Cuáles son las propiedades de las espinacas

Más allá de su popularidad por darle gran fortaleza al personaje animado Popeye, las espinacas demostraron ser un excelente apoyo contra una gran variedad de enfermedades y afecciones, gracias a su calidad vitamínica, mineral y antioxidante.
Foto: ISTOCK
La espinaca (Spinacia oleracea) es una planta perteneciente a la familia Amaranthaceae, que se caracteriza por sus grandes hojas comestibles de color verde oscuro. Se cree que su cultivo, que puede hacerse en cualquier época del año, se realizó por primera vez en Persia. Esta planta es rica en vitaminas A, E, y K, y en varios minerales y antioxidantes.
El contenido nutricional de las espinacas varía si come cocida o cruda. Por ejemplo, cocinar la espinaca en una estufa puede disminuir su contenido de folato un 77%, mientras que en el microondas difícilmente se afecta su calidad nutritivo. También es uno de los principales vegetales que se presenta congelado para el consumidor. Comiéndola regularmente puedes obtener distintos beneficios:
Foto: GETTY IMAGES

Regula la presión

Incluir una ración diaria de espinacas tiene muchos beneficios para la salud cardiovascular. Por ejemplo, tras entrar en contacto con las bacterias bucales, sus nitratos inorgánicos producen óxido nítrico, un compuesto que tiene un efecto vasodilatador en las arterias que contribuye al control de la presión arterial.
Alimentos para evitar la hipertensión
La espinaca también puede ser de ayuda para el corazón gracias a su rico contenido de luteína y vitamina A y C, que reduce el riesgo de aterosclerosis (endurecimiento arterial), y así, el de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.
Foto: ISTOCK

Contra el cáncer

La evidencia científica identificó como "prometedores" contra el cáncer a varios compuestos de la espinaca, a saber, el folato, tocoferol, y clorofilina. Según los diferentes ensayos clínicos, sus beneficios se apreciaron contra el cáncer de vejiga, próstata, hígado y pulmón, además de atacar el desarrollo tumoral.

Protege la visión

La espinaca es rica en betacaroteno, luteína, y xanteno, todos compuestos beneficiosos para la vista, capaces de prevenir picazón, úlceras y sequedad ocular. Incluso existen investigaciones que asociaron el consumo de esta planta a un menor riesgo de cataratas y degeneración macular, debido a que ayuda a formar una sustancia grasosa amarilla llamada pigmento macular.

Nutre el cerebro

Existen estudios que vincularon la alta capacidad antioxidante de las espinacas con una mayor actividad mitocondrial, que influye en la función cognitiva. Además, la presencia de potasio, vitamina E, y folato estimula el flujo sanguíneo al cerebro, la actividad neuronal y el tejido cerebral, mejorando así la concentración y transmisión de información.

Aliada para la digestión

La espinaca es un alimento de digestión ligera y una taza de este vegetal tiene casi el 20% de la dosis diaria recomendada de fibra dietética (entre 25 y 35 gramos) que ayuda a mejorar la digestión, estimula los movimientos intestinales, agrega volumen a las heces, y previene el estreñimiento (principal responsable de los males estomacales).

Calma el hambre

Una manera de controlar la sensación de hambre excesiva puede ser con las espinacas. Uno de sus compuestos, los tilacoides, tienen el potencial para calmar la sensación de hambre y prevenir la obesidad. Los expertos creen que estos intervienen en el intestino, produciendo más hormonas encargadas de controlar la saciedad, que, a su vez, inhiben el deseo compulsivo de comer.
Las mejores formas de bajar de peso
Calma el hambre
Foto: ISTOCK

Tonifica los músculos

Algunos estudios confirman lo que mostraba Popeye: consumir espinacas puede aumentar la fuerza muscular. Según los especialistas, los nitratos, compuestos abundantes en la espinaca, son capaces de incrementar la producción de dos proteínas que tonifican los músculos. Además, las espinacas ayudan a trasportar el oxígeno que los músculos demandan.

Fortalece los huesos

La espinaca es una buena fuente de vitamina K, que juega un papel vital en la salud de los huesos, ya que contribuye a retener el calcio en la matriz ósea. Además, otros de sus minerales como manganeso, cobre, magnesio, zinc y fósforo también ayudan en la construcción y desarrollo de huesos.

Disminuye la inflamación

La espinaca es uno de los vegetales más poderosos, cuando de propiedades antiinflamatorias se trata. Diferentes investigaciones encontraron que tiene más de una docena de compuestos con estas propiedades, ideales para proteger el corazón y prevenir enfermedades como la artritis, osteoartritis o gota.

Amiga de la piel

La espinaca también está cargada de fitonutrientes y pigmentos que actúan como antioxidantes que protegen la piel de los efectos de los radicales libres y de los rayos ultravioleta. Además, es rica en ácido fólico que ayuda a conservar las células cutáneas y poseen grandes cantidades de vitamina C, otro poderoso antioxidante.
Amiga de la piel
Foto: ISTOCK

Precauciones

Si bien la espinaca se presenta como un alimento muy saludable y recomendado por los profesionales, puede causar algunos problemas si se la consume en exceso. Por ejemplo, al ser rica en calcio y oxalatos puede favorecer el desarrollo de cálculos renales, también, su contenido de vitamina K1 puede interferir con los medicamentos anticoagulantes.

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, Organización Mundial de la Salud (OMS).
Comparte tu opinión