alto
3 “Sabré cuando tengo un infarto por el dolor del pecho. "

3 “Sabré cuando tengo un infarto por el dolor del pecho. "

No necesariamente. Aunque sea común tener dolor del pecho o molestias, un infarto puede causar otros síntomas como dificultad al respirar, náuseas, mareos y dolor en uno o ambos brazos, la mandíbula, el cuello o la nuca. Incluso si no estás seguro, llame a emergencias de inmediato.

Ataque cardíaco
¿Que es un infarto?

¿Que es un infarto?

Si las arterias coronarias están obstruidas por acumulación de grasa o colesterol, se forma una placa. Cuando se rompe, se forma un coágulo que bloquea la arteria y cierra el flujo de sangre hacia el corazón. Al ser privado de oxígeno, se daña el músculo del corazón: a eso se le llama infarto. (Instituto del Corazón, los Pulmones y la Sangre)

Más sobre ataques cardíacos
 4 “La diabetes no amenaza mi corazón, estoy medicado”

4 “La diabetes no amenaza mi corazón, estoy medicado”

Falso. El control de la diabetes ayuda a reducir tu riesgo de enfermedades cardíacas, pero aun con niveles normales, hay peligro. Es porque los mismos factores que iniciaron la diabetes, son los causantes de la enfermedad cardiovascular: hipertensión, sobrepeso, inactividad física y fumar.

Diabetes: causas y tipos
Cuidarse desde joven

Cuidarse desde joven

La Asociación Americana del Corazón recomienda comenzar a prevenir el infarto a los 20 años. Y los mayores de 40 o con factores de riesgo, deben calcular la probabilidad de enfermedad en los próximos 10 años. La prevención es crítica: mientras más pronto comiences, más tiempo y más fuerte latirá tu corazón!

Insuficiencia cardíaca
5. “Es hereditario, nada puedo hacer "

5. “Es hereditario, nada puedo hacer "

Aunque la gente con herencia familiar de problemas cardíacos esté en riesgo más alto, puede tomar medidas para reducirlo drásticamente. Mantén tu corazón sano de esta forma: haz actividad física, controla el colesterol, come sano, cuida la tensión arterial, mantén un peso adecuado, controla la glucemia y deja de fumar.

La alimentación saludable es clave
Principal causa de muerte

Principal causa de muerte

La enfermedad cardíaca es la causa principal de muerte y una de las principales de incapacidad en Estados Unidos. Anualmente, más de 600,000 personas fallecen por este factor. Representa cerca del 26% de todas las muertes, según informa el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, sigla en inglés).

La atención moderna reduce las muertes
6 “No debo controlar mi colesterol hasta la mediana edad”

6 “No debo controlar mi colesterol hasta la mediana edad”

Falso. La Asociación Americana del Corazón recomienda comenzar a controlar el colesterol a la edad de 20 años. Pero se debe empezar antes si la familia tiene tendencia a problemas cardíacos: estos niños pueden tener altos niveles de colesterol que los pone en riesgo para el futuro.

Los nieveles de colesterol
Hipercolesterolemia familiar

Hipercolesterolemia familiar

Algunas familias tienen un trastorno genético común: la hipercolesterolemia. Causa niveles elevados de colesterol lipoproteína de baja densidad (LDL), que aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiaca coronaria prematura o la muerte, informa el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, sigla en inglés).

Hipercolesterolemia
Otro factor de riesgo

Otro factor de riesgo

Aproximadamente 1 de cada 500 personas en Estados Unidos padece de hipercolesterolemia familiar. Es poco diagnosticada y tratada en forma inadecuada. Sin embargo, se puede detectar con facilidad a través de un ensayo cascada o seguimiento familiar, según datos de los CDC.

Hipercolesterolemia en niños
7 “En un paro, el corazón deja de golpear”

7 “En un paro, el corazón deja de golpear”

No, con el paro cardíaco el corazón sigue trabajando, pero no bombea la sangre tal como debería.Causa dificultad para respirar, hinchazón en los pies y tobillos y tos persistente. Durante el paro cardíaco, una persona pierde la conciencia y cesa la respiración normal.

¿Qué es el soplo cardíaco?
8 “Dolor de piernas, signo de vejez”

8 “Dolor de piernas, signo de vejez”

Muchas veces no. El dolor de piernas podría ser el signo de una condición llamada enfermedad arterial periférica, que es causada por la acumulación de placa en las arterias. El riesgo de ataque cardíaco o de derrame cerebral es cinco veces mayor para las personas con esta enfermedad.

Trombosis venosa profunda
Optimismo por la reducción

Optimismo por la reducción

El porcentaje de estadounidenses que sufre de enfermedad cardiaca continúa en descenso en los últimos cinco años, según una investigación de los CDC. La mejora de tratamientos para la hipertensión y el colesterol alto, y la merma del tabaquismo, explicarían esta tendencia.

Hábitos saludables para el corazón
 9 “Mi corazón golpea muy rápido, quizá tengo un infarto”

9 “Mi corazón golpea muy rápido, quizá tengo un infarto”

Alguna variación en tu ritmo cardíaco es normal. Los latidos se aceleran durante el ejercicio y se reducen cuando duerme. Un cambio en los latidos no es nada para preocuparse, pero a veces, puede tratarse de arritmia, que de persistir o ser demasiado frecuente, merece una consulta al médico.

Arritmia cardíaca
Las mujeres tienen menos riesgo

Las mujeres tienen menos riesgo

Las tasas más bajas de enfermedad cardíaca se observan en personas más jóvenes (menores de 65) y en aquéllas con una educación superior. Las mujeres tienen tasas más bajas que los hombres, con 4.6 y 7.8 por ciento, respectivamente, indica un informe de 2011 de los CDC.

10 “Debo evitar el ejercicio después del infarto”

10 “Debo evitar el ejercicio después del infarto”

No!. Cuanto antes empieces un plan de movimiento adaptado para tí, mejor. La investigación muestra que los sobrevivientes de infarto que son físicamente activos, gozan de corazones sanos por más tiempo. La actividad de intensidad moderada es muy beneficiosa.

Caminatas y ejercicio
El ejercicio es salud

El ejercicio es salud

La Asociación Americana del Corazón recomienda realizar al menos 2 horas y media de actividad física de intensidad moderada cada semana. Consulta a tu médico sobre un plan adecuado, o pide a un especialista que te diseñe una guía de actividad física acorde a tu condición.

Comparte tu opinión