SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Para muchos adolescentes, el sexo oral lleva a actividades más arriesgadas

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Para muchos adolescentes, el sexo oral lleva a actividades más arriesgadas

Un estudio encuentra que la mayoría pasa a coito vaginal en un plazo de seis meses

LUNES, 1 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- La mayoría de los adolescentes que tienen sexo oral por primera vez tendrá coito vaginal dentro de un plazo de seis meses, según indica una encuesta reciente.

Y la mitad de los adolescentes que inicia el sexo oral en sexto grado tendrá coito vaginal antes del final del tercer año de secundaria, según encuentra la encuesta de estudiantes de secundaria de California.

"El sexo oral se da entre los adolescentes", aseguró la autora líder del estudio, Anna V. Song, profesora asistente de la facultad de ciencias sociales, humanidades y artes de la Universidad de California en Merced. "Pero luego pueden suceder dos cosas contradictorias. Existe la posibilidad de que para los adolescentes el sexo oral sea una ventana de oportunidad para el sexo vaginal o que al contrario se use para retrasar el sexo vaginal".

Lo que los investigadores encontraron en realidad fue menos definido. "La mayoría de chicos informan tener sexo oral y coito por primera vez dentro de un periodo de los mismos seis meses", apuntó Song.

El primer y el segundo año de secundaria parece ser el periodo crítico. "Entre los que inician el sexo oral entre noveno y décimo grado, encontramos que el sexo oral se relaciona significativamente con el sexo vaginal", señaló. "Pero cuando se pasa por ese periodo particular, la relación deja de existir. Y esto también sucede entre los niños que inician el sexo oral antes de noveno grado. Tampoco son ni más ni menos propensos a tener sexo vaginal".

Aunque los niños tal vez piensen que el sexo oral es de "bajo riesgo" en cuanto a las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo, su iniciación podría tener una potente relación predictiva para actividades futuras de alto riesgo. Este hallazgo debe guiar los programas de educación sexual y prevención dirigidos a adolescentes, aseguraron los autores.

El estudio, parcialmente financiado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU. aparece en línea el 1 de noviembre como avance de la edición impresa de la revista Archives of Pediatric Adolescent Medicine.

Entre 2002 y 2005, Song y una colega, Bonnie L. Halpern-Felsher, profesora de la división de medicina adolescente de la Universidad de California en San Francisco, encuestaron a estudiantes que asistían a dos secundarias públicas del norte de California.

Casi 630 participantes completaron un cuestionario inicial sobre conducta sexual a inicios del noveno grado, cuando tenían catorce años. Casi el 75 por ciento siguió respondiendo encuestas subsiguientes cada seis meses, hasta el final del grado once.

Alrededor del 40 por ciento eran blancos, 16 por ciento latinos, 22 por ciento asiáticos o de las Islas del Pacífico, 3 por ciento negros y 20 por ciento de etnias múltiples u otras etnias.

Del grupo inicial de la encuesta, alrededor de una quinta parte había iniciado el sexo oral, y 71 estudiantes habían tenido sexo vaginal antes de comenzar el noveno grado.

Pero para todas las edades, había dos veces más probabilidades de que el sexo oral antecediera a la iniciación del coito y no lo contrario.

Los adolescentes que habían tenido sexo oral para el final del noveno grado tenían el mayor riesgo de participar en coito vaginal durante la secundaria, y una carta parte había tenido coito para finales de noveno grado, y la mitad lo había hecho para finales del onceavo grado. Apenas alrededor del nueve por ciento de esos adolescentes se abstuvo del coito vaginal para el final del grado once. La mayoría realizó las dos actividades dentro del mismo periodo de seis meses.

En comparación, los adolescentes que retrasaron el sexo oral hasta el final del grado once tenían 57 por ciento de probabilidades de evitar el coito vaginal hasta el final del mismo curso. Esto podría significar que los adolescentes que retrasan el sexo oral son más propensos a también retrasar el vaginal, afirmaron los autores.

Con la advertencia de que los negros no estuvieron bien representados, los autores apuntaron que la etnia, el sexo ni los antecedentes socioeconómicos afectaron los resultados.

Los autores dijeron que hay que educar mejor a los adolescentes sobre las implicaciones del sexo oral.

"En primer lugar, simplemente hay que hablar más de sexo con los adolescentes", enfatizó Halpern-Felsher. "En segundo lugar, cuando hablamos con los adolescentes debemos ser más explícitos. Porque si se habla con los adolescentes sólo sobre 'sexo', para ellos eso significa solo sexo vaginal. Pero claramente se está dando toda una progresión de las conductas sexuales, aunque los adolescentes piensen que el sexo oral es una forma de tener algún tipo de relación sexual sin en realidad tener sexo".

"No podemos sentirnos avergonzados al respecto", aconsejó Halpern-Felsher. "Simplemente es demasiado importante".

Más información

Para más información sobre adolescentes y sexualidad, visite TeensHealth.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad