SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Intente conseguir una cita con el psiquiatra

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Intente conseguir una cita con el psiquiatra

De los 360 médicos de EE. UU. a los que se llamó en un estudio, solamente un cuarto aceptó ver a un 'paciente'

Los residentes en las áreas metropolitanas importantes de EE. UU. que necesitan ir al psiquiatra a menudo no lo consiguen, a pesar de que puedan pagarlo, según una nueva investigación.

¿Por qué? Números incorrectos, llamadas telefónicas que no se devuelven y consultas llenas, según un estudio realizado en Boston, Houston y Chicago.

"Un mensaje de esto es que tener seguro, incluso un buen seguro, no es suficiente para garantizar que pueda conseguir la atención de salud mental que necesita", dijo el autor principal del estudio, el Dr. J. Wesley Boyd, profesor clínico asistente del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

"Es muy triste para los que están profundamente deprimidos o ansiosos, porque para ellos quizá sea demasiado el hecho de poder hacer las suficientes llamadas y soportar todos los obstáculos que se les presentan antes de poder realmente conseguir una cita", añadió Boyd.

Las enfermedades mentales son la causa principal de discapacidad en los Estados Unidos, y afectan a la vida de aproximadamente el 20 por ciento de los estadounidenses, según los autores del estudio, publicado el 15 de octubre en la revista Psychiatric Services.

Pero según los estimados de 2011, menos del 40 por ciento de esas personas consiguen la atención de salud mental que necesitan, según la información de respaldo del estudio. Eso significa que aproximadamente 11 millones de estadounidenses no consiguen la atención adecuada.

Para determinar qué tan fácil o difícil podría resultar conseguir la atención apropiada, las personas del equipo del estudio fingieron ser pacientes en busca de un psiquiatra con una consulta privada.

Los investigadores intentaron conseguir una cita con 360 psiquiatras ambulatorios con sede en Boston, Houston y Chicago. Todos aparecían en la base de datos de una aseguradora privada importante. Se realizaron un máximo de dos intentos.

En la primera ronda, 4 de cada 10 llamadas fueron respondidas. Sin embargo, no todas las respuestas resultaron en una conversación con la consulta de un psiquiatra, dado que el 16 por ciento de los números de la base de datos eran incorrectos. En lugar de hablar con un médico, las personas que llamaron contactaron varias veces distintas con una joyería, una boutique y un McDonald´s.

Las llamadas sin respuesta, por otra parte, se devolvían un poco más de un tercio de las veces, y en Boston era más habitual que se devolvieran las llamadas que en Houston.

Sin embargo, incluso después de 2 llamadas, y a pesar de tener seguro (Blue Cross Blue Shield o Medicare) o de afirmar la voluntad de pagar, se concertaron citas solamente con una cuarta parte de los médicos. Y el tiempo de espera promedio fue de 25 días para la primera visita.

Los psiquiatras de Boston eran los que menos propensos eran a ofrecer una cita y los de Houston los que más.

Aproximadamente uno de cada 5 psiquiatras no aceptaban nuevos pacientes. En el 5 por ciento de los casos, la forma de pago/reembolso que pretendían los pacientes no se aceptó, y otro 5 por ciento de las consultas querían más información antes de concertar una cita.

Pero más de la mitad de las veces (el 55 por ciento), el fracaso se debió a la incapacidad básica de ponerse en contacto con el médico, a menudo porque el número de teléfono no era correcto.

Los hallazgos respaldan otras investigaciones nacionales que indican que dos tercios de los médicos de atención primaria no pueden asegurar que los pacientes que los necesitan accedan a servicios de salud mental ambulatoria, indicaron los investigadores.

Boyd cree que simplemente no hay suficientes psiquiatras para atender a la gran cantidad de pacientes que los necesitan. Atribuye a esta causa a las "barricadas" a las que se enfrentan los profesionales de la atención mental.

"En primer lugar, al igual que en la práctica de la medicina general, los psiquiatras tienden a que les reembolsen menos que a los otros médicos", indicó. "Pero lo que vemos aquí apunta a un problema de mayor tamaño con el sistema de atención sanitaria".

"Cuando el cuidado administrado entró en escena, hace aproximadamente unos 20 años, empezamos a ver que se examinaba a la psiquiatría de un modo especial", dijo. "Se pusieron muchas barreras, al requerir a los profesionales que obtuvieran el permiso y la autorización previa antes de proporcionar la atención que han de proporcionar", dijo Boyd.

"Los estudiantes de medicina ven esta realidad, y probablemente elijan otros ámbitos para no tener que enfrentarse a estos obstáculos interminables", añadió.

La Dr. Leslie Gise, profesora clínica de psiquiatría en la Universidad de Hawái en Honolulu, se mostró de acuerdo.

"Las compañías aseguradoras tienen un estigma contra la salud mental", coincidió Gise. "Ejercen presión sobre los psiquiatras para que rellenen recetas, más que para que pasen tiempo con los pacientes, de modo que el ámbito entero trata sobre la gestión de los medicamentos más que sobre el contacto con el paciente".

"Los médicos a los que les pagan, en parte, para hablar con los pacientes, como lo opuesto a proporcionar unos servicios de pruebas o una cirugía, cobran menos, lo que disuade a los estudiantes de medicina de convertirse en psiquiatras", añadió Gise.

Más información

La Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness) ofrece más información sobre la elección de la atención de salud mental.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad